Museos siberianos al aire libre, ideales para visitar en otoño

Fuente: Lori / Legion Media

Fuente: Lori / Legion Media

El suelo de madera que cruje, las cortinas estampadas, el pan horneado en un gran horno blanco, el rincón del icono… Todos estos extraordinarios atributos de las anntiguas casas han desaparecido casi por completo de la vida rusa actual. Pero en Siberia, una región alejada del centro y menos urbanizada que Moscú y San Petersburgo, todavía pueden encontrarse signos de este encantador pasado. RBTH ha redactado una lista de los museos siberianos más importantes y originales al aire libre en los que podrás sumergirte en la atmósfera de la antigüedad y disfrutar de un tiempo magnífico antes de la llegada de las duras heladas.

Taltsy

En Angará, a 47 kilómetros al sur de Irkutsk, se encuentra un museo etnográfico y arquitectónico al aire libre llamado Taltsy. Tras una enorme verja de madera existe una ciudad mongola construida con troncos y con pequeñas callejuelas, impregnada del olor de la leña, la piel de oveja y los pastelitos calientes siberianos.

 

Fuente: Lori / Legion Media

La singularidad de esta parte de la exposición consiste en la reconstrucción del muro sur del fuerte cosaco Ilim, que contiene la torre de madera Spásskaya, (una de las seis torres del fuerte originales del año 1667 que se conservan en el mundo).  Los molinos de agua, una pequeña escuela parroquial y los antiguos caseríos con graneros, corrales y saunas de invierno son una parte muy pequeña de las riquezas de Taltsy, que hablan de la vida y costumbres de los campesinos siberianos, los rusos que empezaron a conquistar en el siglo XVII las ricas tierras que rodean el sagrado lago Baikal

Fuente: Lori / Legion Media

En otras calles del museo, e incluso en el bosque, se encuentran otros objetos curiosos que ilustran las tradiciones y la antigua cultura de los pueblos nativos de Siberia: los tofalar, los evenki y los buriatos. Allí el visitante podrá ver un labaz evenki (una especie de alacena para alimentos a la que los osos, los lobos, los zorros y otros animales no podían acceder), así como un golomo, una tienda de acampada para la primavera.

En Taltsy existe también la reconstrucción de un antiguo modo de sepultura evenki: este pueblo colocaba a los cuerpos de los difuntos en unos postes cruzados a unos 2-3 metros de altura y dejaban junto a ellos armas, ropa, tabaco y todo tipo de objetos necesarios en el mundo de los vivos. Los evenki creían que las personas mantenían sus costumbres y objetos terrenales incluso después de morir. Los cazadores rusos de la región de Evenkia reconocen que en ocasiones encuentran en el bosque objetos totalmente extraños y trozos de ropa de los indígenas, pero los dejan donde estaban por temor a los malos augurios.

Fuente: Lori / Legion Media

Vale la pena visitar Taltsy en otoño: en esta época permanece abierto un restaurante donde se pueden degustar sus pastelitos con arándanos negros y rojos, sus sopas de pescado del Baikal o el famoso sugudái: un plato de pescado de los pueblos nativos del Extremo Norte. En Taltsy cada año se celebra la Navidad, la Santísima Trinidad, la Máslennitsa y el Sagaalgan (el Año Nuevo buriato), en el que se organizan grandes desfiles de disfraces. No basta con un día entero para poder ver todos los extraordinarios objetos de la antigüedad de este museo.

Fuente: Lori / Legion Media

Más información aquí (en ruso).  

Shúshenskoye

Fuente: Lori / Legion Media

El museo de etnografía e historia Shúshenskoye, que se encuentra en la localidad homónima de la región de Krasnoyarsk, también es un curioso portal al mundo del pasado. Aquí se conserva intacta la parte central histórica de una aldea siberiana de finales del siglo XIX – principios del XX con su taberna, su mercado, su casa del gobernador y sus isbas de gente rica y de campesinos pobres, con sus pequeñas puertas de madera (de este modo mantenían los siberianos sus casas calientes).

En la actualidad, el lugar ofrece una gran cantidad de información etnográfica sobre la región de Krasnoyarsk, aunque durante mucho tiempo el museo fue solamente político y se llamaba “Museo del Exilio Siberiano de Vladímir Ilich Lenin”. Y es que los turistas a menudo acuden a Shúshenskoye no sólo para conocer la historia antigua de Rusia, sino también la historia revolucionaria del país. El museo está compuesto por las dos casas en las que vivió Lenin durante su exilio. En la pequeña casa del rico campesino Apollón Zyriánov el joven Vladímir Ilich Uliánov escribió su Desarrollo del capitalismo en Rusia y trabajó profusamente (los libros escritos por el revolucionario durante su exilio pesaban más de 240 kilogramos).

Fuente: Lori / Legion Media

En Shúshenskoye es posible visitar directamente el siglo XIX alquilando una de las casas de la “Nueva aldea”, un pequeño hotel al estilo antiguo, con sauna rusa, gachas de trigo y calabaza asada, tés de hierbas y los típicos blini rusos. En el museo también es posible aprender a tallar madera y tejidos, así como el arte de la pintura y la cerámica, para llevarse souvenirs personalizados. Y cada año, a mediados de julio, cerca de Shúshenskoye se celebra un festival internacional de música étnica llamado “El mundo de Siberia”.

Más información aquí (en ruso). 

Museo Etnográfico de los Pueblos de Zabaikalie

Fuente: TASS

Yurtas buriatas y edificios religiosos budistas (dugán), refugios para exiliados, casas de antiguos creyentes y de campesinos, todo esto y mucho más puede encontrare en el Museo Etnográfico de los Pueblos de Zabaikalie en Ulán-Udé. Este es uno de los mayores museos al aire libre de Rusia.

Este museo es original no sólo por su complejo arqueológico y buriato, sino también por el de los antiguos creyentes. En la zona de Zabaikalie vivió históricamente un grupo étnico especial de antiguos creyentes, los seméiskie, que llegaron a estas tierras a mediados del siglo XIX, tras el cisma de la Iglexia ortodoxa del siglo XVII. Dentro del museo existe una calle con isbas de antiguos creyentes y capillas con originales puertas.

Fuente: Lori / Legion Media

Zabaikalie siempre ha sido una región multicultural y el Museo Etnográfico de los Pueblos de Zabaikalie ofrece la posibilidad de descubrir las culturas buriata, rusa y evenki entrelazadas en un único territorio de 37 hectáreas.

Más información aquí (en ruso)

Lea más: Descubrir Rusia a través de la ventana del tren>>>