Medios rusos: demonización de Putin causa para la victoria de Trump

10 de noviembre de 2016 Ígor Rozin, Informe combinado
Los medios de comunicación rusos han dado una amplia cobertura a los resultados de las elecciones estadounidenses intentando explicar la victoria de Trump y la derrota de Clinton. Al mismo tiempo, muchos dudan de que las relaciones con Rusia vayan a cambiar radicalmente.
demonización de Putin causa para la victoria de Trump
Apuntan al distanciamiento entre políticos y ciudadanos. Fuente:Vyacheslav Prokofyev/TASS

Trump se posicionó como un candidato anti establishment y, a pesar de que todos los sondeos daban ventaja a Clinton, fue capaz de atraer a los electores descontentos con el gobierno, se comenta en el periódico online ruso Gazeta.ru.

“Algunas cuestiones, como el apoyo al sistema liberal internacional, la propagación de la democracia, la contención de Rusia y la representación de Vladímir Putin como el centro de todo el mal que hay en el mundo, no parecen preocupar demasiado al votante medio, según demuestran los resultados de las elecciones”, declara a Gazeta.ru Dmitri Súslov, director de programas del club Valdái y director adjunto del Centro de Estudios Integrales Europeos e Internacionales de la Escuela Superior de Economía.

“Estos resultados muestran una profunda división entre el gobierno y la población estadounidense –añade el experto-. La élite estadounidense deberá sacar algunas conclusiones de esto y todo parece indicar que el sistema político se reformará. La victoria de Trump supone una colosal conmoción que no puede pasarse por alto y  esperar que dentro de cuatro vuelva a estar como antes”.

A pesar de que Trump era el candidato oficial a la presidencia de los republicanos, la dirección del partido lo considera un intruso y durante mucho tiempo se negó a apoyarlo. El expresidente George Bush, así como otros representantes de la dirección de su administración, ignoraron el congreso del partido en el que Trump fue nombrado candidato a la presidencia.

Según muchos expertos, la victoria de Trump provocará, o bien un cambio de formato, o bien un cisma en el partido más antiguo de Estados Unidos.

A Trump le será difícil encontrar puntos en común con el establishment, del que se ha convertido en una parte, ya que no tiene a personas cercanas en él ni dispone de un equipo preparado para llevarse a la Casa Blanca.

Trump será el presidente de más edad de Estados Unidos (tiene 70 años), aunque se encuentra en buena forma física.

La victoria de Trump podría ser una señal para la mejora de las relaciones con Moscú.

Texto abreviado. Publicado originalmente en Gazeta.ru.

La mejora de las relaciones con Rusia no es evidente

Sin embargo, aunque muchos políticos rusos afirmaban inicialmente que Donald Trump era el candidato más ventajoso para Rusia, el director del comité de la Duma Estatal para los asuntos internacionales, Leonid Slutski, ha declarado que “la situación de las relaciones ruso-estadounidenses sigue siendo muy preocupante”.

“Nosotros seguimos esperando, aunque no demasiado convencidos, una respuesta del Senado y de la Cámara de Representantes de EE UU a la propuesta de celebrar una reunión con los representantes de las cuatro comisiones de asuntos internacionales para debatir la situación que se ha formado”, declara Slutski.

El representante adjunto del comité de la Duma para asuntos internacionales, Dmitri Novikov, declaraba también que no cabe esperar cambios justo después de la victoria de Donald Trump.

“La victoria de Trump es una señal de que en EE UU se han acumulado varios problemas –declara el experto en una entrevista para Kommersant-. Hillary Clinton encarna la continuación del rumbo actual de la política estadounidense, por lo que el nuevo resultado implica el deseo de cambiar algo. Sin embargo, la segunda parte del problema consiste en que Trump será presidente de su país y deberá trabajar con la élite gobernante. Por ahora es pronto para esperar que se produzcan cambios radicales en la política de la Casa Blanca. La aparición de una nueva figura es una buena oportunidad para EE UU de salir de las distintas trampas que aparecieron durante el periodo anterior, y de salir de ellas con dignidad. Trump podría corregir algunas líneas en política exterior y ello no se verá como una derrota dolorosa, sino más bien al contrario, como un refuerzo de las posiciones de EE UU en el ámbito internacional”.

Serguéi Mirónov, del partido socialdemócrata Rusia Justa, comparte este punto de vista. “Una cosa son las declaraciones de los candidatos y otra la vida real”, comenta Mirónov refiriéndose a las promesas electorales de Donald Trump de restablecer sus relaciones con Rusia. No obstante, Mirónov cree que la legislatura de Trump “será una nueva página en la historia de las relaciones entre Rusia y EE UU”.

Texto abreviado. Publicado originalmente en ruso en Kommersant

+
Síguenos en nuestra página de Facebook