De gusanos a leones de las cavernas: criaturas encontradas en el permafrost siberiano

Alexánder Klepnev; LiudmilaLim (CC BY 4.0)
Yakutia es el principal “congelador” de los científicos, que casi todos los años encuentran en este entorno animales con decenas de milenios de antigüedad. Spoiler: algunos de ellos incluso siguen vivos.

Rotíferos de 24.000 años

En junio de 2021, los medios de comunicación informaron de que científicos rusos descongelaron con éxito un rotífero que luego volvió a la vida y comenzó a reproducirse después de ¡al menos 24.000 años! Este experimento de descongelación de gusanos microscópicos, pero aún multicelulares, de una muestra de permafrost siberiano se realizó en 2015, pero se ha descrito en la prestigiosa revista Current Biology sólo ahora. Mientras tanto, los científicos han estado estudiando sus genomas y también probando si los gusanos sobrevivirían a una segunda congelación.

Lócula del rotífero Keratella cochlearis

“Hasta ahora, ésta es la prueba más fiable de que seres vivos multicelulares pueden sobrevivir decenas de miles de años en un estado en el que su metabolismo se detiene casi por completo”, declaró Stanislav Maliavin, uno de los autores del estudio e investigador del Instituto de Problemas Físicos, Químicos y Biológicos de la Ciencia del Suelo de la Academia Rusa de Ciencias.

Los rotíferos resultan ser muy resistentes, ya que son capaces de “secarse” en condiciones extremas: cuando hay falta de agua en una sequía (o cuando se convierte en hielo), eliminan rápidamente todos los residuos acuosos de sus células y producen sustancias que les hacen caer en una forma de anabiosis. Sin embargo, nadie pensó que fueran capaces de esto después de un período tan largo.

El estudio demostró que los rotíferos “resucitados” también sobrevivían a la congelación repetida, mientras que muchas especies modernas son incapaces de hacerlo y sus células se destruyen cuando se forman cristales de hielo. Al parecer, los antiguos rotíferos tenían algún tipo de mecanismo de protección biológica, que es precisamente lo que ahora se busca en sus genomas.

Sin embargo, no son los únicos seres multicelulares que han vuelto a la vida.

Nematodos de 42.000 años de antigüedad

El récord de los rotíferos ha sido superado por los nematodos, o gusanos redondos. Las primeras noticias sobre ellos aparecieron en 2018. El mismo Instituto de Ciencias del Suelo informó entonces de la “descongelación” de antiguos nematodos, ¡de 42.000 años de antigüedad!

Nematodo del suelo, parte de la cabeza

Por cierto, se descubrieron por accidente: los científicos colocaron muestras de rocas congeladas en placas de Petri que contenían un medio nutritivo para estudiar las comunidades de organismos unicelulares congelados. Con ellos, aparecieron los nematodos multicelulares. “Sólo vimos los gusanos cuando empezaron a moverse. Hacía unas dos semanas que se habían descongelado”, contó Anastasia Shatilovich, investigadora principal.

Hoy en día, algunos están congelados, otras secos y otros viven y se reproducen.

Sin embargo, como en el caso de los rotíferos, aún no está claro qué les permitió sobrevivir a una criopreservación tan larga. De acuerdo con las reacciones bioquímicas conocidas en los organismos multicelulares, esto no debería haber ocurrido en absoluto.

Cachorros prehistóricos

Se han descubierto tres cadáveres de cachorros prehistóricos en el permafrost de Yakutia. Dos de los hallazgos se realizaron en 2011 y 2015, en la orilla del río Salaj. Son cachorros de tres meses de la misma camada, que permaneció en el suelo congelado durante 12.500 años. Los cachorros probablemente murieron debido a un desprendimiento de tierra, pero sus cuerpos permanecieron en excelente estado. De uno de ellos, incluso se pudo extraer un cerebro casi intacto.

Los restos del tercero fueron descubiertos en 2018 por lugareños en el distrito de Aby, en Yakutia, a 360 km al norte del primer hallazgo. Un estudio demostró que tenía menos de dos meses de edad, todavía tenía dientes de leche y había pasado unos 18.000 años en el permafrost. No sólo conservaba el pelaje y el bigote, sino que incluso tenía pestañas y la nariz. Sin embargo, aún no está claro qué era exactamente: un lobo, un perro o un híbrido. Se enviaron muestras del genoma del cachorro al Centro Paleogenético Sueco (GPG), que cuenta con el mayor banco de ADN de Europa, pero no se encontró ninguna coincidencia. Por ello, los científicos creen que se trata de una de las mascotas más antiguas.

Caballo extinto

Otro descubrimiento único es el cadáver de un caballo de una esperanza extinta, el caballo de Lena, que llevaba 42.000 años en el permafrost. Se encontró en la falla de Batagai, apodada "las puertas del infierno".

Según Semión Grigoriov, director del Museo del Mamut de Irkutsk, este caballo es el hallazgo de la Edad de Hielo mejor conservado del mundo. Su carcasa no muestra ningún daño visible.

Las investigaciones demostraron que en el momento de su muerte tenía unas dos semanas de vida: cayó en una brecha y se ahogó con el barro, como demuestran los restos de limo en sus órganos internos. El barro se congeló rápidamente, por lo que la descomposición ni siquiera afectó a sus órganos: sus tejidos blandos seguían siendo de color rojizo después de 40.000 años, y de los vasos de su corazón, los científicos pudieron extraer muestras de sangre líquida: “la sangre más antigua del mundo”. En colaboración con especialistas de Seúl, los investigadores han intentado aislar células viables de la sangre, que podrían utilizarse para descifrar el genoma y clonar esta especie extinguida, pero hasta ahora los intentos han fracasado.

Cachorros de león de las cavernas

Enormes leones de las cavernas (Panthera leo spelaea), que pesaban unos 260 kilos y medían dos metros de largo, recorrían antaño el territorio de la actual Siberia. Hoy en día, se pueden estudiar gracias a cuatro cachorros cuyos cuerpos fueron encontrados en 2015, 2017 y 2018. El más antiguo llevaba 47.000 años bajo tierra.

En el proceso, confirmaron la teoría de que el Panthera leo spelaea tenía una coloración moteada. Anteriormente, esto último se consideraba más bien una libertad artística del autor prehistórico que pintó leones manchados en la cueva de Chauvet, en Francia. Sin embargo, dos cadáveres de leones de Yakutia sí tienen un pelaje grueso y manchado.

Un montón de mamuts

Yakutia contiene cerca del 70% de las reservas mundiales de huesos de mamut y otros restos faunísticos de estos imponentes mamíferos. Por eso es precisamente aquí donde se encuentran con más frecuencia. El primero se descubrió en 1799. El mamut de Lena (también conocido como mamut de Adams) fue el primero de los esqueletos completos de mamut que llegó a manos de los científicos, pero no inmediatamente. Al principio, los evenki locales esperaban cuatro años a que el cadáver se descongelara por completo, cortaban los colmillos y los vendían a un comerciante local. Mijaíl Adams, zoólogo asistente de la Academia Imperial de Ciencias, se enteró del descubrimiento a través de ésta y llevó todo lo que quedaba del mamut a la Kunstkamera (actual Museo de Etnografía y Antropología) de San Petersburgo: sólo el esqueleto con grandes trozos de piel, dos patas y un ojo.

Sin embargo, el cadáver mejor conservado es el de una joven que vivió hace unos 28.000 años. Fue encontrada en 2011 en la costa del Mar de Laptev y fue bautizada como Yuka. Su altura era de 165 centímetros y la longitud de su cuerpo desde la base del tronco hasta la cola era de algo más de dos metros. Los núcleos de sus células musculares estaban tan bien conservados que los investigadores los trasplantaron a óvulos de ratón, y cinco de ellos mostraron “signos de actividad biológica”: reacciones que suelen producirse antes de la división celular. Sin embargo, la división celular propiamente dicha nunca tuvo lugar.

LEE MÁS: ¿Por qué Siberia es el lugar del planeta que más rápido se calienta?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies