Pueblos chechenos castigan a familias de sospechosos de terrorismo

21 de febrero de 2017 Gleb Fiódorov, RBTH
Desde principios de año en numerosos pueblos chechenos se han echado de sus casas a los familiares de sospechosos de terrorismo. Los expertos creen que este tipo de medidas no son las más eficientes contra el terrorismo yihadista.
Chechnya
En la ciudad de Grozni. Fuente: Reuters

Desde principios de año, en una serie de pueblos de Chechenia (se desconoce el número exacto, pero es más de una docena) se han visto reuniones en las que los lugareños expulsan a los familiares de los sospechosos de terrorismo.

Según Kavkazki Uziol, una web rusa especializada en Cáucaso, en estas reuniones han participado miembros del gobierno, fuerzas del orden público y clérigos.

Según Alexander Iskandariyán, directo de Instituto del Cáucaso, estas reuniones “tuvieron lugar por una serie de ataques contra la policía en diciembre y enero y por la insatisfacción general ante las formaciones clandestinas”.

La práctica de poner este tipo de presión sobre las familias de los rebeldes no es algo nuevo en Chechenia, declararon los expertos en RBTH. Estos métodos ya se utilizaron durante las dos guerras chechenas para intentar que los separatistas abandonasen el radicalismo.

Este tipo de prácticas continuaron incluso después de 2014, pero Vladímir Putin prohibió a Ramzán Kadírov que ejerciera este tipo de “castigos antes del juicio”. Kadírov escribió en Instagram: “Los tiempos en los que los padres no se hacen responsables de las acciones de sus hijos ha terminado. En Chechenia serán responsables”.

Los expertos consultados por RBTH creen que este tipo de reuniones multitudinarias reflejan el deseo de las autoridades chechenas por sistematizar estos desalojos. Los expertos son cautelosos y dudan de que este tipo de medidas vayan a ser efectivas contra los islamistas, ya que la situación actual difiere completamente de la que había en los años 90 y principios de la década del 2000.

La eficacia de las expulsiones

Grigori Shvédov, editor de Kavkazki Uziol, cree que esta presión sobre los familiares no será efectiva en la lucha contra el terrorismo porque actualmente la mayor amenaza terrorista e Chechenia proviene del Estado Islámico.

“La gente vinculada al Estado Islámico está rompiedo las relaciones con sus familiares y en la mayoría de los casos no creen que su familia vaya a apoyarles”, declaró a RBTH.

Aunque esta medida contradice la ley federal, podría funcionar en Chechenia, explica Alexéi Malashenko, investigador del Instituto del Diálogo de Civilizaciones. “La idea de responsabilidad colectiva sige vigente en las sociedades tradicionales. Se considera eficiente y podría detener el reclutamiento de nuevos terroristas”.

Malashenko cree que “no se puede decir que el desalojo de las familia de los militantes sea completamente horrible, aunque hay que admitir que podría ser contraproducente”.

Alexander Iskandaryán explica que el ejército israelí derriba las casas de los supuestos terroristas y sus familiares. Añade que este tipo de prácticas no ayudan a acabar completamente con el terrorismo.

“Estas personas no solo están dispuestas a matar sino también a morir”, dice el experto a RBTH. “Están emocionalmente absorvidos así que es difícil pararlos castigando a sus familiares, aunque en algunos casos podría funcionar”.

Grigori Shvédov considera que es necesario diferenciar entre el terrorismo de inspiración religiosa del Estado Islámico y el separatista checheno de los años 90.

“Durante las guerras chechenas la presión sobre las familias de los separatistas, incluidos los secuestros, ayudó a llevar a reputados militantes antes las fuerzas federales”, dijo Shvédov. “Pero el terrorismo separatista y el de motivación religiosa son diferentes. Para poder combatirlo es necesario utilizar herramientas diferentes”.

Cómo luchar contra el terrorismo

Shvédov cree que Rusia no debería dedicarse a la contrapropaganda del Estado Islámico en el Cáucaso Norte porque el grupo terrorista podría utilizarla en su beneficio.

Moscú debería empezar a hablar sobre “lo que realmente ocurre con el Estado Islámico basándose en información contrastada”, añadió.

“La propaganda es útil para el Estado Islámico, que trata de ser atractivo entre los jóvenes. Mientras tanto prospera la tortura. Por ejemplo, se priva a las mujeres de sus derechos más básicos”.

Los expertos creen que los jovenes chechenos deberían saber cuál es la verdadera cara del Estado Islámico.

Cómo lucha Rusia contra el terrorismo en el Cáucaso Norte

Iskandaryán cree que la lucha policial no es el único método para acabar con el terrorismo en el Cáucaso Norte. Rusia necesita resolver una serie de problemas sociales y religiosos que supondrán un proceso “largo, caro y difícil”. Según él, la mejor solución consiste en que los jóvenes tengan mas oportunidades para el desarrollo personal.

“Si los chicos quieren posar orgullosos con pistolas y los hombros anchos, hay que darles pistolas y un gimnasio”, dice Iskandariyán. “Necesitan un salario y oportunidades para mejorar socialmente. Deberían tener oportunidades para poder tener una satisfacción personal. ¿Quieren abrazar el islam? Hay que darles la interpretación correcta del islam”.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook