“Rusia ocupa un lugar distinto tras la victoria de Trump”, Ian Bremmer

12 de enero de 2017 Eurasia.Expert
El presidente de Eurasia Group y gurú de riesgos políticos Ian Bremmer comenta el informe Top Risks 2017 publicado recientemente por Eurasia Group.
Ian Bremmer
Ian Bremmer

- Cree que el 2017 será un año de “recesión geopolítica”. ¿Cuál será el punto decisivo de esta tendencia? ¿Debemos hablar de un mundo multipolar o “apolar”?

- Se trata definitivamente de un orden apolar que podemos llamar “G-cero” para distinguirlo de cualquier opinión engañosa, como que el G7 posea la misma influencia que hace una década o como que el G20 es una institución funcional. Un orden apolar ha creado ahora una recesión geopolítica. No es algo sostenible a largo plazo en términos históricos, pero por el momento ningún país o alianza de países puede desempeñar el papel de liderazgo que ha dejado libre EE UU.

Los europeos se enfrentan a decenas de desafíos, tanto internos como externos. China tiene influencia económica en todo el mundo, pero su capacidad de proyectar su poder duro sigue estando limitada a su región.

Rusia es un importante participante, en el plano militar y económico, dentro del espacio de la antigua URSS (excepto los países del Báltico). También es un participante en la situación de Oriente Medio. Pero no tiene el poder militar de la URSS, aliados capacitados o atractivo ideológico. Lo único que nos queda es un mundo con cada vez menos liderazgo global. Hoy en día nadie hace cumplir las leyes a medida que estas van probándose.

- En el informe Top Risks 2016, Putin aparece mencionado diez veces (en 2017 solo cuatro), y Rusia aparece 21 veces (en 2017 solo 10). ¿Significa esto que Rusia ya no es la principal amenaza para Occidente?

- Rusia ocupa un lugar distinto tras la victoria en las elecciones de Donald Trump. Trump quiere un nuevo acercamiento y, al menos durante los próximos años, es muy probable que lo consiga.

Eso no significa que Rusia no vaya a amenazar o a trabajar para debilitar a otros países de Occidente. Las elecciones en Francia, Alemania y Holanda brindan nuevas oportunidades al Kremlin para crear problemas. Ucrania, los países del Báltico y Polonia seguirán en el punto de mira. Pero Putin podría ganar terreno ahora evitando el conflicto con Washington en lugar de provocarlo.

Trump y Putin se encontrarán cara a cara en asuntos como el de Siria y las amenazas terroristas.

Trump también provocará a los demás países en 2017. Rusia tendrá menos confrontaciones.

- El hecho de que EE UU y Rusia tienen diferencias casi irreconciliables sobre el futuro del espacio postsoviético (Ucrania, OTAN) es ya un lugar común. ¿Serán capaces de alcanzar un acuerdo sobre Ucrania Putin y Trump? ¿Qué tipo de acuerdo podría ser?

- Esto es mucho más probable que durante el mandato de Obama. El presidente Obama muestra su apoyo a la autodeterminación de Ucrania, pero nunca ha estado preparado para aceptar los costes y riesgos de las acciones que podrían haber marcado realmente la diferencia. Convencer al Congreso de introducir sanciones contra Rusia es algo muy fácil. Pero Trump no ve la utilidad de que EE UU defienda activamente a un país sobre el que ni sabe nada ni se preocupa cuando Putin podría estar ayudando a hacer frente al terrorismo.

Incluso es posible que Trump reconozca Crimea como parte de Rusia. Dudo que Trump levante las sanciones de la nada. Pero probablemente cambie el paradigma de los acuerdos de Minsk hacia un enfoque más progresivo en el que los pequeños pasos puedan llevar a debilitar poco a poco las sanciones.

Es decir, yo no veo necesariamente un acuerdo, pero sí una reducción de las sanciones.

- Según sus estimaciones, ¿cuál es la probabilidad que veamos otra salida de la UE en 2017?

- La probabilidad es extremadamente baja a menos que la crisis económica de Grecia explote. El proceso del Brexit no ha hecho más que empezar e incluso la victoria de Marine Le Pen en Francia no provocará un abandono de la Unión Europea pronto, porque su partido no tendrá el peso en la Asamblea Nacional o en el Senado para conseguir un referéndum. Lo mismo sucede en Italia. Unas elecciones tempranas podrían llevar al Movimiento 5 Estrellas a la victoria, pero estos no podrán formar gobierno. Dicho esto, Europa se verá más debilitada y fragmentada a finales de año, porque será un año brutal debido a las elecciones en Francia, Holanda, Alemania y puede que también en Grecia e Italia.

Publicado originalmente en Eurasia.expert.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook