Treinta años del devastador tornado de Ivánovo

De gran intensidad dejó un balance de 400 muertos. Fuente: ITAR-TASS

De gran intensidad dejó un balance de 400 muertos. Fuente: ITAR-TASS

El 9 de junio de 1984 se produjo en el oeste de Rusia una oleada de tornados, dos de ellos de la segunda mayor intensidad en la escala Fujita, que dejaron un balance de 400 víctimas mortales. Sólo había experimentado Rusia un tornado anteriormente, en 1904, pero el de Ivánovo es el tercer tornado más mortífero de la historia de Europa.

Rusia es el país más grande del mundo por superficie, abarca diferentes usos horarios, posee una flora y fauna únicas y un clima extremo, del cual, en parte, se suceden fenómenos meteorológicos excepcionales. Sin embargo, pese a que pueda parecer inusual, Rusia también ha experimentado el fenómeno de los tornados a lo largo de su historia.

La formación de un tornado arranca con una rotación de aire de gran intensidad y de poca extensión horizontal, que se prolonga desde la base de una nube madre, como lo define el Instituto Meteorológico Nacional de Costa Rica. La primavera es la estación del año donde suelen producirse más tornados, ya que es un momento de transición climatológica para los vientos fríos y cálidos, cuyos encuentros favorecen la formación de los tornados.

Rusia no suele ser una zona propensa, son mucho más comunes en Estados Unidos, las zonas tropicales e incluso Europa. De hecho, Rusia sólo ha sufrido tres tornados en su historia: el primero en 1904 y el segundo ochenta años después. 

Orígenes del fenómeno

La formación del tornado que tuvo lugar el 9 de junio de 1984 se originó, según la mayoría de expertos, en el Mar Negro, aunque otros estudiosos aseguran que la fuente de humedad clave tuvo lugar en los mares Mediterráneo y Adriático.

El 8 de junio se formó una borrasca en Bulgaria fruto de una combinación de vientos procedentes de las montañas búlgaras y de la costa del Mar Negro que pasó a la entonces República Popular de Rumania. El punto de rocío alcanzó los 18–20° C a lo largo de las costas de Rumania y Ucrania sobre las nueve de la mañana y hacia la medianoche se desarrollaron tormentas en Ucrania que comenzaron a entrar en Rusia.

Entre las 12 de la noche y las 12 del mediodía del 9 de junio, el área de baja presión fortalecida pasó al noreste de la parte occidental de Rusia antes de llegar al frente ocluido. Mientras tanto, un frente frío fuerte avanzó rápidamente hacia el sur de Minsk, en la República Socialista Soviética de Bielorrusia, y a Bucarest, desde donde puso rumbo a Moscú. 

La oleada toca tierra

Treinta años después de lo ocurrido, aún existen datos y hechos poco claros, además de que el gobierno soviético no ayudó en la aclaración de ciertas informaciones. La oleada de tornados tocó suelo ruso hacia las nueve de la mañana en la ciudad de Alátir, actualmente en el Distrito Federal del Volga, y nueve minutos después otro tornado alcanzó el Aeropuerto Internacional de Sheremétievo.

En total hubo once tornados, tres de ellos sin clasificar y dos de ellos de una intensidad de categoría F4 en la escala Fujita –en la que F0 es la de menor intensidad y F5 la de mayor intensidad–. Sin embargo, la agencia European Severe Weather Database (ESWD) discrepó y calificó como F5 al tornado de Ivánovo, el más devastador de todos ellos.

Fue detectado hacia las 11:30 horas en el sur de la región, situada a unos 250 kilómetros de Moscú. El tornado, afortunadamente, no entró en la ciudad de Ivánovo, lo cual no fue motivo para que se cobrase al menos 92 muertes e hiriese a 130 personas a su paso, lo que le convierte en el tornado más devastador de la historia de Rusia. Calificado de intensidad F4 por unos expertos, Snitkovskii entre ellos, y F5 por otros, el tornado era, además, de vórtices múltiples, el tipo de tornado más violento.

El número de muertos que se cobró este tornado es, también, objeto de debate. La oleada de tornados se llevó a su paso 400 vidas en total. Algunas fuentes señalan que el número de muertos en Ivánovo fue de 95 y otros aseguran que la mayor parte de los 400 fallecidos fueron los del tornado de Ivánovo. Los daños materiales fueron muy elevados y el tornado destrozó edificios industriales, casas y parte de la autopista de Ivánovo. El tornado avanzó 160 kilómetros hasta desaparecer cerca del óblast de Yaroslavl.

El segundo tornado más violento de esta oleada fue el que azotó las localidades de Kostromá y Lyubim. En un principio los expertos pensaron que era el mismo tornado de Ivánovo, pero estudios posteriores rechazaron esta teoría. Este tornado, calificado de intensidad F4, se llevó por delante una grúa de 350 toneladas y destruyó puentes y otras estructuras a su paso.

El tornado que alcanzó la localidad de Golubkovo fue de intensidad F3, aunque se desconoce el número de víctimas. Al menos 31 hogares y más de 200 edificios quedaron destrozados.

En total, 400.000 km² afectados por una oleada de once tornados detectados y 400 fallecidos en el que aún es el tercer evento de este tipo más sangriento de Europa sólo superado por el tornado de La Valeta, Malta, en el siglo XVI y el de Sicilia en 1851.

Otros casos

En 1904 tuvo lugar el primer tornado de la historia de Rusia en la región de Moscú. La tormenta se originó en la zona de Tula y llegó a las inmediaciones de la capital el 16 de junio, en plena guerra ruso-japonesa. Los daños fueron cuantiosos y hubo alrededor de 30 muertos, aunque el gobierno zarista ruso nunca emitió un informe oficial, ya que la prioridad estaba, en ese momento, en el conflicto con los japoneses.

Expertos meteorólogos de la actualidad creen que el tornado de 1904 se correspondería con una intensidad F2-F3.

Más recientemente, el 3 de junio de 2009 se produjo el tercer tornado de la historia rusa en la ciudad de Krasnozavodsk, también en la región de Moscú. El tornado, de categoría F3, se cobró una vida y 185 heridos, además de cuantiosos daños.

El 1 de agosto de 2011 se produjo, como informó RIA Novosti, el primer tornado de la historia de Rusia sobre una ciudad, y tuvo lugar en Blagovéshchensk, en el óblast de Amur, localidad de más de 200.000 habitantes cerca de la frontera con China. El tornado, de 13 minutos de duración, mató a una persona e hirió a otras 38 en el que es el último caso de tornados en Rusia hasta la fecha.