Yandex aplica tecnología de redes neuronales a películas clásicas y esto es lo que sucede...

Mijaíl Kalatózov/Mosfilm, 1957
El gigante ruso de tecnología ha utilizado alta tecnología para refrescar la memoria de la Segunda Guerra Mundial y para que parezca que viejos videos se rodaron recientemente.

Los rusos acaban de celebrar una de las fechas más importantes del año, el Día de la Victoria, que conmemora la capitulación de la Alemania nazi en 1945. Millones de personas marcharon por las calles del país con los retratos de los familiares que lucharon en la Segunda Guerra Mundial y vieron emotivas y viejas películas soviéticas.

“El Día de la Victoria es una ocasión para volver a ver viejas películas sobre la guerra, pero la calidad que tienen está lejos de lo más deseado”, declara Yandex en un comunicado. “Nos hemos preguntado si era posible corregir esta situación y hemos decidido llevar a cabo un experimento: hemos tomado varias películas y hemos aplicado una tecnología que aumenta la resolución de las imágenes con ayuda de redes neuronales artificiales”.

Yandex ha utilizado su tecnología de SuperResolution, que aumenta la calidad de las imágenes, a siete de las películas soviéticas más populares sobre la guerra. Una de ellas es Cuando vuelan las cigüeñas (1957), la única película soviética que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes.

Las otras son Arcoiris de Mark Donkey (1943), Mi querido hombre de Iósif Jeifits (1958), El destino de un hombre de Serguéi Bondarchuk (1959), La niñez de Iván (1962) de Arseni Tarkovski, El padre del soldado de Rezo Chkheidze (1964) y Tango de nuestra niñez (1985) de Albert Mkrtchián.

La tecnología de redes neuronales artificiales aumentó la resolución del video y la imagen aumentó su precisión. La diferencia entre las versiones es especialmente palpable si se observan los detalles con atención.

La tecnología sirve para estudiar las expresiones faciales de los personajes en los planos principales, para examinar la textura de la ropa, etc. Las redes neuronales ayudaron a compensar algunas cuestiones, como por ejemplo, a eliminar la luz de algunas caras y para hacer más visibles determinados objetos colocados en zonas de sombra.

En general los rusos dieron una buena acogida a la nueva resolución pero sí que hubo quienes pidieron que todo se dejara como estaba. “Es fantástico que no colorearan las películas, eso habría perjudicado más que mejorado, pero las redes neuronales han hecho un buen trabajo”, escribió un amante de las películas soviéticas en un foro sobre cine. “El padre del soldado es una de mis películas favoritas. Es posible mejorar la calidad, por qué no hacerlo si no afecta al contenido emocional de la imagen”, añadió otro.

Sin embargo, también hubo críticas al uso de esta tecnología. “Percibo estas películas casi como documentales. Son naturales en su calidad original”, escribió un usuario. “¿Por qué habría que cambiarlas? Es lo mismo que colorear un noticiario. Es posible hacerlo pero, ¿es necesario?

Pasen y vean. Presentamos una selección de las mejores películas sobre a Segunda Guerra Mundial

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pincha aquí y recibe cada viernes el material más interesante.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies