El Kremlin dice que audiencias sobre Rusia en EEUU afectan las relaciones

21 de marzo de 2017 Sputnik

Las audiencias sobre la supuesta interferencia rusa en las elecciones estadounidenses no contribuyen al desarrollo de las relaciones entre Rusia y EEUU, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Peskov indicó que esta polémica interna está lejos de ser "un aporte constructivo al desarrollo de las relaciones bilaterales" y señaló que el Kremlin prefiere "estar fuera de estos debates infructuosos".

"A lo mejor los mismos participantes de las audiencias (sobre la presunta interferencia rusa en las presidenciales de EEUU) se entramparon en el lío por esta situación, tratan de encontrar pruebas de sus propias conclusiones y cuando no las pueden comprobar ni confirmar, lo intentan de nuevo", dijo.

Comentando las informaciones divulgadas por la agencia Reuters sobre la visita a Moscú del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, el próximo 12 de abril, el portavoz de la presidencia rusa instó a "esperar a las declaraciones oficiales" de Washington.

El Comité de Inteligencia del Senado de EEUU celebró el 20 de marzo una audiencia sobre la presunta interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Durante esta audiencia el director del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey, confirmó que su agencia investiga los esfuerzos del Gobierno ruso para interferir en los comicios e instó a no sacar conclusiones antes de que termine la investigación.

A la vez la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA, por sus siglas en inglés) aseguró que no dispone de la información de una supuesta incidencia de Rusia en el conteo de votos durante las elecciones estadounidenses del año pasado.

Al término de esta audiencia, el mismo Trump alegó que “la historia rusa” sobre la interferencia en los comicios fue “inventada” por los demócratas para justificar una campaña presidencial “terrible”.

La próxima audiencia del Comité Selecto de Inteligencia del Senado de EEUU sobre el mismo asunto se celebrará el 30 de marzo.

En enero, el Comité publicó un informe en el que afirmaba que Moscú lanzó en 2016 una campaña destinada a socavar la confianza pública en el proceso democrático de Estados Unidos y a crear una corriente de opinión pública favorable hacia el entonces candidato presidencial Donald Trump.

Sin embargo, el informe no contiene pruebas de estas acusaciones y se basa solo en lo publicado por los medios rusos que cubrieron la carrera electoral.

El presidente ruso, Vladímir Putin, al referirse a ese informe dijo que no había nada que probase el interés de Rusia y que sus autores usaron un tono histérico para distraer la atención de su contenido.

También el canciller Serguéi Lavrov calificó de infundadas las acusaciones de Washington sobre la injerencia de Moscú en la campaña electoral estadounidense. 

Los intereses marcan el auge de las noticias falsas

+
Síguenos en nuestra página de Facebook