El hombre que cruzó a pie 3.000 km en los Urales explica sus trucos de supervivencia

@oleg_chegodaev
La cordillera de los Urales divide la parte europea de Rusia de la oriental. Se extiende desde la frontera sur del país hasta los mares del Norte, en el Ártico. El explorador Oleg Chegodáiev recorrió la ruta a pie para popularizar la cordillera que tanto ama.

El explorador Oleg Chegodáiev se autodenomina “embajador” de los Urales. Acaba de completar una expedición grandiosa que lo reafirma en su título. El hombre recorrió 3.183 km a lo largo de toda la cordillera de los Urales, convirtiéndose en el primer ser humano de la historia en hacerlo a pie.

La histórica expedición comenzó el 1 de mayo, desde un lugar cercano a Oremburgo (a 1.500 km de Moscú). La línea de meta imaginaria se fijó en el monte Konstantínov Kamen, que se encuentra a solo 45 km de la bahía Baidarátskaia del mar de Kara, en el norte de Rusia.

El explorador dijo que había llegado al momento de la vida en el que tenía que embarcarse en este tipo de expediciones.

“La actitud mental es muy importante para expediciones como ésta. Se requiere cierta experiencia y resistencia mental. No sería capaz de completar esta expedición con 20 o 25 años. Por otra parte, exige una fuerte condición física, resistencia y salud. Por lo tanto, una expedición como ésta tiene que estar programada con precisión para estar preparado mentalmente, pero también para que los tobillos, el cuello y la espalda estén en buena forma física”, dijo Chegodáiev.

El viajero admite que sus normas pueden no ser útiles a otras personas y considera que menciona algunos de los factores que le permitieron llegar a la meta, no abandonar la expedición a mitad de camino y mantener los peligros a raya.

Entre las cosas a las que hay que prestar atención en una expedición de senderismo solitaria como ésta, Chegodáiev señala tres amenazas potenciales principales: las garrapatas, los animales salvajes - osos en particular - y los humanos.

En lo que respecta a las garrapatas, es bastante fácil protegerse observando ciertas medidas de precaución. “Las garrapatas son un factor de riesgo, sobre todo cuando se camina solo. Es muy desagradable encontrar una garrapata en la espalda o en las nalgas, donde es imposible llegar sin la ayuda de alguien. Durante mi expedición, había decenas o incluso cientos de garrapatas al día en mi camino, pero unas cuantas reglas me permitieron sentirme seguro en la zona. La ropa debe ser correcta, los pantalones deben estar metidos dentro de los calcetines, la camiseta, dentro de los pantalones. La ropa blanca facilita la detección de las garrapatas. Utilizar repelentes adecuados: las garrapatas caen muertas si se aplica bien. Por último, escuche a su cuerpo. Si te pica una parte del cuerpo, revísala. También se recomiendan las vacunas contra la encefalitis transmitida por garrapatas”, dice Chegodáiev.

Los osos suponen una amenaza mayor para un viajero desprevenido. “He visto siete osos en mi camino. Uno de estos encuentros fue bastante cercano y se produjo de forma inesperada. Mientras que a los otros osos los vi desde lejos y pude rodearlos o ahuyentarlos -fue bastante fácil, ya que los osos de los Urales no están muy dispuestos a entrar en contacto con los humanos-, a este lo vi de repente cuando estaba a solo tres metros de mí. Caminaba contra el viento, lo que alejó mi olor y el sonido de mis pasos lejos [del animal]. La regla de oro en las zonas pobladas por osos es advertir a los animales de que te acercas: levantar la voz de vez en cuando, hacer sonidos con objetos mientras caminas. Pero era de noche estaba demasiado cansado para eso, a pesar de la abundancia de huellas en el suelo. De repente, vi la espalda de un oso a tres o cuatro metros de mí. Estaba sacando algo del suelo. Me detuve y retrocedí para aumentar la distancia entre nosotros. Mientras caminaba hacia atrás, pisé una rama que se rompió bajo mi pie. El oso se giró y me vio. Al instante, levanté las manos para parecer más grande y empecé a gritar. El oso se asustó, se dio la vuelta y desapareció en el bosque”, recuerda Chegodáiev sobre su encuentro más peligroso durante la expedición.

El viajero recomienda advertir al animal de su aproximación con antelación y no ponerse nunca entre el oso y su comida y cría.

De forma un tanto sorprendente, Chegodáiev sitúa a los humanos en la misma categoría que las garrapatas y los osos; como algo con lo que un viajero desprevenido debe tener cuidado de encontrarse en el camino. 

“Este año, una turista fue asesinada en los Urales Medios. Estaba haciendo rafting en un río cuando fue asesinada por un delincuente en serie que quería su tarjeta de crédito. Resultó que vivía en una tienda de campaña en la naturaleza y vio a la turista accidentalmente. Personalmente, trato de evitar las ciudades y otros asentamientos, especialmente los viernes por la noche y los fines de semana, para no provocar a nadie. El alcohol es un problema en la zona y hubo todo tipo de casos y a veces fui testigo de agresiones absolutamente inmotivadas. Por lo tanto, un humano puede ser uno de los factores más determinantes”.

Otros animales muy temidos -como los caracaýus y los lobos- son relativamente inofensivos para los humanos, a pesar de su imagen, dijo Chegodáiev. “En la gran mayoría de los casos, estos animales no suponen un peligro para los adultos. Somos más grandes que su presa media y tienden a evitar a los humanos. A lo largo de todas mis excursiones, he visto unos 30 osos y solo he visto lobos dos veces, de paso. Las garrapatas matan a más personas que los lobos”, afirma.

Además de los animales salvajes, la seguridad del viajero depende a menudo de la misericordia de la naturaleza. Chegodáiev recordó que, durante una parte del viaje, las tormentas eléctricas se convirtieron en un problema.

“Unos 600-700 km del norte de los Urales se vieron sorprendidos por fuertes las tormentas nocturnas mientras yo iba de excursión. Todas las noches se formaban nubes y había una tormenta eléctrica. Por regla general, suelo pasar las noches en los picos. En este momento de la expedición, esto se convirtió en un factor de riesgo, ya que los relámpagos suelen caer sobre las cumbres. A menudo, intentaba bajar durante las tormentas, pero no siempre era posible. En ocasiones, los rayos caían muy cerca de mi tienda, a un centenar de metros más o menos. Una vez, cayó con tanta fuerza que casi me muero del susto. Es desagradable, pero no se puede hacer mucho al respecto”, dice Chegodáiev.

Para cualquiera que pueda emprender una empresa similar, Chegodáiev recomienda planificar de antemano la entrega de provisiones a lo largo del camino, ya que es imposible que una sola persona lleve una cantidad suficiente de alimentos para tres o más meses y la logística puede ser un problema en algunas zonas lejanas.

“Mi ruta fue de 3.000 km. He gastado seis pares de zapatos. Necesitas unos 80 o incluso 100 kilos de comida para un viaje de tres meses. Es un peso imposible de llevar para una persona que viaja a pie. No sé cómo es posible recorrer la ruta [sin ayuda del exterior]. Así que mi ruta se dividió en 18 etapas y [la gente del exterior] organizó entregas durante cada uno de los puntos de control. Eso me permitió caminar bastante rápido para recorrer hasta 30-40 km al día”, dijo Chegodáiev.

A pesar de los peligros, Chegodáiev llegó ileso al final. Ha perdido algo de peso, pero en términos relativos no fue mucho, solo ocho kilos.

Actualmente, está dando conferencias sobre su viaje, trabajando en el material fotográfico y de vídeo del mismo y elaborando planes para nuevas grandes aventuras al aire libre.

LEE MÁS: Así vive una familia moscovita con dos niños pequeños en un velero, que da la vuelta al mundo 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies