Paseo de primavera por Moscú

Fuente: TASS

Fuente: TASS

Tome un paseo por Moscú, como si fuera su habitante y no tenga miedo de perderse: descubra algo nuevo y haga su propio mapa de la ciudad.

Fuente: Lori / Legion Media

Muchas de las rutas para caminar por Moscú de los libros de guía y las recomendadas en redes sociales están anticuadas. En los últimos tres años se han añadido siete zonas peatonales al centro de la capital rusa. Además, tres grandes parques han cambiado completamente y las terrazas de algunos edificios se han vueltos accesibles al público.

Google Street View todavía tiene una imagen panorámica antigua de los muelles Yakimanskaia y Krymskaia y del puente Krymski antes de su reconstrucción, compárelo con las nuevas fotos de RBTH y vea la diferencia.

El Moscú de hoy es distinto, es más cómodo y se puede recorrer a pie, sin la ayuda del metro. Proponemos una ruta para descubrirlo.

De la catedral de Cristo Salvador al Parque Gorki

Tiempo del paseo sin paradas: 1 hora y media

Longitud de la ruta: 5,5 kilómetros 

Kropótkinskaia

Fuente: Elena Lariónova

La ruta empieza cerca de la estación del metro Kropótkinskaia (línea roja), al lado de la Catedral de Cristo el Salvador, reconstruida recientemente. Desde la plaza de observación del templo se puede disfrutar de una vista espléndida del Kremlin, las zonas centrales de Moscú y del río Moscova. Se cobran 200 rublos (alrededor de 4 dólares) por la entrada a la plaza.

Puente Patriarshi

Fuente: Elena Lariónova

En frente de la iglesia está el puente Patriarshi (de los Patriarcas), el favorito de muchos moscovitas. Hace solamente cinco años una caminata por el centro de Moscú acabaría allí,  ya que el puente estaba obstruido por un terreno privado y por los gases de los coches que pasaban por una calle cercana. Ahora se abre una vista panorámica de la antigua fábrica de dulces Krasni Oktiabr (Octubre Rojo), que acoge un cluster de bares hipster, oficinas de diseño y arquitectura y medios de comunicación.

Isla Bálchug

Fuente: Elena Lariónova

El puente Patriarshi cruza a Bálchug, una isla artificial que se formó en el siglo XVIII durante la construcción del canal Vodootvodno para proteger la ciudad de las inundaciones. Es interesante que pocos moscovitas saben que hay una isla en el centro de la ciudad, a pesar de contar con una historia de 200 años. Anteriormente no era posible cruzar a la isla, el puente no había sido acabado. Sin embargo, ahora se puede atravesar y en  cinco minutos a pie se encontrará en el muelle Yakimanskaia.

Los muelles Yakimanskaia y Krymskaia

Fuente: Elena Lariónova

El muelle Yakimanskaia representa un segmento difícil de la ruta debido a su acera estrecha y los anchos carriles de la carretera. Así era la situación con todos los muelles del centro de Moscú hace hace tres años, así que no era sorprendente que nadie caminara por allí. No obstante, tras unos pocos minutos el muelle Yakimanskaia se convierte en el renovado muelle Krymskaia, con sus anchos espacios para caminar, carriles para ciclistas y fuentes. Puede ser que le guste tanto que decida no continuar.

Muzeóny laTretiakovka

Fuente: Elena Lariónova

El otro nombre del muelle Krymskaia es el muelle Muzeón. Inaugurado en 2013, es una extensión del parque Muzeón, que rodea La Casa Central del Pintor o la nueva galería Tretiakov. El museo cuenta con una amplia exposición de arte ruso del siglo XX: Malévich, Petrov-Vodkin y Kandinski... Es una parada ideal para descubrir una colección excepcional o si el clima no es tan bueno.

Parque Gorki

 

Fuente: TASS

Si sigue caminando por el muelle Krymskaia, pasará por debajo del puente Krymski y llegará a la entrada oeste del Parque Gorki, que ya ha ganado muchos elogios como “una nueva leyenda de la ciudad” tras la reconstrucción iniciada en 2011. La reapertura del parque acompañó una nueva era para las zonas recreativas de Moscú. Cuenta con una amplia oferta de ocio: tumbonas, Wi-Fi por todo el parque, estanques con cisnes, plataformas para hacer ejercicio y yoga, zonas infantiles y bicicletas o lugares para rentar catamaranes.

Puente Andréievski

Fuente: Lori / Legion Media

Si sigue caminando por el muelle que colinda con el parque Gorki, llegará a su salida sur, donde se encuentra el puente Andréievski. Su puente peatonal de cristal es un lugar perfecto para observar el río Moscova y el jardín Neskuchni, tan largo que suelen recomendar atravesarlo en bicicleta.

Final de la ruta

Le damos la posibilidad de decidir dónde acabar. La primera opción es ir a la entrada central del Parque Gorki, cruzar el puente Krymski y dirigirse a la estación del metro Park Kulturi (la líneas roja y circular). Otra opción es caminar hasta el final del puente Andréievski hasta llegar a la estación del metro Frúnzenskaia (línea roja). Cerca del metro hay dos maravillosos edificios del siglo XIX con sus propios parques: la hacienda de Trubetskoi en Jamóvniki y la casa-museo de Lev Tolstói. Si tiene previsto incluir estos museos en su paseo, empiecen temprano y pónganse zapatos cómodos.

Lea más: Monasterios históricos de Moscú>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies