Goya y Einsenstein dialogan visualmente gracias al pintor Robert Longo

servicio de prensa
“Testigos”, la exposición en el museo de arte contemporáneo Garazh de Moscú une las obras de Robert Longo, Francisco de Goya y Serguéi Eisenstein para hablar sobre la crueldad humana.

Las obras de artistas de distintas épocas se combinan en una especie de puzzle posmoderno. Robert Longo reconstruye las obras de Goya y escenas de las películas de Eisenstein con su técnica de dibujo al carboncillo, dando como resultado trípticos en blanco y negro. Algunos objetos de la exposición cuentan con un duplicado original. Entre estos destacan 43 dibujos de Serguéi Eisenstein del Archivo Estatal de Literatura y Arte, que se exponen por primera vez al público.

servicio de prensa
servicio de prensa
 
1/2
 

En una sala aparte se pueden encontrar los aguafuertes originales de Francisco de Goya, 50 pliegos de la colección del Museo de Historia Contemporánea de Rusia. Las obras originales de Goya expuestas en Garazh fueron un regalo del gobierno republicano español a la URSS en 1937, como conmemoración del aniversario de la Revolución de Octubre y por la ayuda en la lucha contra Franco. Los grabados parte de la última serie de aguafuertes de Goya y retratan escenas de la guerra de Independencia. Longo usó estas escenas realistas, unas de las primeras representaciones de la crueldad en los conflictos.

¿Qué es lo que une a estos autores? “Siempre he sentido interés por los pintores que son testigos de su época y que documentan todo lo que ocurría. Me parece importante que en las obras de Eisenstein y Goya veamos testimonios de sus respectivas épocas”, explica Longo. Las obras de los tres pintores transmiten el sentimiento de que el mundo se encuentra al borde del apocalipsis, un tema que cubre todo el trabajo creativo del pintor norteamericano.

Para Robert Longo La balsa de la Medusa de Théodore Géricault es la obra canónica a la hora de establecer la catástrofe como un género pictórico.

La balsa de la Medusa de Th&eacute;odore G&eacute;ricault\nwikipedia<p>La balsa de la Medusa de Th&eacute;odore G&eacute;ricault</p>\n
 
1/1
 

En sus cuadros con motivos catastróficos, Longo trata de deshacerse del miedo,  sentimiento tan presente en nuestros días y que con el paso de los días se vuelve más peligroso. La obra más representativa sobre este tema es Sin nombre (5 de enero de 2015), inspirada en el atentado terrorista ocurrido contra el medio francés Charlie Hebdo, y donde se muestra un cristal está resquebrajado por un disparo, con grietas que se extienden por toda la superficie, como si se tratase de una medusa. Según afirma Longo: “Por una parte es muy bonito, pero por otra es la materialización de la crueldad. Para mí es una forma de decir: ‘¡No os tengo miedo! ¡Que os den! ¡Podéis dispararme, pero no voy a dejar mi trabajo!”. Otras obras del artista muestran cazas cayendo en picado, enormes tiburones y dentaduras completamente abiertas; todo ello testimonio del constante peligro de extinción que se encuentra la humanidad.

Robert Longo no oculta que Goya ha sido su fuente de inspiración durante muchos años. Una de sus series más conocidas, La enfermedad de la mente, que muestra explosiones nucleares, se titula así por analogía con el grabado de Goya El sueño de la razón produce monstruos. De hecho, la primera obra de esta serie de Longo estaba inspirada en El coloso de Goya.

El coloso de Goya\nwikipedia<p>El coloso de Goya</p>\n
El sue&ntilde;o de la raz&oacute;n produce monstruos\nwikipedia<p>El sue&ntilde;o de la raz&oacute;n produce monstruos</p>\n
 
1/2
 

Además, Longo tiene otra serie que también recibió su nombre de El sueño de la razón produce monstruos.

La cinematografía es otra de las cualidades inherentes de la obra de Longo. El artista explica que su método de trabajo arranca de una secuencia ralentizada de algún medio de información, lo que da la posibilidad al espectador de pararse a pensar sobre el acontecimiento. “Se puede afirmar que todos los medios de información que nos rodean son como una calle de un solo sentido. No se nos da la oportunidad de reaccionar. Lo que yo hago es intentar dar respuesta a esta diversidad. Busco imágenes que sean arquetípicas. Cuando miro las obras de Goya y Eisenstein me impresiona ver que, inconscientemente, uso motivos que ellos reproducían”.

Durante su juventud quedó conmocionado viendo películas del director soviético. El efecto y la agudeza de la composición de cada escena sorprendió al joven pintor. En sus obras Longo utiliza el  collage: de la fusión de dos imágenes resulta otra absolutamente nueva.

Las obras de los tres pintores se encuentran para dar lugar a una realidad multidimensional que une diferentes épocas. Asimismo, cabe señalar que tantos las obras de Goya como las de Eisenstein podrían hacerse pasar por modernas sin ninguna dificultad. Los curadores de la exposición son el artista Robert Longo y la curadora de Garazh, Kate Fowle.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies