Kosyguin, el estadista soviético que movilizó la industria ante los nazis

23 de noviembre de 2016 Alexéi Timoféichev, RBTH
La exposición titulada “El fenómeno Kosyguin” cuenta la historia del destacado estadista soviético. Su época se corresponde con casi todo el periodo de la existencia de la URSS.
Alexei Kosygin
Kosyguin en el Kremlin. Fuente:Yakov Khalipa / TASS

Nacido en una familia obrera de Petrogrado, Alexéi Kosyguin logró hacer una carrera vertiginosa en la Unión Soviética. Después de servir en el Ejército Rojo y trabajar en el sistema de cooperación en Siberia, Kosyguin se licenció en un instituto textil de Leningrado. Durante un tiempo trabajó como director de una fábrica textil y en 1938 fue escogido como Presidente del Comité Ejecutivo de los Soviets de Diputados Obreros, algo que le convertía en el líder de la segunda ciudad más importante de la URSS después de Moscú.

Al año siguiente se convirtió en ministro (entonces este cargo se llamaba “comisario del pueblo”) de la industria textil. En aquel momento Kosyguin solo tenía 35 años.

Al rescate de la industria durante la guerra

Las habilidades administrativas de Kosyguin se hicieron evidentes durante la Segunda Guerra Mundial. Varios días después del inicio de la guerra fue nombrado director adjunto del Consejo de Evacuación del Gobierno. Este consejo tenía ante sí una misión de vital importancia: evacuar miles de fábricas al este del país desde las zonas de la URSS que podían ser ocupadas por las tropas de Hitler.

La URSS logró resolver con éxito esta compleja tarea: en 1942 se habían trasladado al este 2.500 fábricas, muchas de las cuales comenzaron a funcionar prácticamente de cero una vez montadas en su nueva ubicación. Según los historiadores, Kosyguin tuvo un gran mérito en esta misión.

Kosyguin recibe un título honorífico por parte de los indios. Vancouver, 1971 Archivo privado

Kosyguin recibe un título honorífico por parte de los indios. Vancouver, 1971

Iósif Stalin y Kosyguin en el Kremlin. 1947 Archivo privado

Iósif Stalin y Kosyguin en el Kremlin. 1947

Encuentro con mineros de la mina Mayak. Norilsk, 1968 Archivo privado

Encuentro con mineros de la mina Mayak. Norilsk, 1968

Durante una visita a la reina Isabel II. De izquierda a derecha: Kosyguin, la reina Isabel II, la hija de Kosyguin Liudmila Gvishiani, el príncipe Felipe. 12 de febrero de 1967 Archivo privado

Durante una visita a la reina Isabel II. De izquierda a derecha: Kosyguin, la reina Isabel II, la hija de Kosyguin Liudmila Gvishiani, el príncipe Felipe. 12 de febrero de 1967

Kosyguin se reunió con Yasir Arafat durante su gira por los países del Oriente Próximo y el norte de África. Mayo, 1975 Archivo privado

Kosyguin se reunió con Yasir Arafat durante su gira por los países del Oriente Próximo y el norte de África. Mayo, 1975

 
1/5
 

El camino de la Vida

En enero de 1942 Kosyguin fue enviado a Leningrado, que se hallaba sitiada por las tropas alemanas y finlandesas. Allí debía organizar la evacuación de cientos de miles de habitantes de la ciudad y garantizar el abastecimiento para sobrevivir al bloqueo.

Kosyguin participó en la creación del Camino de la Vida: un camino que atravesaba el lago Ládoga congelado, la única vía que unía la ciudad con el continente. La aparición del Camino de la Vida permitió enviar alimentos a los hambrientos ciudadanos y evacuar a los más débiles. El Camino de la Vida era una travesía mortalmente peligrosa, ya que los aviones y la artillería nazis lo bombardeaban constantemente. A menudo los vehículos se hundían en las grietas que se abrían en el hielo. Sin embargo, no había alternativa.

Gracias al Camino de la Vida se logró evacuar de la ciudad a más de medio millón de personas. Por el lecho del lago también se construyó un oleoducto por el que es enviaba a la ciudad el combustible necesario. Muchos cuentan que Kosyguin se enorgulleció toda su vida del Camino de la Vida.

La simpatía de Stalin

Al terminar la guerra, las habilidades administrativas de Kosyguin fueron muy valoradas y ocupó varios puestos en el gobierno. Al parecer, Stalin le profesaba gran simpatía y ya en 1940 lo nombró como su segundo. Muchos aseguran que fue precisamente el cariño de Stalin lo que libró a Kosyguin de las represiones.​

Al mismo tiempo, el nieto del político, Alexéi Gvishiani, opina que su abuelo “era necesario al gobierno, al régimen, por su pragmatismo y su habilidad para llevar a cabo tareas concretas en el ámbito de la economía y conseguir resultados concretos. Nadie más tenía esta habilidad”.

Durante el gobierno de Jruschov, Kosyguin primero lo apoyó en la lucha interna del Partido, aunque más tarde se acercó a los oponentes del primer secretario. Cuando Jruschov fue destituido, Kosyguin asumió el cargo de Presidente del gobierno soviético. Este puesto lo ocupó prácticamente hasta su muerte en 1980. Como presidente batió un récord especial: Kosyguin se mantuvo en el cargo más que ningún otro líder en toda la historia de Rusia desde principios del siglo XX.

Cinco años de oro

Al convertirse en presidente en 1964, Kosyguin intentó reconstruir la planificación económica soviética introduciendo algunos elementos del mercado. Intentó que las empresas fueran más independientes, es decir, que estas tuvieran la posibilidad de establecer relaciones con proveedores y consumidores y a quedarse con una parte de los beneficios.

El efecto de sus reformas no se hizo esperar demasiado: el periodo de reformas, la segunda mitad de los años 1960, fue una de las épocas con mayor ritmo de crecimiento de la economía soviética. Estos cinco años entre 1966 y 1970 se consideran una época dorada.

Sin embargo, estas reformas tenían un lado negativo: al no poder subir los precios (el control seguía estando en manos del Estado), las empresas redujeron su inversión en producción y subieron los salarios. Además, subió la inflación debido al aumento de los ingresos de la población. Por esta razón, la reforma de Kosyguin fue revirtiéndose paulatinamente, aunque la experiencia de estas reformas volvió a ponerse en práctica a mediados de los años 1980, durante la perestroika.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook