12 meses y 12 lugares para viajar a Rusia

27 de febrero de 2016 Natalia Pújova, RBTH
Un lugar para cada mes del año. El país más grande del mundo cuenta con innumerables destinos. RBTH propone algunas opciones de viaje.

Enero: Sochi

Foto: shutterstock Foto: shutterstock

Espere hasta que se terminen las vacaciones del Año Nuevo en Rusia, que se celebran durante los primeros días de enero para ir a las estaciones de esquí en Sochi. En esta época apenas hay colas y los precios del forfait bajan significativamente. Además, en enero las condiciones en las montañas son mucho mejores que en diciembre.

La ciudad es cálida gracias a la brisa proveniente del Mar Negro. El mismo día que desciende por las pistas llenas de nieve se puede echar un vistazo a las palmeras de la costa, algo que es muy bueno para la salud.

Febrero: Perm

Foto: Vladimir Chuprikov Foto: Vladimir Chuprikov

La región de Perm es el destino perfecto para los que buscan el verdadero invierno ruso. El paisaje local recuerda a una pintura en acrílico. Enormes ramas debajo de la nieve, con las cúpulas del convento de Belogorski (situado a 85 km de la ciudad) que sobresalen por encima. A causa del clima, la catedral se cubre de hielo y parece un castillo de azúcar sacado de un cuento de hadas.

Marzo: Kaliazin

Foto: shutterstock Foto: shutterstock

Marzo es el mejor momento de explorar para "Atlántida rusa". El hielo comienza a romperse en el río Volga en la región Tver y la Torre de Kaliazin medio hundida se erige asombrosa.

De camino a la pequeña ciudad de Kaliazin se recomienda comprar un pan hecho a base de jengibre y azúcar en el pueblo de Porechye y visitar las vecinas ciudades de Úglich y Myshkin. En Úglich se puede visitar el antiguo kremlin (fortaleza) y conocer las cámaras del rey, mientras que los museos privados de Myshkin son un buen entretenimiento para una tarde.

Abril: Zelenogradsk

Foto: shutterstockFoto: shutterstock

Con sus filas interminables de casas rurales Zelenogradsk ha sido un lugar de retiro desde principios del siglo XIX. Todo lo que tiene que hacer aquí es sentarse y esperar que el aire marítimo, con gran cantidad de minerales, mejore su salud.

Disfrute de la austeridad fría de la playa y no pierda la oportunidad de visitar la capital regional, Kaliningrado y el parque nacional de Curlandia donde hay unas mágicas dunas de arena.

Mayo: San Petersburgo

Foto: TASS / Yuri Belinski Foto: TASS / Yuri Belinski

Mayo es el momento en el que comienzan a funcionar las fuentes en Peterhof, una antigua residencia de los zares situada cerca de la capital cultural de Rusia. Este espectáculo majestuoso hace que cualquier viaje a San Petersburgo sea memorable. En mayo, Rusia se despierta del invierno y es el momento en el que la ciudad abunda la inspiración para músicos y poetas.

Junio: Kazán

Foto: Lori / Legion Media Foto: Lori / Legion Media

Kazán es una ciudad con un toque oriental y más de 1.000 años de historia. Hay que prepararse para dar largos paseos. El centro histórico es compacto así que no hay excusa para subirse a un autobús turístico. Después del paseo se pueden degustar los tradicionales postres tártaros.

Julio: Astracán

Foto: TASS/Vladimir Tyukaev Foto: TASS/Vladimir Tyukaev

En esta época empieza a florecer en la región de Astracán. No se puede olvidar de visitar el lago salado de Baskunchak. Sentirá que es como si aterrizara en otro planeta. Directores de cine parecen estar de acuerdo ya que vienen hasta aquí para aprovechar los paisajes surrealistas.

Agosto: Primorie y Kamchatka

Foto: Vadim Gippenreiter Foto: Vadim Gippenreiter

En la península de Kamchatka y en el territorio de Primorie las estaciones del año cambian un mes más tarde que en la Rusia europea. Agosto es temporada alta aquí y hay que hacer reservas con antelación. Las condiciones climáticas permiten explorar incluso los lugares más remotos. Los pescadores dicen que durante esta época del año los peces saltan del agua y caen directamente en sus manos.

Septiembre: Moscú

Foto: Lori / Legion MediaFoto: Lori / Legion Media

Septiembre en Moscú es como un caleidoscopio de eventos. Se celebra por todo lo alto el Día de la Ciudad y comienza el espectacular festival Círculo de Luz. Los teatros presentan nuevas funciones tras las vacaciones de verano y en los museos se inauguran las exposiciones más destacadas. Hay menos turistas que en verano, pero el tiempo es todavía favorable así que es un gran momento para alquilar una bicicleta y pasear junto al río y las zonas peatonales de la capital.

Octubre: Carelia

Foto: www.vengrov.ruFoto: www.vengrov.ru

Las vacaciones en Carelia son incomparables, si no fuera por los mosquitos provenientes de los más de 1.000 lagos de la región. Para evitarlo recomendamos visitar Carelia durante el período de ausencia de estos molestos insectos. En esta época los ríos aún no se han congelado y es la época perfecta para apreciar los saltos de agua en el norte y descender en kayak por las aguas bravas.

Noviembre: Yalta

Foto: shutterstockFoto: shutterstock

A diferencia de la mayoría de las ciudades rusas, Yalta no se hunde en el duro invierno en este mes. La ciudad cuenta con un otoño largo y suave y domina el mosaico de colores cálidos en las hojas de los árboles.

Diciembre: Krasnoyarsk

Foto: Slava Stepánov Foto: Slava Stepánov

En diciembre la ciudad siberiana de Krasnoyarsk cuenta con una gran cantidad de nieve para esquiar, practicar snowboard o snowkite en Bobrovo Log. Los bisontes, alces y osos del zoológico Royev Ruchéi juguetean, mientras que los inmensos pilares de piedra del Santuario de la Naturaleza de Stolbi se presentan como espectadores pasivos de las diversiones regaladas por el invierno. Para calentarse, hay que visitar la casa de té Yurta a orillas del río Yeniséi y disfrutar de una infusión humeante a base de hierbas y bayas siberianas.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook