Ruta por lugares de la Segunda Guerra Mundial en Moscú

La capital rusa sufrió ataques aéreos y fue evacuada. Fuente: TASS / Stanislav Krasilnikov

La capital rusa sufrió ataques aéreos y fue evacuada. Fuente: TASS / Stanislav Krasilnikov

Moscú conserva multitud de recuerdos de la Segunda Guerra Mundial. La movilización de junio de 1941, los inacabables ataques aéreos y la evacuación, la retirada del enemigo y el regreso de los soldados procedentes del frente. RBTH ha elaborado un ruta especial por los lugares históricos más importantes y os propone descubrir Moscú a través de los ojos de los ciudadanos de a pie que vivieron bajo los bombardeos y, junto con todo el país, esperaron la llegada de la Victoria.

La estación Bielorrusski

El edificio de la estación se erigió en 1912, en tiempos de la Rusia zarista. Durante la Segunda Guerra Mundial los convoyes partían desde este punto en dirección al frente, y los soldados se despedían de los suyos en la Plaza de la Estación.

 

Fuente: lori / legion media

El 26 de junio de 1941, cuatro días después de que las tropas alemanas atacaran la URSS, en la Estación Bielorrusski se interpretó por primera vez la canción patriótica “Guerra Sagrada”, que pasó a ser el himno militar no oficial de todo el pueblo soviético.

Y en 1945 llegaba a esta estación el tren más esperado, el Berlín-Moscú, que traía de regreso a los soldados vencedores. 

La estación de metro Mayakóvskaia

Esta parada se inauguró antes de la guerra, en 1938, y en aquel momento el proyecto de la estación obtuvo el Grand Prix de la Exposición Internacional de Nueva York. Durante la guerra, la estación Mayakóvskaia, igual que otras estaciones del metro de Moscú, se utilizó como refugio antiaéreo.

Además, el 6 de noviembre de 1941 Stalin pronunció las palabras: “¡Moscú sigue en pie, el pueblo de la Unión Soviética no ha sido derrotado!” La radio retransmitió aquel discurso por todo el país.

 

Fuente:Ria Novosti

Durante la guerra, en el metro de Moscú se podía conseguir comida, atención médica, e incluso ver películas, y en la estación de metro Kúrskaia se instaló una sala de lectura de la Biblioteca Lenínskaia.

En total, durante el periodo en que se prolongaron los intensos ataques aéreos sobre Moscú, en el metro se refugiaron 15 millones de personas, y, durante las alarmas aéreas, vinieron al mundo 150 nuevos habitantes de la capital rusa. 

 

Fuente: lori / legion media

Monumento al Mariscal Gueorgui Zhúkov en la Plaza Manézhanaia

Gueorgui Zhúkov creció en una familia campesina y, aunque no cursó estudios superiores, llegó a mariscal de la Unión Soviética. Al finalizar la guerra recibió el apodo popular de “Mariscal de la Victoria”. Fue Zhúkov quien, al empezar la Gran Guerra Patria, detuvo el ataque enemigo cerca de Moscú, destruyendo los planes de Hitler, que pretendía tomar de forma fulminante la URSS en dos semanas. “Cuando me preguntan qué es lo que me ha quedado más grabado de aquella guerra, siempre respondo: la Batalla de Moscú”, dice Zhúkov.

El monumento a Gueorgui Zhúkov se erigió en la Plaza Manézhnaya de Moscú en 1995, en honor al 50.º Aniversario de la Victoria.

Fuente: Lori / Legion media

El mariscal aparece montando a caballo, y no es por casualidad: fue así como dio la bienvenida a las tropas soviéticas en el Desfile de la Victoria de 1945. Fue el propio Stalin quien tuvo la idea del caballo.

Según recuerdan los testigos, durante cinco días se estuvo buscando un caballo por todo el país, y encontraron uno gris plateado, apodado Kumir. Zhúkov lo estuvo domando durante todo un mes antes de desfilar. 

El puesto Nº1 en el Jardín Alexándrovski

 

Fuente: Lori / legion media

Este puesto está situado junto a la Tumba del Soldado Desconocido. Los rusos suelen llamarlo simplemente “la llama eterna”. Junto a los muros del Kremlin, cada día, haga el tiempo que haga, los centinelas se colocan en el puesto, inmóviles, de las 8 a las 20h. Los guardias de honor se relevan cada hora. 

El conjunto monumental conmemorativo en la Colina Poklónnaia

 

Fuente: Lori / legion media

Este conjunto monumental se inauguró en 1995 para conmemorar el 50.º Aniversario de la Victoria. El paseo principal, “Los años de la guerra”, transcurre frente al Museo Central de la Gran Guerra Patria, y cuenta con una serie de ornamentos acuáticos: las cinco terrazas simbolizan los cinco años de guerra. Sobre las terrazas se levantan 225 fuentes, el número de semanas en que el pueblo soviético sufrió la guerra.

En el Parque de la Victoria, al aire libre, se puede visitar una exposición única de tecnología militar y construcciones fortificadas de ingeniería.

Lea más: Diez razones que cambiaron el rumbo de la Segunda Guerra Mundial>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies