Garage, el nuevo museo de arte contemporáneo de Moscú

Situado en el Parque Gorki, el proyecto de Dasha Zhúkova, busca convertirse en una referencia internacional. Fuente: servicio de prensa

Situado en el Parque Gorki, el proyecto de Dasha Zhúkova, busca convertirse en una referencia internacional. Fuente: servicio de prensa

El 12 de junio se inauguró en el Parque Gorki de Moscú el nuevo museo. El edificio restaurado por Rem Koolhass se encuentra en un antiguo restaurante y pretende convertirse en una referencia internacional.

La historia del Garage (Garaje) comenzó en 2008, cuando la mujer del millonario Román Abramóvich, Dasha Zhúkova, planeó la reconstrucción del garaje de autobuses Bajmetyev, que se alojaba en un edificio histórico diseñado por el famoso arquitecto constructivista Konstantín Mélnikov. Como resultado de la reconstrucción, el edificio, que fue construido originalmente en 1927, conservó su aspecto exterior, pero fue completamente transformado por dentro, convirtiéndose en un enorme centro de cultura moderna llamado Garage.

Este centro no tenía ninguna finalidad comercial: sus misiones tenían que ver con la educación y la cultura. Originalmente, buscaba familiarizar al público en general con obras de arte contemporáneo de diferentes partes del mundo.

Millonario ruso Román Abramóvich estrecha mano a Woody Allen

Naturalmente, los museos estatales desempeñaban una función similar, pero el Garage tenía sin duda ventajas adicionales, como una gran libertad de elección en cuanto a sus prioridades y un presupuesto considerable (se informó de que gastaba entre 13 y 15 millones de dólares al año). Rápidamente el centro se hizo muy popular entre el público moscovita.

Reinicio

Sin embargo, a finales de 2011 se produjo un parón preocupante ya que el Garage, siguiendo un acuerdo previo, cedió su espacio al Museo Judío y Centro de Tolerancia. Corrían rumores sobre qué sucedería después.

Finalmente, Dasha Zhúkova escogió el Parque Gorki, renovado recientemente y uno de los espacios de ocio y esparcimiento más populares de la capital rusa.

El arquitecto japonés Shigeru Ban construyó un pabellón provisional para trasladar la residencia del museo. La nueva sede pronto adquirió popularidad. Fue en ese momento cuando se tomó la decisión de cambiar el status de Garage: hace un año, los fundadores anunciaron su transformación en museo. Pero su plan estratégico era inaugurar otro recinto cercano.

El restaurante “Estaciones del Año”, construido en 1968, gozaba de gran popularidad en la época soviética, pero sucumbió a los difíciles años de principios de los 90. El estudio de arquitectura holandés OMA, que se encargó del proyecto de reconstrucción, tenía casi únicamente ruinas sobre las que trabajar. El arquitecto Rem Koolhaas, galardonado con un premio Pritzker, había intentado varias veces trabajar en Rusia, pero los proyectos no se habían materializado. Ese es el motivo por el cual acogió el proyecto del Garage con particular entusiasmo.

El arquitecto resumió así su tarea: “No estamos restaurando el edificio, sino conservando su decadencia”. Suena paradójico, pero, de hecho, una drástica reconstrucción fue acompañada de una cuidadosa conservación de elementos de la decoración del restaurante, que se habían perdido casi en su totalidad.

Ahora, una vez completado el proyecto de 27 millones de dólares, el edificio es un bloque rectangular de dos plantas, con un área total de 5.400 m2, cuyas fachadas están decoradas con policarbonato translúcido. Un rasgo característico, diseñado para convertirse en el símbolo visual del museo, es una puerta que se abre hacia arriba, haciendo posible ver a través del atrio central. Para conmemorar la apertura del museo Garage, el artista Erik Bulatov creó dos cuadros monumentales que serían expuestos en este atrio.

Nuevas ambiciones


El museo hace alarde de unas impresionantes capacidades funcionales. Tiene cinco salas de exposiciones, auditorios, un salón de conferencias, una librería y un café. Su programa de lanzamiento incluye ocho proyectos artísticos encaminados a reflejar la amplia gama de los intereses actuales del museo.

Entre los artistas que acoge se cuentan el japonés Yayoi Kusama, el argentino Rirkrit Tiravanija o la alemana Katharina Grosse. En septiembre, el Garage planea organizar una gran exposición de la legendaria escultora franco-americana Louise Bourgeois.

El director Antón Belov está encantado con el trabajo que se ha realizado hasta la fecha: “Espero que la apertura del nuevo museo sea un ejemplo de las oportunidades de las que Moscú, y Rusia al completo, disfrutan actualmente”.

La dirección del museo ha señalado que la reubicación hacia un nuevo espacio significa no solo un compromiso con su anterior política, sino también un aumento de sus expectativas internacionales.

La curator principal, Kate Fowle, explica: “Si hace siete años el objetivo del Garage era traer a Moscú proyectos de relevancia internacional, ahora queremos exportar proyectos de la misma importancia desde Moscú a otras ciudades de todo el mundo”.

Vista la página web del museo aquí (en inglés y ruso).

Lea más: Pin-Up vintage con la propaganda soviética>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies