Qué hacer para gozar de Magadán, la remota ciudad del Lejano Oriente ruso

Alexánder Krílov/RIA Novosti
La capital de la región de Kolimá (en el Lejano Oriente ruso) no es un destino turístico muy popular, sin embargo, tiene mucho que ofrecer a los viajeros, desde su asomroso entorno natural hasta un rico surtido de museos y monumentos situados dentro de la ciudad.

“La vida aquí es diferente a la de los demás rusos que viven en el continente”, dicen a menudo los habitantes de Magadán. Si le sorprende esta afirmación, (porque Magadán se encuentra a 6.000 kilómetros al este de Moscú y definitivamente no es una isla) y pregunta a los lugareños por qué se refieren a otras partes de Rusia como el “continente”, se echarán a reír.

La región natal Kolimá, situada entre la cuenca de un río homónimo y la costa norte del frío mar de Ojotsk, se parece en realidad a una isla (o al menos está bastante aislada): no hay trenes que lleguen hasta allí, y la ciudad más cercana, Yakutsk, se encuentra a 2.000 kilómetros al oeste. La única manera fiable de llegar a este remoto lugar es en avión, sea desde Moscú o desde las ciudades de Siberia y el Lejano Oriente (Vladivostok, Jabárovsk, Irkutsk y otras).

“Vivimos en el planeta Kolimá y es muy especial”, proclaman con orgullo los ciudadanos de Magadán. Y tienen razón: aunque Magadán está a una gran distancia de todas las ciudades rusas, aquí se encuentran algunos tesoros que cualquier viajero que llegue al “planeta Kolimá” estará encantado de descubrir.

El San Petersburgo del Lejano Oriente

“Magadán es un pequeño Leningrado [actualmente San Petersburgo]”, solía decir Farley Mowat, el escritor canadiense que exploró el espacio soviético de Kolimá a finales de los años sesenta. Y estas dos ciudades tienen algo en común, aparte de estar situadas en la misma latitud.

Las autoridades que construyeron Magadán prestaron una gran atención a su arquitectura. Levantados en la década de 1930, los edificios del centro histórico de la ciudad fueron diseñados al estilo imperio Stalin y tienen también elementos del estilo barroco.

Caminando por el centro de Magadan, los visitantes pueden imaginar cómo era esta ciudad en el siglo XX, cuando tantos prisioneros de gulags y unos cuantos voluntarios lucharon contra el severo clima para construir esta hermosa ciudad en las gélidas tierras del permafrost.

Símbolos de represión

Durante la época estalinista, Kolimá era una tierra de represión. Cientos de miles de personas fueron enviadas allí para cumplir su condena en campos de trabajo donde extraían oro, estaño y uranio para el estado, mientras morían por la acción del frío, el hambre y balas de los guardias. Entre 120.000 y 130.000 personas fallecieron allí.

La “Máscara de la tristeza”, Magadán

Tal vez, no es de sorprender que el monumento a las víctimas de los gulags se construyó precisamente cerca de Magadán, en los años noventa. La “Máscara de la tristeza” de hormigón y de 15 metros de altura se alza sobre una colina situada cerca de la ciudad. El monumento representa una cara de la que caen lágrimas, pero en realidad son rostros humanos que se hacen cada vez más y más pequeños. La “Máscara” simboliza el dolor eterno y recuerda a los visitantes de este lugar la violencia intolerable que la región de Kolimá vivió durante la época soviética. La impresión que deja este monumento es difícil de olvidar.

La “Máscara de la tristeza” se encuentra bastante lejos del centro de la ciudad, pero es fácil llegar hasta allí en un autobús o en coche, que pueden alquilar en el museo local.

Los museos reviven el pasado

Hablando del museo local, definitivamente este lugar se merece una visita. El Museo Regional de la Historia de Magadán (Avenida Karl Marx, 55) exhibe colecciones dedicadas a la historia de los gulags, de la naturaleza de la región y, probablemente lo más interesante, de la vida y la historia de las poblaciones indígenas del Lejano Oriente: los evenis, chukchis, esquimales y otros. Aquí se puede observar cómo vivían estas tribus mucho antes de que los rusos llegaran a estas remotas tierras.

El Museo Memorial de Vadim Kozin en Magadán

Hay otros museos interesantes en Magadán, por ejemplo, el Museo Memorial de Vadim Kozin (Callejón Shkolni, 1). Kozin era un famoso cantante soviético de los años treinta del siglo XX que cayó en desgracia y fue enviado a Kolimá como prisionero. Decidió quedarse allí incluso después de ser liberado, y vivió una larga vida, Murió a finales del siglo pasado. Su apartamento es probablemente uno de los lugares más «soviéticos» del mundo, cuenta con librerías gigantes y un sinnúmero de fotos de gatitos.

Los sueños de las colinas y la playa

Magadán tiene muchos lugares hermosos, pero para ver las vistas más espectaculares tendrá que salir de la ciudad. No se preocupe, no está demasiado lejos. Si desea ver el mar, puede seguir la calle Portóvaia o Nagáievskaia desde el centro de la ciudad, y después de caminar unos 5-10 minutos llegará a la bahía de Nagáiev. El mar suele estar demasiado frío para nadar, incluso en verano, pero a los residentes locales les encanta pasar los días “calurosos” allí, disfrutando de la brisa y el sol.

El Cabo Nyuklia cerca de Magadán

Para aquellos que todavía quieren ver algo más, hay otra opción: pueden tomar un taxi desde la estación de autobuses (en la calle Proletárskaia) e ir al Cabo Nyuklia. Allí encontrará un paisaje increíblemente pintoresco: la tierra arenosa que se extiende hasta el mar de Ojotsk. Aquí puede tener la sensación de que realmente está en una “isla”, lejos de todas las carreteras, con solo una interminable masa de de agua ante usted.

La ciudad está rodeada de colinas verdes y merece la pena explorar algunas de ellas, sobre todo, una donde se encuentra la así llamada “Corona de Piedra”. Es una formación rocosa única, cuyo pico se parece a una corona y se puede ver desde la bahía de Nagáiev. La distancia entre el pico y la ciudad es de unos ocho kilómetros, por lo que es una buena excursión para los amantes del senderismo. Después de caminar durante un par de horas, los visitantes serán recompensados con una magnífica vista que se abre a la ciudad de Magadán y la bahía.

El río Omuliovka en la región de Magadán

Por supuesto, la temporada en la que usted decida visitar Magadan es muy importante. Si no le gustan las temperaturas extremadamente bajas (alrededor de -30ºC en invierno), la mejor época para visitar la ciudad es en verano o a principios de otoño. “Nuestro otoño es increíblemente hermoso”, dice Vera Smirnova, directora del Complejo del Museo de Magadán. “Las verdes colinas se vuelven amarillas y rojas, parece que están ardiendo. Se puede comparar con la belleza de las flores de cerezo en Japón”.

Lea más:

La carretera de los huesos de Kolimá

El óblast de Magadán atrae a inversores de la región Asia-Pacífico para la extracción de petróleo y la construcción de infraestructura energética

Guía para sobrevivir en la tierra de los volcanes

Chukotka, el mundo de la 'gente de verdad'

Nacer en el gulag, la historia viva de los campos