El secretismo que rodea a la muerte de Lenin

31 de octubre de 2016 Marina Pozdniakova, para RBTH
Los científicos plantean nuevas versiones sobre las verdaderas causas motivos de la muerte del líder de la revolución bolchevique. RBTH habla con especialistas para conocer más sobre las nuevas versiones. Gran cantidad de documentos siguen clasificados hasta el día de hoy.
muerte de Lenin
Casi un siglo después sigue habiendo documentos clasificados. Fuente:Reuters

Según la versión oficial el político sufrió durante mucho tiempo de ateroesclerosis cerebrovascular, lo cual conllevó a una apoplejía. “La ateroesclerosis cerebral junto con la calcinación de las arterias cerebrales es un fenómeno que se da en casos muy contados — relata RBTH Philip Mackowiak, profesor del centro médico de Baltimore, en el Estado de Maryland —, sobre todo si tenemos en cuenta que Lenin no tenía predisposición a la aparición de enfermedades cerebrovasculares. No tenía hipertensión, diabetes y tampoco fumaba”.

Los historiadores sitúan el inicio de los problemas de salud de Lenin en 1921. Para entonces la guerra civil, que había comenzado tras la revolución, terminó con la victoria del Ejército Rojo. En el país reinaban el hambre y el caos. El líder sufría constantes dolores de cabeza, insomnio y desmayos.

Hacia 1922 su salud empeoró y tenía problemas para hablar y escribir. Poco después se le paralizó la parte derecha del cuerpo. Falleció en 1924 a los 53 años. La causa oficial de la muerte fue un  derrame cerebral, pero el motivo sigue siendo desconocido actualmente.

Lev Lurié, historiador petersburgués y periodista, y Philip Mackowiak, neurobiólogo de la Universidad de California, siguen preguntándose cómo se obstruyeron las arterias cerebrales del líder revolucionario. Según afirmaron testigos, durante la autopsia las arterias producían sonidos cuando golpeaban con las pinzas. El porqué siguió siendo un secreto.

La parálisis como consecuencia de una mutación

En 2011 la doctora Cynthia St. Hilaire achacó la causa de la ateroesclerosis prematura de Lenin a la mutación del gen NT5E. Los científicos suponen que el político podría haber sufrido mutaciones del organismo que tuvieron como consecuencia la parálisis y, como resultado, la muerte prematura.

“Suponemos que estamos ante un caso poco común de mutación hereditaria por parte de padre, pues su progenitor murió en condiciones similares. Quizás su papel de líder de la revolución mundial también afectó en el desarrollo de la ateroesclerosis cerebrovascular prematura”, argumenta Mackowiak.

El historiador Lurié no descarta otras causas. En su libro 22 muertes, 63 versiones contempla otras hipótesis. Entre ellas, el envenenamiento del líder por orden de Stalin. Lurié considera que Stalin seguía fielmente las instrucciones de Lenin y mantenía una relación cordial con su familia hasta que empezó a intentar ostentar un cargo político propio.

El historiador relata que Lenin, en los momentos de más angustia de la enfermedad, le pidió veneno a Stalin, quien le prometió hacerse con cianuro potásico. Hay varios documentos que lo corroboran. Sin embargo, no se llevaron a cabo análisis toxicológicos que hubieran podido desvelar si el organismo de Lenin contenía veneno.

Según otra versión del historiador, Lenin podría haber muerto por sífilis. De hecho, incluso después de haber anunciado que la causa oficinal de muerte era ateroesclerosis cerebrovascular, algunos médicos intentaron repetidamente realizar un segundo examen médico. La enfermedad, de transmisión sexual, pudo haber provocado la apoplejía, según Lurié. Sin embargo, como había anunciado antes Winters, los síntomas del líder y los resultados de la autopsia refutan esta teoría.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook