Gueorgui Efrón: la vida cotidiana bajo el estalinismo

Uno y Cero Ediciones, especilizada en libros digitales, acaba de editar 'Diario de Gueorgui Efrón', un documento de incalculable valor para todos aquellos interesados en la vida social de la Rusia estalinista.

El autor del diario es Guerogui Efrón, hijo de Marina Tsvietáeva, la gran poetisa soviética, cuya tortuosa vida, ofreció a la literatura una de las más bellas obras poéticas escritas por mujeres en la extinta URSS. Este diario se centra en los últimos días de Tsvietáeva antes de su suicidio en 1941.

Anteriormente ya se había publicado la experiencia de su hija Ariadna por lo que la traductora Reyes Burdeus pensó que sería interesante adentrarse en su traducción; como ella misma comenta “el interés  del diario reside en que sigue día a día la vida de Tsvietáieva en la URSS”, aunque desde una perspectiva diferente; la de su propio hijo, una mirada madura ­­–para sus 15 años­– y a veces perspicaz de lo que pasaba en ese universo político totalitario en el que vivió.

En el transcurso del texto el lector encontrará a personajes tan representativos de las artes soviéticas como EhrenburgAjmátovaPasternak, Prokófiev y muchos más, “todos nombres ilustres que para Gueorgui y Tsvietáieva no eran más que conocidos o amigos”. 

Uno de los alicientes de la lectura es adentrarse en la vida cultural del Moscú soviético, “descrita con detalle por el autor: las películas que se exhibían en los cines, las obras de teatro, las exposiciones, las veladas literarias, el sistema educativo de la época, los libros que se vendían o se prestaban en las bibliotecas (resulta asombroso que, por ejemplo, Gueorgui encontrara en las bibliotecas públicas autores prohibidos, entre ellos a André Gide, ya que este había publicado, en 1936 Regreso de la URSS, una denuncia demoledora del estalinismo)”, explica la traductora.

También, todos aquellos interesados en aspectos sociológicos de la época podrán encontrar “qué información se podía obtener en Moscú sobre la guerra, sin pasar por la censura del régimen”, también se relata de primera mano “el inminente ataque de la capital rusa por las tropas nazis, el trastorno que sufrieron sus habitantes y la posterior evacuación de la población”.

A pesar de todo lo sucedido con su familia y sus años pasados en el extranjero, Gueorgui defiende el poder bélico de la URSS sobre la Alemania nazi. Él mismo afirma que “Hitler encontrará su tumba, es su última guerra”. Antes de llegar a combatir Gueorgui estaba interesado en trabajar en la agencia TASS, que como nos cuenta Reyes Burdeus “se trata de unos carteles propagandísticos que aparecieron al comenzar la guerra, cuya finalidad era hacer un llamamiento a los ciudadanos para la defensa de la patria y animar a los soldados del Ejército Rojo que combatían en el frente. Solían ser tiradas cortas, estaban pintadas a mano con la técnica de pintura al temple y en ellos destacaba la sátira y el humor, por eso gozaban de una enorme popularidad durante la guerra.” 

Es además un documento psicológico de una persona cuyo padre y hermana habían sido arrestados, “donde el tema dominante es la soledad, testimonio conmovedor de un joven obligado a crecer a golpes  de desarraigo que veía peligrar en todo momento la seguridad de todo aquello que amaba”.

A pesar de la libertad con la que escribía, debido en gran parte a su educación francesa, la amenaza y el miedo están presentes en las palabras de Gueorgui a lo largo de todo el diario: “Mi madre no quiere que vea a Mitia porque la situación política es muy peligrosa y los dos tenemos pinta de extranjeros. Pero voy a encontrarme con él de todos modos y nos veremos sin que mi madre lo sepa”.

Mitia, amigo de Georgui, que también había residido en París había dejado “de escribir su diario por miedo a que acabara en manos del NKVD”. Algo que no sucedió con el hijo de Tsvietáieva a pesar de que su primer diario fuera confiscado en el momento de la detención de Ariadna, su hermana.

En relación a la imagen que nos presenta de su madre, es curioso saber las dificultades que atravesó la poetisa para adaptarse a la vida de una kommunalka (apartamento compartido). Según su traductora esta imagen se corresponde con la realidad, ya que según se desprende de la correspondencia personal de Tsvietáiva, podemos decir que “era una persona miedosa, le daba pánico subir en ascensor, cruzar las calles de París, se perdía cuando tenía que ir a algún lado y, además de eso, todo lo relativo a la vida doméstica la desbordaba.” Por otra parte, las penurias que tuvo que atravesar a su llegada a Moscú fueron innumerables y son mostradas en este diario: cambios de residencia constantes, falta de trabajo, ostracismo…

En resumen, este manuscrito posee la cualidad de transportarnos a los complejos años de la Segunda Guerra Mundial a través de la mirada del hijo de la magnífica Marina Tsvietáieva. 

Más información (en español) sobre el libro aquí

Libros traducidos y artículos publicados por Reyes Burdeus

El relato de Sóniechka. Autora: Marina Tsvietáieva Collecció Sendes. Castellón UJI, 2002. (Del ruso al español). 
El jugador. Autor: F.M. Dostoievski. Edicions 3i4, Valencia, 2006. (Del ruso al catalán). 
Taras Bulba. Autor: Nikolai Gogol. Edicions 3i4, Valencia, 2008. (Del ruso al catalán). 
Locucions de la Sibila. Autora: Marina Tsvietáieva Ellago Ediciones, Castellón, 2008. (Del ruso al catalán).
Locuciones de la Sibila. Autora: Marina Tsvietáieva. Ellago Ediciones. Castellón 2008. (Del ruso al español). 
Ensayos (“Un poeta respecto a la crítica”, “El poeta y el tiempo”, “El arte a la luz de la conciencia”) Autora: Marina Tsvietáieva. Ellago ediciones, Pontevedra 2012 (Del ruso al español). 
Un acercamiento feminista a la disyuntiva entre el lesbianismo y la maternidad en la Carta a la Amazona de Marina Tsvietáieva. Actas del IV congreso de rusistas de España; p. 271-279; 1994, Universidad de Salamanca. 

Marina Tsvietáieva: soy poeta, no poetisa. Revista Asparkia no1; Universitat Jaume I; p.119- 125; 1992. 
Breves apuntes acerca de la dificultad en la traducción de algunos rasgos de la escritura de M. Tsvietáieva en el Relato de Sóniechka. Revista Koiné; E.O.I. Castelló; p. 7 y 8; 2006.

 

Lea más: “Traducir a Tsvietáyeva es un constante reto”>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.