Dulces rusos que recuerdan la Revolución de 1917

¡La Revolución nunca ha sabido tan bien! ‘Russia Beyond’ te muestra algunos deliciosos símbolos del icónico levantamiento de hace un siglo.

Hace varios años, una compañía estadounidense lanzó al mercado unas piruletas bastante inusuales: con la forma de la cabeza de Vladímir Lenin y sabor a cola. A pesar de la evidente ironía, el caramelo imita a los dulces soviéticos que se pueden encontrar en Rusia, como un caramelo impreso con un retrato de Lenin.

Después de la Revolución de 1917, los lujosos dulces de la Rusia zarista, en elegantes envoltorios o hermosas cajas de hojalata, fueron reemplazados por golosinas soviéticas envueltos en cubiertas pálidos, muchas de los cuales tenían imágenes de políticos. Los rostros de Lenin y sus camaradas Félix Dzerzhinski, Yákov Sverdlov y otros fueron reconocidos instantáneamente por niños y adultos: un delicioso y masticable bocado de propaganda.

Hoy, muchos de estos dulces siguen disponibles. Aquí hay algunos que puede comprar para amigos y familiares, o simplemente para comérselos usted mismo.

1. Trufas artesanales: Ilich

Una edición de recuerdo de las trufas Ilich representa al líder de la Revolución de Octubre, Lenin. De hecho, Ilich era su patronímico. Los dulces son de color rojo revolucionario y presentan un retrato impreso del líder bolchevique junto a las fechas 1917-2017. Las trufas están hechas de chocolate negro, extracto de canela de Madagascar y vodka Tsárskaia Zolotaia. Sin embargo, no son baratas: cuestan unos 8.500 rublos (140 dólares) por kg.

2. Busto de Lenin

Este es realmente un pedazo único (y comestible) de la historia soviética. Puede usted encargar un busto de Lenin, que pesa 500 gramos o un kilo, en chocolate blanco o negro. Internet rusa está llena de ofertas similares.

3. Félix de hierro

Félix Dzerzhinski, uno de los partidarios de Lenin, encabezó la Comisión Extraordinaria de Toda Rusia para Combatir la Contra-revolución y el Sabotaje (generalmente conocida como Cheka) en diciembre de 1917. No solo luchó contra el Terror Blanco, sino que también contribuyó a la reconstrucción de puentes y ferrocarriles en todo el país.

Hoy puedes probar un busto de Félix de Hierro en chocolate oscuro, blanco o con leche.

4. Noche de San Petersburgo: el Palacio de Invierno

Los dulces Vetcherni Peterburg (Noche de San Petersburgo, en español) se producen en la fábrica que lleva el nombre de Nadezhda Krúpskaia. La fábrica fue fundada después de la Revolución de Octubre, en 1938, pero conserva el nombre de la esposa de Lenin, Nadezhda Krúpskaia.

La caja muestra a Alexánder Column con el Palacio de Invierno al fondo. En la noche del 25 de octubre de 1917 (calendario juliano), los bolcheviques asaltaron con éxito el palacio en Petrogrado (ahora San Petersburgo), donde se encontraba el Gobierno Provisional.

5. Aurora del Norte: un crucero revolucionario

El crucero Aurora se convirtió en uno de los símbolos más reconocibles de la Revolución de Octubre. En la tarde del 25 de octubre, disparó un cañonazo desde su cubierta, que sirvió como señal para asaltar el Palacio de Invierno.

La fábrica de Krúpskaia también produce caramelos con el revolucionario barco en el envoltorio. Estos dulces tienen un aroma de naranja, suave por dentro y una corteza dura. Se pueden agregar maní y fruta confitada, mientras que los dulces están cubiertos de chocolate. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies