Indignación, envidia y traición: los rusos opinan sobre Ucrania

Manifestante arroja huevo a la embajada rusa en Kiev durante una manifestación a favor de la liberación de Nadezhda Sávchenko.

Manifestante arroja huevo a la embajada rusa en Kiev durante una manifestación a favor de la liberación de Nadezhda Sávchenko.

Reuters
Alexéi Levinson, director de investigación del prestigioso centro Levada, explica las percepciones públicas de la ciudadanía rusa sobre el conflicto en Ucrania y Siria.

— Da la impresión de que los rusos han comenzado a prestar más atención a Siria desde el inicio de la campaña militar en ese país árabe. ¿El interés por Siria ha desplazado de la población por lo que ocurre en Ucrania?

— No, no ha habido una implicación emocional e informativa de la opinión pública rusa. La campaña en Siria ha despertado menos interés que Ucrania. Los sucesos de Donbass han sido mucho más importantes para los rusos por varias razones.

En primer lugar, Ucrania es un país vecino con una historia común y con el que Rusia tiene muchos vínculos, incluso entre la ciudadanía. El intento de Kiev por unirse a Occidente y distanciarse de Rusia tuvo una respuesta controvertida y llena de matices tanto por parte del Kremlin como de muchos rusos; había una mezcla de indignación, envidia y traición.

La idea de aumentar la integración con Occidente y la UE no era ajena a la sociedad rusa en los años 90. Pero resulto decepcionante y ahora se mira con gran suspicacia el acercamiento político y económico a Occidente, mientas que los ucranianos no han abandonado sus aspiraciones por seguir el camino europeo.

La situación con Siria es completamente diferente. Los rusos no tienen razones para prestarle tanta atención. Los intentos por encontrar lazos históricos, como los que afirmaban qu Siria es el lugar de origen del cristianismo ortodoxo, han sido fallidos. Tampoco han sido muy persuasivos para los rusos el argumento sobre la necesidad de aniquilar a los terroristas que presumiblemente podía ir a Rusia.

— Si los rusos no prestaron tanta atención a Siria como a Ucrania, ¿es justo afirmar que con la campaña militar el Kremlin trató de distraer a la opinión pública sobre el conflicto con el país vecino?

— No rechazo que hubiera políticos rusos que trataron implícitamente de alcanzar ese objetivo. Si lo que querían era distraer la atención, se puede decir que, de alguna manera, tuvieron éxito. Al fin y al cabo, se ha diversificado la cobertura televisiva. Se ha pasado de los dolorosos escombros en el este de Ucrania a los jets rusos que bombardean a los terroristas en Siria. Esto, a nivel televiso tiene un gran potencial para atraer la atención.

— ¿Por qué el 68% de los rusos apoyó la campaña militar del Kremlin en Siria cuando comenzó?

— Putin es el líder nacional. Tomó la decisión y estableció como objetivo proteger al presidente sirio Bashar al Asad. Los rusos apoyaron la campaña militar en Siria como un reflejo de su gran respeto al mandatario. Las razones ideológicas para involucrarse en la guerra siria eran débiles.

De nuevo, el apoyo no se debe al discuro político sobre el futuro de Siria sino por el apoyo de los rusos al presidente. Cuando Putin decidió retirar las tropas de Siria la decisión recibió el apoyo del 81% de la población, mientras que solamente un 7% dijo "no", lo que demuestra que la población asume como correctas las decisiones que Putin toma.

Hay otro ejemplo de esto. El abrupto deterioro de las relaciones ruso-turcas no se debe tanto al derribo de una caza Su-24 ruso por parte de Turquía sino por la forma en la que Putin respondió a ello. Aprobó que comenzara un movimiento antiturco en Rusia y poco después este comenzó.

¿Hasta qué punto la campaña informativa sobre Siria ha tenido más éxito en el país que la de Ucrania?

— En el caso de Ucrania los objetivos que el Kremlin perseguía eran muy difíciles. Tenía que persuadir a la gente de que no había tropas rusas en el este de Ucrania, cuando, de hecho, las había. En general ha sido difícil para las autoridades cambiar la actitud de la ciudadanía hacia Ucrania, país que se ve como una nación hermana.

En este sentido la campaña informativa alrededor de Siria era mucho más fácil. Siria era una especie de tabula rasa. Incluso al principio, el tan publicitado Estado Islámico no atraía la atención del público tanto como los sucesos en Ucrania. Y es que no hay un entendimiento claro de lo que es el Estado Islámico.

La campaña siria a nivel informativo ha tenido más éxito desde un punto de vista de la implementación, pero no por el nivel de impacto entre la opinión pública. De hecho, el objetivo principal del Kremlin en la campaña siria no era la opinión pública rusa. El Kremlin cuenta con otras herramientas de manipulación. Básicamente Putin necesitaba Siria por otras razones poíticas. Ha sido un movimiento que ha tenido mucho éxito para fortalecer la posición de Rusia en el ámbito internacional, algo que reconocen hasta sus oponentes.

Dice que los rusos no entienden claramente qué es el Estado Islámico. Aunque tras los últimos atentados en Europa y el avión ruso en Egipto, ¿tienen los rusos miedo a las amenazas del Estado Islamico?

— Cuando se pregunta acerca de las amenazas terroristas para Rusia, la mayoría está de acuerdo en que el riesgo existe. Ven al Estado Islámico y a los terroristas del Cáucaso norte como la mayor fuente de amenaza, aunque no hay pánico ni excesivo miedo entre la gente de la calle, a pesar de las duras expericiencas anteriores.

Originalmente publicado en Russia Direct

Lea más:

Por qué tiene sentido la orden de Putin de retirar las tropas de Siria

La decisión anunciada por el presidente Putin será beneficiosa tanto a nivel externo como interno.

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies