La situación en Venezuela afecta a los intereses de Rusia

12 de noviembre de 2016 Eugene Bai, Russia Direct
La actual confrontación entre los chavistas y la oposición podría tener serías implicaciones para Rusia, tanto a nivel político como económico. Después de todo, la industria de defensa rusa ha firmado contratos multimillonarios y las petroleras rusas han invertido miles de millones de dólares en el país.
venezuela_AP_16308840152044_1000.jpg
Además del apoyo político hay importantes empresas con grandes inversiones. Fuente:AP

La volátil situación política en Venezuela y la crisis política atrae la atención de los países latinomericanos y de todo el mundo. Rusia sigue atenta el desarrollo de los acontecimientos. El Ministerio de Asuntos Exteriores ha mostrado en varias ocasiones su deseo de que la situación se resuelva siguiendo la vía constitucional y se ha mostrado en contra de las injerencias externas en los asuntos del país. El viceministro Serguéi Riabkov recordó recientemente que el país es uno de los "socios clave" y un "aliado" de Rusia en América Latina.

Además, empresas rusas de armamento y energía tienen una presencia destacada en el país.  La petrolera Rosneft ha invertido en el país durante los últimos diez años. En octubre Maduro e Igor Sechin, presidente de la petrolera rusa, firmaron un nuevo acuerdo para impulsar una inversión que en total ronda los 20.000 millones de dólares en proyectos petrolíferos en el valle del Orinoco. Es mas, Rosneft planea transportar petróleo venezolano a la refinería Essa Oil, situada en la ciudad india de Vadinar.

Los expertos rusos están divididos a la hora de valorar el futuro de las relaciones ruso-venezonalas. “Si cambia el presidente la oposición será pragmática y tratarán de mantener los contratos que ya hay con otros países porque son beneficiosos para ambos”, explica Zbigniev Ivanovski, del Instituto Latinoamericano de la Academia Rusa de Ciencias.

Después de todo, tras la llegada al poder de fuerzas de derechas en Brasil y Argentina, no han cambiado los acuerdos internacionales establecidos anteriormente.

Sin embargo, la situación con Caracas es más comprometida. La Asamblea Nacional, con una mayoría de la oposición, es clara a la hora de mostrar su irritación por el apoyo de Rusia al régimen de Chávez y posteriormente Maduro.

Moscú ha sido un importante suministrador de armas y material bélico y un importante apoyo político de Venezuela en el ámbito internacional. La Asamblea Nacional no lo aprueba y avisó de que podría cancelar los proyectos de quienes traten oficialmente con Caracas.

"El cambio de régimen en Venezuela es posible", declara Alexéi Makarkin, vicedirector del Centro de Tecnologías Políticas. "Maduro se puede mantener a flote pero los inversores miran lo que pueda pasar dentro de unos años”, afirma. Aunque las nuevas autoridades podrían ser selectivas en su acercamiento a Rusia. Es poco probable que se mantenga la cooperación tecnológico-militar, porque el nuevo gobierno tendrá que apretarse el cinturón y renunciar algunas de las antiguas ambiciones.

Además, EE UU también podría influir en el proceso de toma de decisiones de las nuevas autoridades de Venezuela y eso no es beneficioso para Rusia, añade Makarkin. En cualquier caso lo más probable es que los contratos petrolíferos se mantengan, aunque las condiciones podrían ser más duras, menos beneficiosas para el Kremlin de lo que eran con Chávez y Maduro. Eso significa que aumentará la competencia en el mercado del petróleo de Venezuela y que podría haber un desembarco de compañías energéticas occidentales. Además, las empresas rusas podrían enfrentarse a nuevos procedimientos legales.

De modo que la preocupación de Rusia acerca del futuro liderazgo en Venezuela tiene bastantes argumentos. El hecho de que Moscú apoye a Maduro complica su papel para poder ser un mediador entre Caracas y la oposición. El papa Francisco y otros líderes latinoamericanos cumplen actualmente ese papel. Eso significa también que Moscú está perdiendo su influencia de cara al desenlace final.

Artículo abreviado. Publicado originalmente en Russia Direct.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de RBTH.
+
Síguenos en nuestra página de Facebook