Tetris, desde Rusia con amor

AP
El 6 de junio de 1984 Alexéi Pázhitnov desarrolló el primer prototipo del juego, pero durante un par de años más continuó perfeccionándolo. El 18 de julio de 1984 este popular rompecabezas para ordenadores comenzó a distribuirse en Rusia.

En verano de 1985 la versión renovada y en color del juego para los ordenadores IBM PC compatibles empezó a circular entre los amigos y compañeros de trabajo de Pázhitnov por el Centro de Computación de la Academia de las Ciencias de la URSS. Esos fueron los primeros pasos del Tetris por el país, y, más tarde, por todo el mundo.

Particularidades de los derechos de autor

En la URSS la institución pública “Elektrotechnika”, o “Elorg”, se encargaba de las exportaciones de ordenadores y software. Pero antes de que los dignatarios soviéticos llegaran a cerrar en firme el contrato, hubo empresas extranjeras que empezaron a distribuir versiones piratas del Tetris y a revender unos derechos que en realidad no les pertenecían.

Después de aquella intrincada maraña de contradicciones, tejida por competidores que alardeaban de mantener lazos personales con Mijaíl Gorbachov, finalmente la empresa Atari se hizo con la licencia para máquinas recreativas, y Nintendo obtuvo la modalidad para consolas.

En 1996 Pázhitnov, que para entonces se había mudado a EE UU, registró la empresa The Tetris Company, renegoció los derechos de autor bajo la denominación “Tetris” y los puso a su nombre.

Más tarde cerró un acuerdo con Elorg, que entonces ya había sido privatizada, en el que renunciaba a presentar futuras reclamaciones. A pesar de la popularidad del Tetris, en la práctica durante la década de los 80 su creador no obtuvo ingresos por el juego. Pero actualmente todas las contribuciones derivadas de los nuevos lanzamientos del Tetris (por ejemplo, las que genera la empresa Ubisoft) las percibe él.

El programador Vadim Guerásimov, que cuando tenía 16 años ayudó a Pázhitnov a adaptar la versión de los ordenadores Eketronika-60 para los IBM PC, no está de conforme con esta situación.

La flamante Game Boy

Existen versiones el Tetris para prácticamente cualquier tipo de ordenador portátil y consola doméstica. Resulta inútil tratar de calcular la cantidad de copias que se han llegado a difundir, porque en la mayoría de los casos los usuarios las han conseguido de forma gratuita.

La creación de Pázhitnov también fue pionera en la historia de los juegos para teléfonos móviles. A finales de la década de los 90 en Rusia se habían extendido las consolas portátiles Brick Game, de producción china, que también incluían el Tetris como estrella principal.

Pero la aportación más importante del Tetris a la historia de la gran industria mundial de los juegos fue el lanzamiento para Game Boy, la consola portátil de Nintendo.

Gracias a este rompecabezas, la empresa nipona superó a sus competidores y conquistó el liderazgo del multimillonario mercado de las consolas. La Nintendo 3DS, actual descendiente de la Game Boy, también tiene su versión de Tetris, si bien ahora en las partidas pueden participar ocho jugadores al mismo tiempo usando tecnologías de realidad aumentada.

El clásico ruso

A finales de la década de los 80 algunas empresas, como la Nintendo japonesa o la norteamericana Spectrum Holobyte, incluyeron un toque soviético a sus versiones de Tetris. En sus fondos de pantalla se podía ver al primer cosmonauta soviético, Yuri Gagarin,  o el piloto alemán Mathias Rust, que en 1987 completó el primer vuelo Hamburgo-Moscú aterrizando en la Plaza Roja.

Y como banda sonora se incluyó la canción popular rusa Korobéiniki (“Los vendedores ambulantes”), que en Occidente se hizo muy popular precisamente por ser el tema principal del Tetris.

Actualmente el rompecabezas se asocia estrechamente con Rusia, forma parte de las reservas de oro de los clásicos de los videojuegos junto con Pac-Mas o Space Invaders, y cuenta con numerosas referencias en obras de arte. En 2012 el MoMA de Nueva York adquirió el Tetris y 13 videojuegos más para su colección permanente y, al cabo de unos meses, los incluyó en una exposición.

¿Game over?

Después del Tetris, Alexéi Pázhitnov produjo más de diez juegos nuevos, aunque sus títulos dicen más bien poco a los jugadores de hoy. La única excepción es el rompecabezas Hexic, que salió en 2003 y se ha ido reeditando para nuevas plataformas.

En este caso no se trata de completar líneas a partir de cuadrados, sino de formar racimos de hexágonos del mismo color. Aunque se suele definir a Pázhitnov como el autor de un hit, él mismo ha destacado en diversas ocasiones que el Tetris fue el fundador de un nuevo género.

En este sentido, cualquier rompecabezas geométrico que se edite en la actualidad, desde Bejeweled a Candy Crush, en parte debe su éxito al mismo precursor, el “antiguo” juego soviético.

Alexéi Pazhitnov, en entrevista al sitio web Look at me, junio de 2014 

“Cuando estaba haciendo el diseño del juego, me daba miedo que fuera demasiado complicado. Creía que debía introducir cierto premio, conseguir puntos extra por algo, pero al crear cada nueva regla temía que los jugadores se confundieran. Si hiciera el juego ahora, lo haría así como es”.

Alexander Kuzmenko, director de Games.Mail.Ru, especial para RBTH:

“Tetris” no es solamente uno de los juegos más populares y reconocidos del mundo, es uno de los momentos raros, pero muy importantes, que componen el así llamado “código cultural ruso”. Junto con la matrioshka, cualquier persona que el Tetris fue inventado por los rusos”. El genial concepto fue inventado por tan solo una persona, Alexéi Pazhítnov, que se convirtió en un icono vivo de la industria de los videojuegos. Incluso ahora muchos de los así llamados desarrolladores independientes ponen a Alexéi como ejemplo, cuando les preguntan cómo una persona sola puede hacer un juego con éxito. Pazhitnov lo logró en los años 80 y cada uno lo puede conseguir ahora.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más