Valentina Shevchenko, la luchadora rusa que se mudó a Perú

16 de noviembre de 2016 Román Mazúrov, para RBTH
Nació en las montañas de Asia Central y vive en la selva del Amazonas, pero se considera rusa. Le gusta el baile, el tiro y el surf. Pero su verdadera pasión son las artes marciales.
Valentina Shevchenko
La pelea entre Valentina Shevchenko (a la derecha) y Holly Holm. Fuente:AP

La joven Valentina Shevchenko comenzó a ganar fama este verano cuando ganó de forma inesperada a una de las mejores luchadoras de la UFC, Holly Holm. Para Valentina este era su tercer combate en el campeonato de MMA más prestigioso del mundo, pero no se dejó amilanar por su condición de novata en las artes marciales mixtas ni por las medallas de su rival. Hace poco Holly Holm derrotó hábilmente a Ronda Rousey, una luchadora que hasta ahora parecía invencible, por un KO provocado por una dura patada en la cabeza.

Shevchenko, 17 veces campeona del mundo de boxeo tailandés, se ha adaptado rápidamente a este nuevo deporte, aunque no da especial importancia a su sensacional victoria. “En realidad, Holm es una rival cómoda para mí. Mi hermana Antonina es de la misma estatura que ella y también trabaja en el gimnasio conmigo. Por eso cuando me preparaba imitamos el modo de luchar de Holly Holm. Ella tampoco cambió nada especial en su técnica, y la mía resultó ser mejor”.

Una nueva casa en Perú

A diferencia de su hermana, que prefiere el boxeo tailandés (ganó el último campeonato del mundo en Suecia), Valentina decidió cambiar drásticamente de carrera y pasar al mundo de las artes marciales mixtas. De todos modos, cambiar radicalmente de vida no es algo nuevo para ella.

Shevchenko comenzó a dedicarse al boxeo tailandés en su país natal, Kirguistán. En la UFC participa con nacionalidad de este país, aunque también tiene nacionalidad rusa y peruana. Algunos de los títulos en boxeo tailandés los ganó bajo la bandera de Rusia, cuando vivía en Sochi, pero según ella, su hogar está en Perú.

Valentina Shevchenko / Archivo PersonalValentina Shevchenko / Archivo Personal

La deportista se mudó a Latinoamérica en 2008 por iniciativa de su entrenador, Pável Fedótov. Shevchenko adora su nuevo hogar: “Es una línea ininterrumpida de playas amplias, montañas y, por supuesto el río Amazonas. Este es uno de esos lugares que se conservan en su mayor parte salvajes. En la mayor parte de los lugares del Amazonas es imposible desplazarse en coche, no hay caminos. A estos sitios solo se puede llegar en barco o en avión. Allí, en una de esas aldeas, compramos un pequeño terreno con una casa que se convirtió en nuestro lugar de entrenamiento”.

Valentina Shevchenko / Archivo PersonalValentina Shevchenko / Archivo Personal

Generalmente los luchadores perfeccionan su técnica en Brasil o en Tailandia, países donde existe una fuerte tradición de artes marciales, pero para Shevchenko Perú ha resultado ser un país perfecto para entrenar. Durante el primer año se enfrentó a las luchadoras locales y organizó seminarios en distintas salas de artes marciales del lugar.

En Perú pudo encontrar tiempo para dedicarse a otra de sus grandes aficiones: el baile. “Empecé a practicar el baile y las artes marciales casi al mismo tiempo. Cerca de nuestra casa había un club de juventud y allí comencé a asistir a bailes populares. Mi madre también iba conmigo”, cuenta Shevchenko.

En Perú participó en un reality show para bailarines. “Era un concurso de cinco bailarines. A cada uno se le daban dos días para ensayar. El jurado era muy estricto. Pero mi compañero y yo ganamos las cinco fases y compartimos el primer puesto con una pareja de brasileños. Y después en casi todas las fiestas de Perú nos invitaban a actuar durante los conciertos”, comenta la deportista.

El apodo de la luchadora (Bullet) hace referencia a otro de los hobbies de Valentina. El apodo surgió mucho antes de que la deportista comenzara a interesarse por el tiro, convirtiéndose en una especie de profecía.

Valentina Shevchenko / Archivo PersonalValentina Shevchenko / Archivo Personal

En 2013 Shevchenko quedó segunda en una de las etapas del campeonato de tiro de Perú. Por ironías del destino, ese mismo día se vio obligada a poner en práctica sus habilidades durante un tiroteo contra unos ladrones en un restaurante.

El descanso y el trabajo son inseparables

Valentina no tiene grandes dificultades para compaginar su vida y su trabajo: puede entrenar donde quiera, en la playa o una cabaña en medio de la selva. “Nosotros no distinguimos entre el tiempo para trabajar y el tiempo para descansar. Viajamos mucho, entrenamos en distintos gimnasios y en la naturaleza… En Perú practicamos surf en las olas del océano, en el Amazonas nos subimos a una lancha a motor y recorremos sus infinitos ríos y selvas durante varios días. Dormimos en hamacas y entrenamos en la cubierta de la lancha”.

Lea más:

En el mundo contemporáneo sigue siendo casi increíble que una chica guapa pueda ser a la vez una importante luchadora de uno de los tipos de artes marciales más duros que existen. La campeona de Rusia de boxeo tailandés Anastasia Yankova ha intentado acabar con ese mito.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook