¿Quién era Serguéi Prokófiev, uno de los compositores más populares del mundo?

 Serguéi Prokófiev

Serguéi Prokófiev

RIA Novosti
La música del compositor Serguéi Prokófiev es una de las más interpretadas hoy en día en el mundo. Sin embargo, en su época, Prokófiev era visto como audaz e innovador, hasta el punto de que acabó siendo objeto de persecuciones estalinistas.

El pasado 23 de abril se celebró el aniversario del nacimiento de Serguéi Prokófiev, destacado compositor ruso. Su obra sigue siendo hoy una de las más populares de la música clásica mundial, junto con los clásicos vieneses y los compositores alemanes de la época romántica.

Hoy en día, la Danza de los Caballeros del ballet Romeo y Julieta o el vals de Natasha de la ópera Guerra y Paz se utilizan en juegos de ordenador o como tonos de llamada telefónica, aunque hace sólo 50 años su música se consideraba innovadora y atrevida.

El destino de Prokófiev parece una paradoja, pero sólo a primera vista. Nacido en una época de convulsiones mundiales, sólo le interesaba una cosa: la música, su propia música.

De un pueblo ruso a los Ballets Rusos de París

Si Prokófiev hubiera vivido en nuestra época de interminables programas de televisión, sin duda habría tenido que responder a la pregunta: “¿Qué haría usted si no fuera compositor?”. Y podría responder: “Fui un pianista excepcional, gané al gran maestro cubano Capablanca al ajedrez, pero desde joven me esforcé por ser el compositor más interpretado del mundo”.

En una de sus primeras fotos se ve a un niño de nueve años con traje de marinero sentado frente a un piano. En las partituras hay una inscripción claramente distinguible: “La ópera Gigante de Serguéi Prokófiev”.

Dos años después, un joven compositor de éxito, Reinhold Glière, fue invitado a enseñar composición al niño. La madre del compositor, que era una gran músico y creía firmemente en el gran futuro de su hijo, trasladó a Prokófiev a la edad de 13 años desde una remota provincia rusa a San Petersburgo. Este ingresó en el Conservatorio, donde estudió con los mejores músicos de su época, entre los que se encontraba Nikolái Rimski-Korsakov, un icono de la ópera rusa.

A los 16 años se graduó en el departamento de composición musical del Conservatorio (unos años más tarde, recibió el diploma de pianista). Su diploma iba acompañado no sólo de una medalla de oro (summa cum laude), sino también de varias obras importantes y de la reputación de ser una de las principales esperanzas del arte ruso.

Pronto llamó la atención del mayor editor musical ruso, Borís Yurgenson, y al cabo de unos años Serguéi Diaghilev, legendario empresario del ballet, le encargó que escribiera una partitura para los Ballets Rusos de París.

Escapada a Estados Unidos y regreso a Rusia

Esta carrera meteórica podría haberse visto arruinada por la Primera Guerra Mundial y la Revolución Bolchevique. En aquella época, esta suerte corrió muchos jóvenes talentos que estaban destinados a un gran futuro. Sin embargo, Prokófiev tenía talento para crear su universo musical, así como la capacidad de protegerlo y defenderlo.

Mientras sus compañeros dudaban sobre una elección (qué hacer y dónde vivir), Prokófiev decidió que su meta era América. Era el único lugar donde el compositor podía dedicarse exclusivamente a la creatividad. La nueva música, con sus disonancias y su inusual armonía, parecía demasiado complicada para muchos. Incluso su atractiva personalidad no siempre podía ayudar a Prokófiev a promocionar su música.

Así que recurrió al virtuosismo pianístico: Tras recibir un contrato para un concierto de piano, introducía sus propias composiciones en el programa. En este periodo se escribieron algunas de sus obras más populares: unos cuantos conciertos para piano, las óperas El amor de las tres naranjas y El ángel ardiente, las sinfonías nº 2 y nº 3, y el ballet El hijo pródigo.

Sin embargo, en los años 30, Prokófiev comprendió que otro ruso, Ígor Stravinski, había sido aclamado como el principal compositor del mundo occidental. Tras visitar la URSS en tres ocasiones, Prokófiev vio en la Unión Soviética, con su enorme público, sus salas de concierto y sus orquestas emergentes, un contrapeso a Europa y América. Su siguiente paso conmocionó al mundo cultural occidental: En 1936 regresó a su tierra natal con su mujer y sus dos hijos.

Allí Prokófiev se convirtió en el principal compositor del país, cumpliendo a duras penas todos los encargos de los teatros Mariinski y Bolshói y del director de cine Serguéi Eisenstein. Incluso suavizó su estilo distintivo de acuerdo con las ideas sobre la música propugnadas por el realismo socialista.

No le molestaron, ni tampoco los encargos ideológicos: Al mismo tiempo que el cuento grotesco Pedro y el lobo, escribió la Cantata para el 20º aniversario de la Revolución de Octubre con palabras de Marx, Engels, Lenin y Stalin, y para el 60º cumpleaños de Stalin escribió una oda titulada Zdravitsa, en la que siguió desarrollando sus ideas musicales.

LEE MÁS: 10 cosas sobre el compositor Ígor Stravinski que tienes que conocer

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies