Privatización de Rosneft muestra el interés internacional por activos rusos

9 de diciembre de 2016 Alexéi Lossan, RBTH
El gobierno ruso ha decidido vender el 19,5 % de las acciones de la mayor petrolera estatal rusa, Rosneft, a un consorcio formado por el operador de trading suizo Glencore y la fundación catarí Qatar Investment Authority. Tal y como informó Vladímir Putin tras su reunión con el director de la empresa, Ígor Sechin, El importe de la transacción asciende a 10.500 millones de euros.
Vladimir Putin con Ígor Sechin, presidente de Rosneft
Cataríes y suizos compran el 19,5% de la mayor petrolera del país. Vladímir Putin con Ígor Sechin. Fuente:Alexéi Druzhinin/RIA Novosti

El acuerdo ha tomado por sorpresa al resto de empresas del sector. Inversores chinos e indios figuraban hasta ahora como compradores potenciales de estas acciones aunque exigían participar en la dirección de Rosneft. De hecho, la empresa rusa únicamente estaba dispuesta a aceptar una compra de sus propias acciones, el llamado buy-back. El exministro de Desarrollo Económico, Alexéi Uliukáiev, se mostraba en contra de esta opción. El político fue arrestado en noviembre acusado de extorsionar a Rosneft.

“El hecho de que una transacción de semejante envergadura se haya llevado a cabo demuestra el gran interés de los inversores internacionales por los activos petroleros y gasísticos de Rusia. Esto también demuestra el atractivo del mercado de valores rusos para la inversión en general y el interés estratégico por parte de los mayores inversores extranjeros”, comenta el director de la sección de análisis de Russ-Invest, Dmitri Bedenkov.

Los nuevos accionistas

Tras el cierre de la transacción, el Estado conservará un 50 % más tres acciones de Rosneft, su principal socio europeo, la empresa británica BP, tendrá un 19,5 %, y Qatar Investment Authority y Glencore tendrán un 9,75 % cada una. El resto de las acciones de la empresa se venden en bolsa.

“En esta situación, la directiva de Rosneft ha conseguido lo imposible: atraer a inversores extranjeros, algo que ya nadie esperaba. Y lo más importante, cumplir todas las condiciones especiales”, comenta el experto analista de Finam Alexéi Kalachov.

Según Kalachov, la transacción no se cerrará por un precio inferior al exigido. Las acciones se han vendido a un precio de unos 200 millones de euros por debajo del precio de mercado, pero al mismo tiempo se ha logrado cumplir con el indicador de precio mínimo exigido previamente, comenta el socio gestor de Kirikov Group Daniil Kirikov. Además, Rosneft consigue unos accionistas de cartera que no intervendrán en la dirección de la empresa.

El impacto en el mercado

Gracias a este acuerdo, el presupuesto ruso cerrará con un déficit del 3 % del PIB. “La compra de acciones rusas por un inversor extranjero siempre es una buena noticia. Además, en este caso se trata de dinero occidental, algo digno de destacar en el marco de las sanciones existentes”, comenta el director de operaciones en el mercado de valores ruso de Freedom Finance, Gueorgui Váschenko.

Hace un año el Kremlin contaba con obtener de la venta de acciones un beneficio de 500.000 millones de rublos (7.900 millones de dólares), según Kirikov. Según el experto, el consorcio pudo ofrecer como bonificación adicional a Rusia la firma de un acuerdo de cinco años para el suministro de petróleo: el precio total de este contrato podría ascender a 20.000 millones de dólares.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook