Donde no te lleve un Vitiaz

Dominio público
En febrero de 2012, un equipo de científicos accedió al lago Vostok, ubicado a 3.748 metros bajo la placa de hielo antártica central. Lo hicieron gracias a un vehículo legendario.

Uno de los aspectos clave en expediciones como aquella al lago Vostok, y además garante de su éxito, es una buena logística apoyada sobre vehículos fiables y de gran resistencia.

La necesidad de estos vehículos se remonta a la antigua URSS durante la década de los 60. Y es que la orografía del país es muy variada, yendo de las superficies cubiertas por varias capas de nieve y hielo, hasta pantanos traicioneros. En estas condiciones, ningún vehículo especializado para uno solo de los escenarios anteriores podía transportar más de 5 toneladas de carga útil.

 Estación Vostok, Antártida. Un científico ruso se sube a un tractor en la base Vostok de la Unión Soviética donde se está realizando el estudio de los rayos cósmicos.

En vez de dividir esfuerzos para mejorar los vehículos específicos de cada terreno, desde el Departamento de Defensa se designó una división que desarrollara una solución válida para todos los entornos. Los primeros objetivos: el poder disponer del mismo vehículo en cualquier posible escenario de batalla y estandarizar las piezas de recambio.

Al respecto de la estandarización, recordemos que ya en 1964 hubo esfuerzos similares en el campo de la informática espacial con los ordenadores Argon.

Pero no fue hasta febrero de 1971 que los dos primeros vehículos multipropósito, el DT-LP y el DT-L vieron la luz.

Era oficial, el Vitiaz (Витязь) terrestre había nacido. Digo “terrestre” porque este nombre se le ha ido poniendo a diferentes elementos a lo largo de la historia de la URSS y Rusia:

- Marina: una corbeta y un crucero.

- Fuerzas especiales: una unidad de los Spetsnaz.

- Artillería: un sistema de misiles tierra-aire.

- Ametralladoras: un subfusil Parabellum de 9 × 19 mm

- Deportes: el equipo de fútbol y el palacio del hielo de Podolsk (que fue una de las sedes de la Eurocopa de 2018).

- Espacio: el nombre en clave de la Soyuz TM-14.

Y es que Vitiaz quiere decir “caballero” y hace referencia a una serie de héroes de la mitología eslava que, montados en briosos corceles, defendían a los inocentes en apuros. Durante su jornada laboral, los caballeros se las tenían que ver incluso con dragones.

 “Caballero en Cruce de Caminos” (“Витязь на распутье”) pintado por el artista ruso Viktor Vasnetsov en 1878.

Diez años después de las primeras pruebas, fue el turno del DT30 y el DT30P. Los vehículos soportaron las condiciones meteorológicas más severas en los terrenos más complicados de Rusia, Siberia y Extremo Oriente. Los resultados fueron excelentes, demostrando que los Vitiaz eran aptos para lo que se les echara y disponían de una gran capacidad de carga.

El número del modelo indica el número de toneladas que puede cargar en el remolque o el espacio disponible para pasajeros (además de los 5 tripulantes). La letra P indica que el modelo es anfibio. Y es que otra de las grandes cualidades de los Vitiaz es que pueden ser personalizados según su cometido.

En 1982, la Planta de Fabricación de Maquinaria de Transporte de Ishimbai (Ishimbaitransmash, “Vitiaz”), ubicada en la que fue en los años ’30 la meca del petróleo del Volga, asumió la fabricación de los Vitiaz y no ha parado desde entonces.

En 1985, los DT-10(P) y DT-20(P) se incorporaron al servicio activo y junto al DT-30(P) sirvieron de estándar para los siguientes modelos especializados que han ido construyéndose hasta el día de hoy.

Aún existiendo diferentes modelos, los Vitiaz comparten una configuración común. Tanto el módulo de la cabina como el remoque son estancos y su conexión puede hacerse estática o permitir el giro. El motor, de 12 cilindros y que admite diferentes tipos dae combustible, está ubicado inmediatamente detrás del asiento del conductor, lo que garantiza un mejor acceso en situaciones de climatología adversa.

Cada oruga está compuesta de tela recubierta de caucho y a su vez reforzada por piezas de acero soldadas siguiendo un patrón de entrelazado. Además, 9 ruedas mueven cada oruga, contando éstas con rodamientos de poliuretano, que garantiza una gran resistencia a las presiones y temperaturas extremas. La suspensión es independiente para cada rueda y del tipo barra de torsión (el mismo tipo del VW Beetle original).

Como parte del estándar, los Vitiaz deben ser capaces de:

- Transitar fuera de pista con una sola oruga o incluso con las orugas del remolque inutilizadas.

- Salvar zanjas y grietas de hasta 4 metros de anchura.

- Para los de la serie P: Desplegarse en alta mar y volver a la nave nodriza y navegar en condiciones de hielo extremas.

Los años de trabajo con los Vitiaz han servido para consolidar las características del vehículo ideal para entornos extremos. Pero no solo eso, su capacidad de personalización mencionada anteriormente ha hecho que estos vehículos puedan servir para cualquier tipo de operación de los clientes habituales del fabricante (el Departamento de Defensa, empresas como Gazprom JSC, Rosneftegazstroi, Rosneftegaz JSC, …). A continuación se muestran un par de ejemplos:

Seismic Vibrator SVG-27/DT. Diseñado para la prospección sísmica en las conducciones de gas y petróleo del Norte y Siberia. Cuenta con sistema de control de los instrumentos completo, una emisora de radio de gran potencia y como extra, dos literas en la cabina del operador de los instrumentos.
Autonomous Dwelling Complex U-18PG. Un remolque destinado al soporte vital de equipos de reparación y emergencia con capacidad para 8 ocupantes. Se trata de una roulotte en toda regla para entornos hostiles, ya que garantiza la supervivencia en temperaturas que van de los 40ºC a los -50ºC.

El Vitiaz sigue viviendo en el presente, en los grandes retos del Ser Humano que tengan que ver con entornos extremos. ¿Pero qué hay del futuro?

Sin duda este concepto de vehículos jugará un gran papel en la exploración de otros planetas. Está claro que el Vitiaz del futuro será capaz de soportar las temperaturas de Marte (hasta -89ºC de mínima según lo que registró la Viking 2) o la complicada meteorología de Venus (máximas de 464ºC y chubascos de Ácido Sulfúrico).

Modelo de hábitat móvil para la exploración de Marte. El concepto dos módulos es similar al del Vityaz actual.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

LEE MÁS: ¿Una panadería en el Ártico? La Flota del Norte rusa se entrena con sus vehículos ‘Vítiaz’ 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies