Añadimos cítricos reales a los legendarios pasteles de limón soviéticos (Receta)

Getty Images
Nadie sabe por qué a estos pasteles se les dio el nombre de "pasteles de limón", porque aparte de su color y acidez, tienen poco que ver con los cítricos. La disponibilidad de sus ingredientes, sin embargo, ayudó a este postre a ganarse el respeto del pueblo soviético.

En la época soviética se podían encontrar limones en ciudades del norte como Múrmansk o Severodvinsk, cuyos residentes recibían del gobierno suministros constantes de frutas y verduras para hacer sus vidas un poco más llevaderas durante la larga temporada de invierno. Pero en Moscú, un regalo tan “dulce” podría costar una fortuna. Sin embargo, el ardiente deseo de cocinar algo excepcional impulsó a las amas de casa a hornear estos pasteles sin limones, pero conservando el sabor ácido del plato. El principal secreto de los pasteles de limón soviéticos es la ausencia absoluta de limones pero el uso de ácido cítrico en polvo para conseguir ese mismo sabor ácido.

La receta puede dividirse en cuatro etapas: hacer la corteza, la crema de limón, el merengue italiano y el ensamblaje de todos los ingredientes en una sola delicia de confitería. Puede parecer complicado al principio, pero, de hecho, cualquier aficionado puede hornear estos suaves y tiernos pasteles creados en la URSS. Lo único que sugiero es que usemos limones reales en lugar de ácido cítrico, ya que no tenemos que soportar más esos tiempos de necesidad.

Ingredientes para la masa blanda de mantequilla:

  • Yemas de huevo 3
  • Huevos 1
  • Mantequilla sin sal 100 g
  • Crema agria 200 g
  • Azúcar 150 g
  • Sal ½ cucharadita
  • Polvo de hornear 10 g
  • Extracto de vainilla 1 cucharadita
  • Harina 500 g

Preparación:

Ten todos los ingredientes medidos y listos para usar. Pon en un bol las yemas de huevo, el huevo entero, la sal y el azúcar y mézclalo todo bien. Añade la crema agria, el extracto de vainilla y la mantequilla blanda sin sal; bate a velocidad lenta y luego añade la harina por partes, mezclando constantemente hasta que esta se distribuya uniformemente.

Forma una masa en dos bolas iguales, bastante suaves y flexibles. Luego envuelve ambas en plástico y mételes en el refrigerador durante 20 minutos.

Saca la primera bola de masa y colócala en la bandeja de hornear cubierta de papel vegetal. Cubre la masa con otra hoja de este y extiéndela.

Pínchala con un tenedor por todas partes, para evitar que se levante de forma desigual. Hornea la masa durante 12-15 minutos a 180 grados centígrados. Repite el proceso con la segunda bola de masa.

Ingredientes para la crema de limón:

  • Huevos (grandes) 2
  • Azúcar 150 g
  • Jugo de limón 100 ml
  • Cáscara de limón de 1 limón
  • Una pizca de sal
  • Almidón de maíz 5 g
  • Mantequilla sin sal 100 g

Preparación:

Quita la cáscara de los limones con un rallador muy fino y exprime el jugo.

Pon en una cacerola los huevos, el azúcar, la fécula de maíz, la sal, el jugo de limón y la cáscara. Mezcla con un batidor y enciende el fuego. Revuelve constantemente y cocina hasta que la mezcla se espese y adquiera una consistencia similar a la de unas natillas. Cuando hierva, deja a fuego lento un minuto, luego apaga el fuego y agrega la mantequilla pieza a pieza, revolviendo bien para que se disperse bien y se combine con la base de huevo y limón.

Aprieta la crema con film transparente para que toque la superficie, esto evitará la formación de una desagradable corteza. Enfría la crema en la nevera. Allí se volverá aún más espesa debido a que la mantequilla se congelará.

Ingredientes para el merengue italiano:

  • Clara de huevo (3 piezas) 110 g
  • Azúcar 220 g
  • Agua 60 ml
  • Una pizca de sal
  • Vainillina (una pizca)
  • Jugo de limón 1 cucharadita

Preparación:

Poner las claras de huevo en un recipiente limpio y seco y bate a velocidad lenta hasta que formen una espuma completa; añade la sal, aumenta gradualmente la velocidad a rápida y bate hasta que queden unos picos suaves. Pon la batidora a velocidad lenta mientras terminas el jarabe de azúcar.

Para jarabe de azúcar: Coloca azúcar y agua en la cacerola y ponla a hervir a fuego lento; gira la cacerola para disolver el azúcar por completo y hierve hasta la etapa de ebullición suave. Eso significa que cuando se deje caer un poco en agua fría para bajar su temperatura, se formará una bola blanda.

El jarabe de azúcar en las claras de huevo: bate las claras de huevo a una velocidad moderadamente lenta, goteándolas en el jarabe de ebullición. Aumenta la velocidad a moderadamente rápida y bate hasta que se enfríe y las claras de huevo formen picos rígidos, brillantes y erguidos.

Emplatado:

Colocar un trozo de masa sobre el otro y corta alrededor en un rectángulo, recogiendo los restos en un recipiente separado; tener cuidado de que la pasta no se rompa. Dividir ambas capas en 10 trozos iguales y poner la capa superior a un lado.

Coloca alrededor de la mitad de la crema en la capa inferior y alísala alrededor. Luego coloca la mitad del merengue y vuelve a alisar alrededor.

Coloca con cuidado la capa superior, formando los pasteles, y repite el procedimiento - primero la crema, luego el merengue.

Toma los trozos desmenuzados y espolvoréalos sobre el pastel.

Deja los pasteles de limón en la nevera durante un par de horas para que se enfríen.

¡Ahora el pastel está listo y puedes disfrutar de los frutos de tu duro trabajo!

LEE MÁS: Dulce ’krupenik’: Postre ruso de mijo con calabaza y aroma de cítricos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies