Gris, deprimente y con clichés del siglo XX: así muestra Hollywood la Rusia contemporánea

Hellbus; Legion Media; Francis Lawrence/20th Century Fox; Matthew Ross/Buffalo Gal Pictures
Ya han pasado 30 años desde la caída de la URSS pero parece que no ha sido suficiente para cambiar los estereotipos.

Las películas de Hollywood están llenas de clichés. Una bomba puede ser desactivada un segundo antes de que explote y los conductos de ventilación siempre permitirán que uno llegue al lugar que quiere sin que lo vean. Cuando se muestran otros países, los directores de cine no suelen tener problemas: en París, la torre Eiffel es visible desde cualquier hotel y todo el mundo come baguettes y croissants en cantidades industriales. Hollywood utiliza estereotipos similares cuando representa a Rusia: mujeres con abrigos de piel, hombres bebiendo y jeroglíficos en cirílico.

1. Rusia es un lugar triste y deprimente y Occidente es hermoso

De manera deliberada o no, esta técnica se utiliza en casi todas las películas sobre Rusia. El país se presenta como un lugar sombrío y deprimente donde el sol nunca brilla y la gente parece una masa homogénea. Todo tiene un desagradable color gris-azulado.

Por ejemplo, en Gorrión rojo (2018) los protagonistas son retratados de manera totalmente estereotipada: visten abrigos del Ejército y trajes grises, los interiores de los apartamentos son deprimentes y apenas hay gente en las calles de la ciudad ya que deben esconderse en sus casas debido al toque de queda. Y esto es en Moscú, ¿te imaginas cómo debe ser el resto del país?

La sombría Rusia contrasta con Occidente, que es luminoso y brillante. La protagonista de Gorrión Rojo, interpretada por Jennifer Lawrence, se encuentra en Europa y todo cambia. Aparece inmediatamente con maquillaje, peinado y ropa brillantes. ¡Qué milagro!

Otro ejemplo, Siberia (2018), una película sobre el contrabando de diamantes desde Yakutia, con Keanu Reeves como protagonista. Los espectadores pueden ver su apartamento en EE UU: una cocina blanca y brillante, electrodomésticos modernos y coloridos.

Y luego se le ve en una casa en Mirni: la cocina tiene algunos armarios de color rosáceo y sucio, todo parece monótono y deprimente, de modo que ni siquiera se puede distinguir el color.

2. El progreso técnico ha esquivado a Rusia

No está claro por qué, pero la Rusia contemporánea no solo es un lugar pobre sino también técnicamente atrasado. ¿Recuerdas la “misión imposible” de Tom Cruise en Moscú (Misión Imposible: Protocolo Fantasma, 2011)? Su protagonista va a un callejón en el centro de la ciudad donde recibe las instrucciones de su misión secreta en un teléfono público soviético (que es un dispositivo completamente “imperceptible” en la era de los teléfonos inteligentes).

La protagonista de Gorrión Rojo también utiliza un teléfono público para hacer una llamada en 2018.

3. La URSS sigue existiendo

Los interiores de la escuela de “gorriones” de Gorrión Rojo estaban claramente inspirados en las instituciones burocráticas soviéticas.

Las cortinas rojas están descoloridas y las paredes, decoradas con toscos mosaicos soviéticos, al parecer los recolectores de heno están a punto de completar su plan quinquenal en cinco años. En todas las demás películas sobre Rusia las referencias a la Unión Soviética rezuman como la mayonesa en una ensaladilla.

En Hellboy (2004) se muestra la base militar de Tobockba (no es el nombre más agradable para el oído ruso) en Moscú que tiene una oficina y dos almacenes, si se quiere creer en las señales. En los letreros se ve una hoz y un martillo y la inscripción URSS, que al parecer sirve para horrorizar al estadounidense medio.

Algo que parece un estandarte soviético también cuelga dentro del almacén, aunque el martillo y la hoz están enmarcados por una estrella.

4. ¿Rusia sin nieve? ¡Pero qué te has creído!

¿A que no puedes recordar una película de Hollywood que muestre Rusia con buen tiempo? Danko: Calor Rojo no cuenta y es que trata de otra cosa. Pero ¿una película en la que se muestren las playas, el mar y el sol? Nosotros tampoco podemos recordar ninguna. Pero las calles nevadas siempre se muestran de una manera insoportablemente idéntica. Tomemos, por ejemplo, el dormitorio del suburbio de Moscú en Gorrión Rojo.

Vemos un lugar desértico y un perro vagabundeando por ahí.

Y qué maravillosa vista de la carretera nevada absolutamente desierta que conduce a la escuela de inteligencia.

La escena es idéntica a la de Hellboy, en la que se buscó la tumba de Rasputín en Volokolamsk, en la región de Moscú.

En Siberia, ambientada en Yakutia, no hay suficiente nieve: la película fue filmada en Canadá en una época templada del año, por lo que el follaje verde aparece insidiosamente en la imagen.

Pero en las escenas más dramáticas, los escenógrafos añaden nieve en abundancia.

El invierno persigue a los rusos no solo en casa, sino que lo llevan consigo a cualquier lugar del planeta. En Rojo (2010), una película sobre agentes retirados del servicio secreto, el personaje de Bruce Willis llega a la Embajada rusa. Y aunque hasta ahora hace calor afuera, justo delante de la entrada de la embajada empieza una tormenta de nieve.

Y la entrada a la embajada está, por supuesto, custodiada por osos (por suerte, no reales).

Por cierto, ¿cuál es tu película favorita sobre Rusia?

Errores de Hollywood que demuestran que necesitan asesores sobre Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies