“Rusia y la OTAN deben cooperar en Afganistán”

Hacia finales de 2014, el contingente principal de las la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) debería abandonar sus bases en el país. Rusia también sigue el desarrollo de los acontecimientos. Nikolái Bordiuzha, secretario general de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), explica en una entrevista el papel de la Federación.
El secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, se ha mostrado muy crítico con Rusia en las últimas semanas. Fuente: Reuters
El secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, se ha mostrado muy crítico con Rusia en las últimas semanas. Fuente: Reuters

Se acerca la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán. ¿Cómo valora los resultados de su estancia en el país?

Existe una opinión general, no mía, sino de la comunidad de expertos, que asegura que la misión ha resultado ser un fracaso. No sólo lo piensan los expertos de la OTSC, sino también el gobierno de Afganistán. Las autoridades aseguran que la misión ha sido un fracaso, que los objetivos que se marcaron cuando los enormes contingentes de tropas occidentales entraron en el país no se han cumplido.

La razón principal de ello, en mi opinión, es que a diferencia de las tropas soviéticas, que intentaron restablecer la paz, crear algún tipo de infraestructura, de esfera social y prestar ayuda económica al pueblo afgano, Estados Unidos y la OTAN únicamente resolvieron tareas militares por la vía militar. Y en muchos casos por la fuerza.   

OTSC

La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva agrupa a  Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán. El tratado se firmó en 1992 con el objetivo de luchar contra el terrorismo y el crimen organizado. Azerbaiyán, Georgia y Uzbekistán formaron parte pero se retiraron.

¿Qué amenazas y riesgos supone la salida de las tropas de la coalición para los países de Asia Central y para Rusia? ¿Qué medidas se propone tomar la OTSC para detener o reducir el potencial de estos riesgos?

En la actualidad nosotros observamos cuatro particulares principales en Afganistán.

La primera es la zona de inestabilidad en sí. La segunda es el territorio en el que se encuentra una gran cantidad de agrupaciones militares de distintas organizaciones extremistas. La tercera son los campamentos de preparación militar. Y la cuarta es el narcotráfico

Ni siquiera hablo sobre los talibanes, no hablo tampoco sobre muchos otros problemas que aparecerán inevitablemente tras la retirada de las tropas. Pero los cuatro factores principales que afectan a la seguridad de los países fronterizos, incluida Asia Central, siguen siendo estos.

¿Qué es lo que no esperamos? No esperamos una invasión a gran escala. No creemos que hoy en día Afganistán esté en posesión de unas fuerzas que puedan reunir a miles de grupos militares para someter a Tayikistán, al sur de Kirguistán o a otras regiones. Pero yo estoy convencido de que habrá intentos de penetrar en estos países, ya se han dado casos.

Durante el último medio año, el número de enfrentamientos en la frontera entre Tayikistán y Afganistán se ha incrementado significativamente. Ha habido intentos por parte de criminales armados de cruzar la frontera estatal de Tayikistán, ha habido también narcotráfico e incluso formaciones de criminales que ya han penetrado en otros ámbitos como, por ejemplo, la política. 

Las tropas estadounidenses y de otros países de la OTAN que se encuentran en el país no han tratado realmente el problema del narcotráfico. ¿Por qué?

Por supuesto, para nosotros la guerra contra el narcotráfico es una prioridad.

Estamos llevando a cabo varias operaciones en este sentido y coordinamos nuestras acciones con todos nuestros aliados. Estamos desarrollando nuevas fuerzas especiales para tratar con los puntos de tráfico de narcóticos más difíciles de controlar.

Además, según una iniciativa aprobada por nuestros presidentes, la OTSC está creando un Centro de Operaciones Especiales Antinarcóticos.

Pero usted me ha preguntado por qué la OTAN no ha luchado contra la producción de narcóticos en Afganistán.

En mi opinión, esta tarea no se impuso como algo prioritario al contingente de la ISAF para no crearles todavía más problemas. Porque si, además de los talibanes, hubieran tenido que enfrentarse a la mafia del narcotráfico, que cuenta con muchos grupos armados y con una gran cantidad de medios económicos, creo que les habría ido todavía peor. 

Ahora que Estados Unidos y la UE, donde se encuentran la mayoría de los países miembros de la OTAN, han anunciado las sanciones económicas Rusia, ¿debe Rusia continuar su cooperación con ellos sobre Afganistán?

Yo considero que no debemos cerrar ni detener nada ni dejar de aprovechar las posibilidades que tenemos para la colaboración. Espero sinceramente que toda esta ola antirrusa que ha invadido Occidente pase pronto.

Debemos cooperar con todas las partes que estén interesadas en normalizar la situación en Afganistán. Debemos ofrecer asistencia a los contingentes de la OTAN en tránsito, esta es mi opinión. Ellos están cumpliendo con una misión correcta, han intentado garantizar la estabilidad en Afganistán. Los militares que dependen directamente de este tránsito no son culpables de nada. Han cumplido de forma absolutamente honesta su tarea, para mí estos hombres son dignos del mayor respeto. Han actuado en unas condiciones muy complejas y en situaciones extremas. 

Artículo publicado originalmente en ruso en ITAR-TASS.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook