Óptina Pustyn: lugar de retiro espiritual de Tolstói y Dostoievski

Situado en la región de Kaluga, al sur de Moscú, Óptina Pustyn es uno de los monasterios más queridos y venerados. Parte de su atractivo se debe a su emplazamiento, en un majestuoso bosque de pinos y sobre el pequeño río Zhizdra. Tolstói y Dostoievski visitaron en lugar cuando sufrían crisis existenciales.

Fotografías de William Brumfield

A finales del siglo XIV se formó una pequeña comunidad de ermitaños en el bosque. Posteriormente en el siglo XV acogió tanto a hombre como a mujeres en áreas separadas, guiados por un mismo padre espiritual. Sin embargo, esta práctica se prohibió en el siglo XV. El monasterio sobrevivió durante los siglos XVI y XVII y estuvo cerrado durante algunos años en la década de 1720.

Durante siglos el monasterio era de madera. En 1750 empezaron las obras para construir una nueva iglesia dedicada a las Virgen, aunque estuvo a punto de desaparecer, debido a las orden de 1764 de Catalina de secularizar los monasterios.

Sin embargo, a finales del siglo XVIII, consiguió el apoyo de la jerarquía eclesiástica y tuvo un renacimiento, lo que supuso la construcción entre 1802 y 1806 de un campanario y una serie de claustros adyacentes.

A lo largo del siglo XIX se añadieron nuevas iglesias, capillas y edificios. Una de las ermitas dedicadas a san Juan Bautista, consagrada a una estricta forma de espiritualidad, ganó cada vez más importancia. Está situada a una pequeña distancia al este de la muralla del monasterio.

A lo largo del siglo XIX este lugar se hizo cada vez más conocido debido a los sabios, a los que se les llamaba starets o ancianos. A pesar de que este concepto fue secundado por la jerarquía eclesiástica, originalmente se refería al profundo respeto que el pueblo mostraba hacia determinados monjes de vida ascética existencia y que además de carisma tenían una profunda sabiduría espiritual. En la iglesia se veneran 14 monjes considerados starets.     

Consuelo de Dostoievski  

El monasterio de Óptina Pustyn atrajo a muchas figuras del mundo intelectual y artístico. Nikolái Gógol,  Iván Turguéniev, Piotr Chaikovski fueron algunas de las personas famosas que visitaron óptina Pustyn. Sin embargo el monasterio es más conocido por haber acogido a Fiódor Dostoievski y Lev Tolstói, ambos fueron allí en momentos de crisis personal.

El primero llegó al monasterio en un momento especialmente difícil en su vida. En primavera de 1878 Dostoievski había comenzado a trabajar en Los hermanos Karamázov, su últma gran obra maestra. Pero a mediados de mayo, su querido hijo Aliosha enfermó gravemente y murió a la edad de dos años y nueve meses.

Al ver la angustia irreversible en la que estaba sometido el escritor, su mujer, Anna Grigorevna Dostoievskaia, se dirigió a su amigo Vladími Soloviov. Ella sabía que Dostoievski había pensado desde hacia mucho tiempo acerca de visitar el monasterio. El momento ya había llegado. Soloviov estuvo de acuerdo en ir con Dostoievski al monasterio a finales de junio.

Dostoievski esperaba llegar el 24 de junio, festividad de san Juan Bautista y el cuadragésimo día tras la muerte de Aliosha. Para la Iglesia ortodoxa rusa se trata de un día de recuerdo especial a los fallecidos. Llegaron el día 25 y Dostoievski pidió una misa en memoria de su hijo el día 26.

El escritor y su amigo se quedaron en Óptina Pustyn hasta el 27 y el starets Ambrosio, conocido por su compasión y penetrable inteligencia, lo consoló. El personaje del padre Zosima que aparece en Los hermanos Karamázov tiene sus características. 

El pasaje en el que Zosima consuela a una mujer que ha perdido a su hijo, en el capítulo "Mujeres de fe", es posible que esté basado en su encuentro con Ambrosio, en concreto en la conversación privada que ambos mantuvieron en la humilde casa rústica del ermitaño. Anna Dostoievskaia señaló que su marido volvió de Óptina Pustyn como si fuera otra persona, en paz y ya no atravesado por la pesa. Retomó su trabajo en Los hermanos Karamázov con una nueva fuerza espiritual.

Las numerosas visitas de Tolstói

Por su parte, las visitas de Óptina Pustyn de Tolstói fueron más frecuentes, aunque en última instancia no tuvieron un desenlace espiritual positivo. Tras las visitas en 1877 y 1881, volvió a encontrarse con el starets Ambrosio en 1890, un año antes de la muerte de este. El encuentro fue tenso y difícil para el viejo monje, fatigado por el orgullo de Tolstói.

En este momento Tolstói ya había roto públicamente con la Iglesia ortodoxa y había atacado algunos de los dogmas cristianos. Sin embargo, volvió a Óptina Pustyn en 1896, tras la insistencia de su hermana María, que había ingresado en el convento cercano de Shamordino. Durante esa visita mantuvo un encuentro con el starets Iósif, que tenía una tranquila generosidad espiritual y supuso un cierto remanso de paz para la atribulada existencia de Tolstói.

Pero la turbulenta búsqueda espiritual de Tolstói no paraba. Su última crisis espiritual hizo que abandonase su casa de Yásnaia Poliana durante las primeras horas del 28 de octubre de 1910. Acompañado de su médico Dushan Makovitski, llegaron a Óptina Pustyn a final del día.

Durante el viaje preguntaba constantemente acerca de los ancianos en Óptina Pustyn. A pesar de su rechazo por reconciliarse con la Iglesia, su angustia parece que le llevó a buscar la sabiduría y la calma que estos monjes podían ofrecerle.

Tras pasar la noche en el monasterio, Tolstói se acercó a la ermita la mañana del 29. En este momento crítico dudaba y temía que no lo recibieran. Así que fue a visitar a su hermana María en el convento de Shamordino e incluso bromeó con quedarse allí algún tiempo.

Pero la llegada de su hija Alexandra el día 30 hizo que volviera a partir. Junto con Makovitski llegaron a la estación de Astápovo, donde Tolstói murió una semana después. El starets Varsofoni trató de reunirse con el escritor en Astápovo pero el círculo cercano a Tolstói no lo permitió.

Dificultades durante la época soviética

En enero de 1918, poco después de la revolución bolchevique, Óptina Pustyn cerró y en 1931 también lo hizo la comunidad de ermitaños. El monasterio tuvo diferentes usos.

El periodo más trágico en la historia del monasterio fue en otoño de 1939, cuando internaron a 5.000 oficiales polacos. Durante este periodo era frecuente utilizar los monasterios amurallados como prisiones. En 1940, enviaron a este grupo a Katyn para que fuesen ejecutados.

Tras utilizarse brevemente como hospital militar, el monasterio se utilizó en 1944-45 como un "campo de filtro" para los oficiales repatriados desde los campos de concentración nazis. Posteriormente se convirtió en una escuela de agricultura.

En 1987 el monasterio volvió finalmente a manos de la Iglesia ortodoxa y los oficios comenzaron en 1988. Así comenzó un proceso de restauración que a día de hoy cuenta con unos resultados espectaculares. Al igual que el monasterio Solovetski en el norte del país, que también fue testigo de trágicos eventos durante el periodo soviético, Óptina Pustyn ha experimentado una renacimiento que atrae cada año miles de peregrinos y visitantes.

Cómo llegar

Para llegar a Óptina Pustyn tome un autobús de Moscú a Kozelsk (la terminal de autobuses se encuentra en la estación del metro Teply Stan). El viaje es de aproximadamente cinco horas. También puede tomar un tren a Kaluga (la estación de trenes Kievsky, duración de viaje  - 2,5 horas) y después tome un autobús local a Kozelsk (duración de viaje -  2 horas).

Lea más:Quiz: ¿Cuánto sabe de literatura rusa?>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.