En barco hasta el Círculo Polar Ártico

Fuente: TASS Edgar Bryukhanenko, Valentín Khukhláev

Fuente: TASS Edgar Bryukhanenko, Valentín Khukhláev

Para llegar hasta la ciudad de Igarka hay que ir en barco por el magnífico río Yeniséi.

El primer barco a Igarka, situado a 2.800 km de Moscú, zarpa a mediados de junio. La travesía de 1.800 km por Yeniséi, dura tres días cuando se va hacia río arriba y cinco cuando es río abajo. El camarote de tercera clase cuenta con cuatro literas de madera, dos armarios y una mesa bajo una ventana con vistas al río. Huele a madera y a humedad.

En la segunda y tercera cubiertas hay camarotes de primera, de segunda y de lujo. El interior es de madera y en todas las estancias la iluminación es cálida y agradable. Antes de partir los pasajeros salen a la cubierta exterior y mientras algunos suben a bordo los últimos bultos del equipaje, el resto se despide de los familiares. Hace sol. El primer barco del verano marca para los norteños el inicio de las vacaciones, de los viajes y encuentros. El humor abordo es inmejorable.

Fuente: Peggy Lohse

 Una excursión por el krai de Krasnoyarsk

La primera parada en la travesía a Igarka por el Yeniséi son los rápidos de Kazáchinskoe, los barcos deben lidiar aquí con un cauce que se estrecha y se reduce por un lecho pedregoso. El segundo día pasamos por los islotes de Vorogovo. Por todos lados se erigen rocosos islotes, hay uno con un lema escrito en grandes letras blancas: Paz al mundo, se puede leer. Todos los pasajeros que se encuentran en la cubierta exterior coinciden con el lema.

A lo largo del día nos encontramos camino con un par de poblaciones solamente. Allí donde no hay casas, solo se ven las aguas negras del Yeniséi, un cielo azul y la orilla verde que se prolonga ante nosotros. A medida que nos dirigimos al norte la vegetación se reduce, hay más nieve y el río se ensancha hasta semejarse a un extenso mar al llegar al Círculo Polar Ártico.

67º latitud norte

Igarka es una ciudad única. Erigida en 1929, en 1931 se convirtió en la primera de las ciudades industrializadas al norte del krai de Krasnoyarsk. Se levantó por los presos que ocuparon a partir de 1947 el Campamento nº503, destinado a asentar entre Salejard e Igarka las vías de la ruta transpolar.

 

Fuente: Peggy Lohse

Sin embargo, tras la muerte de Stalin el proyecto no se concluyó. Los vestigios y los documentos del llamado “ferrocarril de la muerte” se encuentran en el Museo del Permafrost (sitio web, en ruso). En un edificio aparte, los guías muestran cómo era la vida en los campos de trabajo.

Se puede ver qué aspecto tenían las barracas, cuál era el régimen de trabajo y los planos del campamento. Las fotografías, los documentos, las muestras expuestas y los relatos de los que fueron reclusos constituyen los testimonios de aquella época.

En la última sala del museo hay una sorpresa para los visitantes: los intelectuales de San Petersburgo (la inteliguentsia rusa) fueron una parte importante de los presos y en Igarka organizaban recitales, conciertos y espectáculos. Los cuadros, los dibujos, las notas y los libros permanecen en el museo local y relatan la vida cotidiana en el campo de trabajo. Se trata de una parte no tan conocida de su historia.

 

Fuente: Peggy Lohse

Pero la exposición principal del Museo del Permafrost es sin embargo el suelo. Igarka está situada en el Círculo Polar Ártico, en una zona cubierta de hielo de manera permanente. En las salas superiores del museo, donde ya no hace frío, se puede saber todo sobre el permafrost: qué es, cómo surgió, cómo se construyen las casas sobre él y cómo influye en el clima, en la naturaleza y en la gente.

En los túneles subterráneos del museo los visitantes deben abrigarse bien, ya que incluso en verano la temperatura es aquí de unos 5 grados bajo cero. A lo largo de estos pasadizos helados se extiende una exposición compuesta por diferentes tipos de hielo, de nieve, de permafrost y de madera.

Cómo llegar

De junio a principios de octubre se puede llegar a Igarka en barco. Se pueden consultar los itinerarios en prt24.ru. En el aeropuerto de Krasnoyarsk se ofrece información de los vuelos a Igarka en invierno.

Dónde alojarse

Los hoteles Zapolyarye (+7 (39112) 21 611) y Láiner, (+7 (39112) 21 178 y +7 (905) 975 12 21) situado en el islote Polar, cerca de Igarka, a 100 metros del aeropuerto.

Lea más: Las mejores reservas naturales de Siberia>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies