Las pinturas rusas más famosas explicadas: ‘Iván el Terrible y su hijo’

Esta obra de arte dibujada por Iliá Repin ha sido una de las pinturas rusas más atacadas de la historia.

‘Iván el Terrible y su hijo Iván, 16 de noviembre de 1581’.

Se cree que Iván el Terrible mató a su hijo durante una pelea familiar después de que la esposa embarazada del hijo pasara junto al zar en su ropa interior. En aquella época era muy ofensivo mostrarle la ropa interior al zar. Otro relato afirma que la culpa fue de un desacuerdo político entre los dos. Iván el Terrible golpeó su bastón y accidentalmente aplastó la cabeza de su hijo. Luego trató desesperadamente de detener el flujo de sangre, pero fue en vano. Iván, el hijo, tenía 27 años y era el único heredero sano al trono. Su hermano menor, Fiódor, estaba considerado un enfermo mental. La imagen muestra al joven Iván a las puertas de la muerte, perdonando a su padre por azotar solemnemente con su mano derecha el hombro de Iván el Terrible.

Lo cierto es que faltan pruebas para que los historiadores aclaren completamente la razón de la muerte del joven. Aunque en parte debido a la famosa pintura de Repin, la mayoría de la gente piensa que el responsable fue su padre.

Creación

Repin se inspiró en el asesinato del emperador ruso Alejandro II, ocurrido el 1 de marzo de 1881. Otra fuente de inspiración importante, sobre todo para la representación de la sangre, a la que suelen hacer referencia los historiadores, son las corridas de toros, que Repin presenció durante sus viajes por Europa en 1883.

Boceto del cuadro ‘Iván el Terrible y su hijo Iván, 16 de noviembre de 1581’.

“Las desgracias, la muerte, los asesinatos y la sangre tienen cierto poder de atracción. En aquellos tiempos, todas las exposiciones en Europa presentaban muchas pinturas sangrientas”, escribió Repin. “Debo de haberme contagiado de estas escenas porque tan pronto como llegué a casa, empecé a trabajar en la escena de Iván y su hijo. La representación de la sangre tuvo un gran éxito”. El proceso de creación afectó al artista. “Pintaba con prisa, sufría, dudaba, editaba y reeditaba lo que ya se había hecho, escondía la pintura con desilusión, la sacaba y la volvía a colocar. A veces me asustaba... Mis amigos también se llevaron esta impresión de la pintura. Pero algo me empujó a terminar este cuadro”.

Hubo varias versiones diferentes antes de que Repin se decidiera por la escena final. Al principio Iván tenía el bastón en la mano, pero terminó en el suelo. 

De la censura al vandalismo

Tan pronto como se terminó la pintura provocó una gran polémica. Alejandro III de Rusia no era un fanático del lienzo, así que en 1885 prohibió que se viera públicamente. Era la primera vez que se hacía algo así en Rusia. Sin embargo, tres meses más tarde se levantó la prohibición y Pável Tretiakov, que compró el cuadro a Repin, empezó a mostrarlo.

Hasta la fecha los vándalos han atacado el cuadro en dos ocasiones. La primera vez fue en 1913, cuando un pintor de iconos acomodado de una familia de antiguos creyentes, llamado Abram Balashov, de 29 años, apuñaló con un cuchillo la parte del lienzo que mostraba los rostros de Iván y su hijo. Hizo tres grandes cortes mientras gritaba: “¡Basta de muerte, basta de derramamiento de sangre!”. Después de enterarse del incidente, el conservador de la galería de Tretiakov, Gueorgui Jrúslov, se suicidó saltando debajo de un tren. Estaba muy avergonzado porque su personal no supo mantener el cuadro a salvo.

Parte del cuadro, dañada por Abram Balashov.

Repin, de 68 años en ese momento, no estaba seguro de que pudiera salvar la obra de arte, pero finalmente logró restaurarla. Balashov no fue enviado a la cárcel por su crimen, sino que fue declarado enfermo mental e ingresó en un manicomio. No pasó mucho tiempo antes de que fuera liberado a petición de su influyente padre.

El segundo acto de vandalismo ocurrió 105 años después, el 25 de mayo de 2018. Un hombre se apresuró a entrar en la sala Tretiakov, donde se exhibe. Cinco minutos antes de que la galería cerrara, aplastó la pintura con un palo de metal utilizado para sostener la cuerda protectora alrededor de la obra de arte. El cristal que cubría el cuadro se rompió y dañó el lienzo y el marco. Esta vez, los rostros de Iván y su hijo no sufrieron ningún daño, solamente el cuerpo del joven Iván.

El cuadro tras el ataque recibido en 2018.

El atacante, Podporin, de 37 años, se declaró cuerdo. El 30 de abril de 2019, recibió una sentencia de 2,5 años en la cárcel. Los daños que causó se estiman en 30 millones de rublos (469.200 dólares) y el cuadro está siendo restaurado.

10 obras maestras de la Galería Tretiakov

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies