Talento sin límites: 8 cuadros del primer hombre que salió al espacio exterior

Alexéi Leónov, fallecido el pasado 11 de octubre, pasó a la historia como el primer hombre que realizó una caminata espacial.  Sin embargo, también fue un artista notable.

Cuando salió de la nave espacial hacia el espacio exterior, vio una escena impresionante: “Las estrellas estaban a mi izquierda y a mi derecha, por encima y más allá”, recordó Alexéi Leónov, que murió el pasado 11 de octubre a los 85 años.

Gracias a su audaz misión de 1965, Leónov obtuvo fama pero también acumuló recuerdos con los que se inspiró para realizar una serie de obras de arte dedicadas a la exploración espacial.

El joven Leónov podría haber dedicado su vida al arte, pero el aspirante a artista de un humilde hogar rural no podía costearse los estudios. Así que se alistó en el ejército. Con el tiempo, terminó en el primer equipo de cosmonautas de la historia, junto con Yuri Gagarin, que más tarde se convertiría en el primer hombre en el espacio.

El destino tenía otra prueba reservada a Leónov. Iba a tener que abandonar la seguridad de la nave espacial y realizar la primera caminata espacial de la historia, una misión peligrosa que podría haber terminado con un desenlace fatal.

A pesar de las numerosas emergencias que se produjeron durante la misión, Leónov pudo regresar con éxito a la nave espacial Vosjod-2 y demostrar que los seres humanos pueden sobrevivir en el espacio ultraterrestre. Su caminata espacial moldeó su interés artístico. Leónov pintaría más tarde cuadros con temas de ciencia ficción con escenas de exploración del espacio y de planetas lejanos.

Mientras fue cosmonauta, Leónov siempre llevaba un lápiz en sus misiones para hacer bocetos de las vistas que podía ver a través de los puertos de observación de la nave espacial. Sin embargo, también fantaseó mucho sobre el futuro de la exploración espacial en sus pinturas.

Algunas de las 200 pinturas de Leónov sobre temas espaciales se exhiben en la Galería Tretiakov de Moscú, y también en galerías de Houston (EE UU) y Dresde (Alemania), así como en otras ciudades.

Alexéi Leónov conoció personalmente a Pablo Picasso e inspiró a Arthur C. Clark, autor de 2001: Una odisea del espacio, para que nombrara en su honor una nave espacial en la secuela de la famosa novela. No está mal para un artista amateur.

Así han pintado en gravedad cero estos mexicanos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies