VDNJ: el renacimiento de un templo soviético

19 de julio de 2015 Olga Mamáieva
RIAN_00997923_564
Fuente:Ria Novosti

Historia

En 1935 se empezó a perfilar un potente proyecto de una envergadura inédita: la Exposición Agrícola de Toda la Unión Soviética, que posteriormente se rebautizó como Exposición de los Logros de la Economía Nacional (VDNJ, por sus siglas en ruso).

Estaba previsto inaugurarla para el 20.º Aniversario de la llegada del poder soviético, en 1937, y que estuviera en funcionamiento durante solo cien días. Pero no se pudo acabar de construir a tiempo para la efeméride, y las obras se tuvieron que prolongar dos años más, aunque se decidió que los pabellones estuvieran en activo durante cinco años (más adelante se reconstruyeron todos los pabellones para que funcionaran de forma permanente).

En 1939 se celebró la inauguración de la Exposición Agrícola de Toda la URSS. Principalmente se exhibieron la abundancia y los éxitos que había cosechado la colectivización de la agricultura en todo el país. Los pabellones de las exposiciones se organizaron en torno a las distintas regiones de la Unión y presentaban al público los alcances de la economía nacional de las distintas repúblicas del país de los Sóviets: Ucrania, Bielorrusia, Armenia, etc.

 

Fuente: TASS

Hasta el mes de junio de 1941, fecha del ataque de Alemania a la URSS, la exposición acogió a visitantes venidos de toda la Unión, y para entonces ya se había convertido en uno de los lugares más populares de Moscú.

Al empezar la guerra la Exposición Agrícola tuvo que interrumpir su actividad, y una parte de los pabellones se destinaron a fines militares. Durante la Segunda Guerra Mundial en el recinto se instalaron los talleres de una fábrica de reparación de material bélico e incluso una escuela de espionaje.

Después de la guerra, se empezó a reconstruir por completo. Las labores finalizaron en 1954. Al cabo de cuatro años el Consejo de Ministros de la URSS aprobó una disposición para “unificar las exposiciones industriales, agrícolas y de la construcción en una sola exposición: la Exposición de los Logros de la Economía Nacional de la URSS”.

Aquella unificación era necesaria para poder acoger la primera exposición norteamericana que se iba a celebrar en la Unión Soviética, “Producción Industrial de los EE UU”, que estaba programada para 1959 (aunque la exposición se celebró en el parque Sokólniki, todo Moscú exhibió una apariencia de abundancia).

El mismo año, los soviéticos organizaron una exposición análoga en Nueva York. En 1963 el Consejo de Ministros aprobó una disposición para “renovar la actividad de la VDNJ de la URSS”.

Fuente: alamy / legion media

A partir de entonces la Exposición empezó a funcionar durante todo el año y en el recinto se levantaron nuevos edificios como los pabellones de la URSS, el pabellón de la Exposición Internacional de Maquinaria Agrícola (que más adelante pasó a llamarse “Industria Química”) y “Bienes de consumo común”.

A finales de la década de los 80 la mayoría de los pabellones se destinaron al comercio y algunos de los edificios pasaron a usarse como almacenes porque, debido a la ausencia de financiación estatal, la VDNJ se había convertido en un gran mercado abandonado. En 1992 la Exposición pasó a llamarse Sociedad Anónima Pública “Centro Panruso de Exposiciones” (VVTs, por sus siglas en ruso), aunque no fue hasta 2014 cuando en la VDNJ empezaron a atisbarse auténticos cambios.

Arquitectura

Fuente: lori / legion media

La VDNJ es uno de los monumentos más importantes de la arquitectura soviética. Aúna elementos de vanguardia con el estilo imperio estalinista y el modernismo. “La VDNJ vendría a ser como la enciclopedia de la arquitectura soviética del siglo XX”, dice el arquitecto Oleg Raspópov.

El arquitecto Viacheslav Oltarzhevski diseñó el plan general de la Exposición Agrícola de Toda la URSS. A finales de la década de los 20 fue arrestado. Fue él quien proyectó la entrada principal de la Exposición, inspirándose en el estilo de las edificaciones vanguardistas de los años 20 y 30.

Pero el proyecto modernista no encajaba con la moda del momento, que tendía a la monumentalidad (sus puertas recordaban más a una valla que a una majestuosa portalada), y se encargó un nuevo diseño a Leonid Poliakov, que proyectó el gran arco de tres puertas que actualmente adorna la Entrada Norte.

Fuente: alamy / legion media

Sin embargo, a la larga este proyecto también se acabó considerando poco fastuoso, y de cara a la siguiente inauguración, la de la Exposición de 1954, para la Entrada Principal Innokenti Melchakov proyectó un arco de triunfo de cinco puertas coronado por el conjunto escultórico “El tractorista y la koljosiana”.

En 1939, en el mismo lugar, se había erigido otro monumento que se convirtió en uno de los símbolos de la VDNJ. Fue la obra de la escultora Vera Mújina y el arquitecto Borís Iofán “El obrero y la koljosiana”, que se había exhibido dos años antes durante la Exposición Internacional de París y había sido declarada el conjunto escultórico más monumental del siglo XX.

  

Fuente: alamy / legion media

Uno de los pabellones más emblemáticos es el “Armenia” (anteriormente llamado “Siberia” y “Agricultura de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia”), que merece ser considerado uno de los edificios más monumentales de la VDNJ. Se construyó en 1954 y fue un proyecto de los arquitectos Clics y Taúshkanov. Debía simbolizar la grandeza de Siberia: sus enormes columnas están decoradas con esculturas naturalistas que representan trabajadores siberianos, y las fachadas laterales del edificio están ornamentadas con motivos de la flora y la fauna, que simbolizan la riqueza natural de la región. La planta del edificio es hexagonal.

La estructura de la sala de exposiciones central se desarrolla en torno a un gran patio interior cubierto por una cúpula gigante.

A mediados de la década de los 50 la VDNJ se hizo con otros símbolos reconocibles: las famosas fuentes “La amistad de los pueblos” (que es a su vez la “Fuente Principal”), “La espiga de oro” y “La flor de piedra”.

El autor de estos tres proyectos fue el arquitecto Konstantín Topuridze. Más tarde, en 1955, la profusión de molduras y elementos decorativos, así como la monumentalidad que caracterizaba la mayoría de los edificios de la VDNJ, fueron calificadas de “exceso arquitectónico” que se oponía al progreso y las necesidades del pueblo soviético. Por suerte, toda esta exuberancia arquitectónica no se destruyó, y ha llegado prácticamente intacta a nuestros días.

Mitos y leyendas

 

Fuente: TASS

En 75 años de historia la VDNJ ha acumulado innumerables mitos y leyendas urbanas, muchas de las cuales, sin embargo, son ciertas. Así, por ejemplo, a los moscovitas de edad avanzada les gusta explicar que bajo el Pabellón Principal se había construido el así llamado “búnker de Stalin”, un lugar equipado como despacho del líder soviético.

“En realidad, en todo eso no hay nada de insólito, ni muchos menos misterioso –explica Anna Bronovítskaya–. Lo que sí había bajo la VDNJ era un refugio antiaéreo, igual que ocurría en cualquier lugar que pudiera acoger a una gran concentración de gente. Pero que lo construyeran especialmente para el líder solo es un rumor, como mínimo, infundado”.

Otra leyenda dice que en un principio se había previsto decorar con piedras preciosas las 16 figuras de mujer que hay en la famosa fuente de “La amistad de los pueblos”. Pero el cruel Lavrenti Beria, que supervisaba la construcción, asumió que se necesitaría mucho tiempo para tal cometido, y, dado que quería simplificar el proceso al máximo, ordenó que las esculturas tan solo se cubrieran de oro.

El futuro de la VDNJ

 

Fuente: alamy / legion media

En 2014 la VDNJ, que antes era de titularidad estatal, pasó a ser propiedad de la ciudad de Moscú. En menos de un año ya se habían restaurado las fachadas de una veintena de pabellones, así como la Entrada Principal y la Entrada Sur.

Durante las labores de reconstrucción del Pabellón Principal, los restauradores descubrieron un alto relieve que se consideraba perdido, “¡Gloria al pueblo soviético, el abanderado del mundo!”, obra del escultor Yevgueni Vuchétich. Durante más de medio siglo, aquel monumento había quedado oculto bajo una pared falsa.

Para la conmemoración del 75.º Aniversario de la Inauguración de la Exposición se recuperó su denominación histórica, y fue entonces cuando se iniciaron las labores de acondicionamiento del recinto, que se apropió del Jardín Botánico y el Parque de Ostánkino duplicando así su superficie y alcanzando las 520 ha.

Se prevé que las labores de acondicionamiento de la VDNJ duren diez años. El proyecto, al que se destinarán 163.000 millones de rublos (unos 2.580 millones de euros), contempla la construcción de seis parques temáticos orientados a distintos tipos de público.

En un futuro la Avenida Central se convertirá en el principal emplazamiento para celebrar fiestas y festivales, y en la parcela que queda al oeste de la avenida se creará el “Parque del Futuro”, que contará con atracciones interactivas y una noria nueva. Además, en la VDNJ se construirán el Parque de los Oficios (un centro educativo para niños y adultos), el recinto ferial “Expo”, un acuario y un jardín de árboles fruteros.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook