Insignias carcelarias

El Archivo de Tatuajes Criminales Ruso, fundado en 2009 por el grupo londinense de diseño FUEL, es una colección de tatuajes que comprende 739 dibujos originales de Danzing Baldaev y las fotografías de prisioneros rusos que tomó Serguéi Vasiliev.

Haz click en la imagen para cambiarla

Los tatuajes de los criminales rusos se han vuelto una especie de arte. Los dibujos de Danzing Baldaev funcionaron como puerta de entrada a un mundo secreto en el cual el autor desempeñó el papel de etnógrafo, registrando los rituales de la cerrada sociedad delictiva.

Este inigualable archivo contiene tatuajes y las claves para sus significados. La colección abarca más de tres mil dibujos de tatuajes realizados por Danzing Baldaev mientras trabajó como guarda en la cárcel entre los años 1948 y 1986. Los tatuajes fueron su puerta de entrada a un mundo secreto en el cual cumplió el papel de etnógrafo, y registró los rituales de una sociedad cerrada. Los iconos y lenguajes tribales que documentó son, a veces astutos, otras explícitos, desagradables y provocativos. En definitiva, reflejan la vida y las costumbres de los prisioneros.

Las fotografías de Serguéi Vasiliev funcionan como un importante complemento de los dibujos de Baldaev, ya que otorgan un testimonio fotográfico de su autenticidad y nos permiten contemplar este duro y extraordinario mundo. En estas increíbles imágenes, el físico sin nombre de los delincuentes actúa como palabra y como espejo, ya que refleja y conserva el siempre cambiante mundo del ámbito criminal ruso.

Entre los años 1948 y 1986, mientras fuera guarda en una cárcel, Danzing Baldaev realizó más de 3.000 tatuajes. Baldaev incluía anotaciones muy completas relativas a cada uno de ellos, que luego reproducía con mucho cuidado en su pequeño apartamento de San Petersburgo. Los dibujos en tinta, exquisitamente detallados, están acompañados por sus anotaciones de puño y letra y su firma en el reverso. Los papeles se tornaron amarillos con los años y tienen el sello de Baldaev, lo cual otorga a los dibujos una temporalidad visceral, casi como si fueran piel.

En el año 2009, FUEL compró a la viuda de Baldaev el archivo completo de 739 dibujos originales de tatuajes.

Las fotografías se tomaron entre 1989 y 1993 con la cooperación del fotógrafo Serguéi Vasiliev, en las prisiones y  reformatorios de Cheliábinsk, Nizhni Tagil, Perm y San Petersburgo.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.