¿Qué les gustaba beber a los personajes de literatura rusa?

Mijaíl Schweitzer/Mosfilm, 1984
Según el diario ‘Kommersant’, la primera vez que beber se convirtió en la trama en una obra de la literatura rusa fue en ‘Moscú-Petushkí’, de Venedikt Eroféiev. Dicho esto, se suele pensar que a los personajes literarios rusos les gusta empinar el codo. Aquí te proponemos una lista de sus bebidas favoritas. No intentes hacerlo en casa.

1. Ponche. Piotr Griniov en ‘La hija del capitán’ de Alexánder Pushkin

Un oficial mayor, Zurin, necesitaba dinero y decidió ganárselo jugando al billar con el joven Piotr Griniov, que estaba a punto de iniciar su servicio militar. Piotr no sabía jugar y se negó. Entonces Zurin prometió enseñarle, argumentando que todo oficial debía saber jugar al billar y beber. “Zurin pidió un poco de ponche de ron y me convenció para que lo probara, diciendo una vez más que tenía que acostumbrarme al servicio: ¡qué clase de servicio sería sin ponche!”.

Al final, Piotr perdió mucho dinero. “Cada sorbo me hacía más audaz”. Despertó con un terrible dolor de cabeza.

2. Cualquier cosa. La nobleza en ‘Las almas muertas’ de Nikolái Gógol

Los aburridos terratenientes eran aficionados a la bebida, especialmente cuando tenían visitas, y no aceptaban un no por respuesta de los invitados. Cuando Chíchikov, que viajaba por las fincas comprando siervos muertos que en el papel figuraban como vivos, se acercó a uno de ellos, tuvo lugar la escena: “Nozdriov le daba bien al vino. Incluso antes de que se sirviera la sopa, había servido a cada huésped un montón de vino de Oporto y Sauternes. Después pidió una botella de vino de Madeira, tan fina como la que bebía un mariscal de campo’. Pero lo único que le hizo esto fue quemarle la boca, ya que los traficantes, conocedores de los sabores de nuestra aristocracia terrateniente (a la que le encanta el ‘buen Madeira), la adornan invariablemte con ron y vodka imperial, con la esperanza de que los estómagos rusos pudieran llevarse el lote. Después de esta botella, Nozdriov pidió otra y ‘una marca muy especial, una marca que según decía era una mezcla de Borgoña y champán”.

3. Madeira. Iliá Oblómov en ‘Oblómov’ de Iván Goncharov

El protagonista pasa la mayor parte de su tiempo tumbado y no le hace ascos a beber un poco, para ayudarle a dormir. Su criado se lo dijo al cochero y a los lacayos: “¿Puedes creerlo? Bebió –él solo– una botella y media de Madeira, dos chupitos de kvas y ahora está profundamente dormido”. Además, al parecer no fue la única vez que Oblómov bebía solo.

4. Champán, ‘brandy’ y licores. Invitados al baile de Satanás en ‘El maestro y Margarita’ de Mijaíl Bulgákov

En esta reunión infernal con invitados zombis había una piscina de champán como aperitivo: “El champán burbujeaba en tres cuencos ornamentales, el primero era de color violeta translúcido; el segundo, rubí y el tercero, de cristal”. Las damas se zambulleron en la piscina y salieron completamente borrachas.

Más tarde, haciendo un poco de magia el gato Beguemot convirtió el champán de la piscina en brandy. Solo los más valientes (incluido el gato) se atrevieron a zambullirse.

Cansados del baile, el gato, Margarita y el mismo Satanás, Woland, bebían licores fuertes.  Esa escena de la novela se ha convertido en una fuente para hacer memes:

“‘¿Es eso vodka?’, preguntó débilmente Margarita.

El gato saltó indignado de su silla.

‘Perdone, su majestad’, chilló, ‘¿cree que le daría vodá a una señorita? Es licor puro’”.

5. Vodka y cerveza. Los residentes de un albergue para mendigos en ‘Los bajos fondos’ de Maxim Gorki

Una botella de vodka, tres botellas de cerveza y una gran rebanada de pan negro aparecen ante Satin, el barón y Nastia al principio del cuarto acto. Los personajes no dejan de beber hasta el final de la obra. “¡Llena su vaso, Satin! ... Hermanos, ¿qué es lo que un hombre necesita, después de todo? Allí, por ejemplo, he bebido un trago y estoy feliz”.

6. De todo y cualquier cosa. Mitia en una fiesta en ‘Los hermanos Karamázov’ de Fiódor Dostoievski

El capítulo en el que el hermano mayor, Mitia, bebe mucho y se divierte con “las chicas” se llama, acertadamente, “Delirio”. Parece que en esa fiesta, que se describe como “casi una orgía, una fiesta en la que todos eran bienvenidos”, se servían todo tipo de bebidas: “Las únicas que estaban ansiosas por el champán eran las chicas. Los hombres preferían beber ron, brandy y, sobre todo, ponche caliente”. El samovar con ponche se mantuvo caliente durante toda la noche y todo el mundo podía servirse. Desgraciadamente todo esto no trajo nada bueno y, después de la fiesta, Mitia fue acusado de haber asesinado a su padre.

7. Ginebra y zumo de piña. Humbert Humbert en ‘Lolita’ de Vladímir Nabókov

“La tarde maduró hasta convertirse en noche. Tomé un trago. Y luego otro. Ginebra y zumo de piña, mi mezcla favorita. Siempre duplica mi energía”. Después Humbert va a recoger a Lolita, que estaba en un campamento de verano, y ve ninfas por todas partes.

Haz este test para descubrir qué personaje de la literatura se parece más a ti.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies