“Kokurki”: especial receta rusa de huevos cocidos para Semana Santa

Legion Media
“Kokurki” es un plato fácil de hacer y todavía más fácil de conservar. Esta receta te mostrará cómo guardar huevos cocidos durante una semana.

“Volgan kokurki”, que son pequeños pastelillos hechos a base de harina de centeno, aparecieron por primera vez en la Rus medieval, tras la adopción del cristianismo. La tradición de hacer kokurki estaba vinculada a la Pascua. Después de esta festividad cada familia tenía algunas sobras de huevos pintados que no habían comido durante las celebraciones. Para que no se perdieran las amas de casa hacían kokurki, envolviendo los huevos cocidos en una “cascara” de masa hecha a base de centeno. De esta manera, el huevo seguía fresco durante un semana, si no más. Es más, gracias a las particulares cualidades de la harina de centeno el kokurki no se endurecía. Por esta razón se convirtió en una comida que llevaban a viajes largos. Tradicionalmente se servían con sopa.

Hay una historia vinculada con este plato que se remonta a la época de la Rusia imperial, así lo explica en un libro Valentín Pikul. Durante el reino de la emperatriz Anna Ioánnovna, cuando la joven acababa de subir al trono, los militares no habían recibido su salario desde hacía tiempo. La mujer de un capitán llamada Ulita Demiánovna decidió ir a prestar sus respetos a la emperatriz y a reclamar el salario de su marido. La suma ya alcanzaba los 400 rublos, algo considerable para aquella época.

Con el objetivo de preparar la visita con la emperatriz, Ulita Demiánovna, fue a ver a una familiar lejana, Anna Fiódorovna Yushkova, que era la favorita de Anna Ioánnovna. Entre otros regalos, llevó unos kokurki a su benefactora. Obviamente, Yushkova le dijo que ella ya no comía cosas tan simples desde hacía tiempo, pero no rechazó la oferta y consiguió un encuentro con la emperatriz.

Ingredientes:

  • 6 huevos cocidos
  • 600 gr de harina de centeno
  • 200 gr de nata agria
  • 50 ml de agua
  • sal al gusto
  • 30 gr de mantequilla

Preparación:

  1. Cuece los huevos
  2. Disuelve la nata agria con el agua y añade la sal
  3. Mezcla con la harina de centeno y haz una masa espesa
  4. Pela los huevos cocidos y deja que se enfríen del todo
  5. Divide la masa en seis partes iguales y extiéndelo en hojas de unos 3-5 mm
  6. Envuelve los huevos cocidos en la masa como si fueran un pequeño saco
  7. Mete en el horno a 180º durante 20-25 minutos
  8. Unta los kokurki con mantequilla cuando estén listos

Si te interesa la cocina rusa, y quieres conocer las bases de su cocina tradicional, aquí te damos unas claves que te servirán mucho.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies