Rusia quiere recuperar dos propiedades confiscadas por EE UU

14 de febrero de 2017 Andréi Rézchikov, Vzgliad
¿Qué hará Donald Trump con los dos inmuebles utilizados por los diplomáticos a los que Obama prohibió acceder en una de sus últimas decisiones?
Rusia dachas
Uno de los inmubeles, situado en Upper Brookville, Long Island, Nueva York, EE UU. Fuente: Reuters

Rusia demanda que se le devuelva el derecho a poder utilizar dos propiedades para uso recreativo en EE UU y para ello recurre a argumentos basados en la ley internacional.

“Este territorio pertenece a la Federación de Rusia y consideramos que la prohibición para hacer uso de ellos es una violación directa de la Convención de Viena”, declaró Serguéi Kislyak, embajador de Rusia en EE UU.

El pasado 29 de diciembre se prohibió el acceso a estos dos inmuebles utilizados por los diplomáticos rusos para uso recretivo, en una de las últimas decisiones que tomó Obama. La medida también declaró a 35 diplomáticos rusos persona non grata.

¿A quién perjudica?

Inmediatamente después de la orden de Obama la policía acordonó los dos inmuebles. Uno de ellos está situado en Long Island, no lejos de Nueva York y era utilizado por los diplomáticos para hacer recepciones, como las del Día de la Victoria. La otra propiedad se encuentra en Maryland, cerca de Washington D.C., y también servía para celebraciones, entre otras fiestas infantiles de Año Nuevo.

Foto: ReutersFoto: Reuters

Kislyak declaró que, en el caso de la casa situada en las afueras de Nueva York, EE UU estaba violando sus obligaciones como anfitrión de la ONU. “Esta decisión es tan inaudita que es alucinante”, declaró el embajador. “Conviene recordar que nunca se ha cancelado el principio de reciprocidad entre ambos países”.

Por su parte, la embajada de EE UU tiene en propiedad varios edificios en Moscú y fuera de la ciudad. Cuando las autoridades rusas barajaban la posibilidad de una respuesta se planeó restringir el acceso a dos propiedades en Moscú, una dacha en Serebriani Bor y una nave en Biryulevo. El primer edificio se utiliza para celebrar las festividades estadounidenses, como el Día de Acción de Gracias o el Día de la Independencia. Hasta el momento hay poca información sobre el uso del complejo en Biryulevo.

Violación de la Convención de Viena

Dmitri Labin, profesor de derecho internacional en el Instituto Estatal de Moscú de Relaciones Internacionales, se pregunta por qué esta cuestión surge ahora y no ocurrió en diciembre, cuando se tomaron estas medidas.

“Desde el punto de vista de la legislación internacional, las sanciones de EE UU contra otro estado soberano son ilegales”, explica Labin. “El orden mundial todavía se basa en la igualdad entre estados soberanos y la ley internacional no proporciona los motivos para que un país castigue a otro”.

Labin añadió que la Carta de las Naciones Unidas contempla la posibilidad de sanciones como una medida colectiva aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. En un caso extremo un país las puede utilizar como medida de autodefensa.


“En este caso no era ninguna de estas opciones”, explicó Labin. “La Convención de Viena en las relaciones diplomáticas se adoptó precisamente para asegurar que hubiera una interacción normal entre países. Los inmuebles y las propiedades que pertenecen a una misión diplomática están bajo la protección de la ley internacional, en concreto la Convención de Ginebra. No permite ningún tipo de limitaciones, incluida la confiscación de propiedad. Esto es una clara violación de la Convención de Ginebra”.

“Si dos países tienen un desencuentro, hay que establecer unas negociaciones y formar un comisión para resolver los asuntos complejos y, como último recurso, las disputas se pueden resolver en un tribunal”, añade.

Trump y posibles concesiones

Viktor Olévich, experto en estudios de EE UU, declaró que si la Administración Trump decide volver a entregar estas propiedades a Rusia, sería una señal positiva, pero nadie espera que ocurra a corto plazo.

“El restablecimiento del derecho de uso de estas propiedades sería un gesto simbólico por parte de la nueva administración, y mostraría que Washington está realmente interesado en mejorar las relaciones”, declaró Olévich.

El experto también afirmó que las declaraciones de Kislyiak se producen en un momento en el que su mandato está a punto de finalizar y será reemplazado por un diplomático más duro”, lo más probable que sea Anatoli Antónov, que tuvo varios cargos en el Ministerio de Defensa. 

+
Síguenos en nuestra página de Facebook