Perm: la ciudad de los gulags y la cultura moderna

Gulag. Fuente: Geophoto

Gulag. Fuente: Geophoto

La ciudad situada en el límite entre Europa y Asia fue una ciudad cerrada durante la época soviética. En la actualidad cuenta con una vibrante vida cultural y compite por convertirse en una referencia artística en el país.

Según la leyenda local los habitantes de la ciudad rusa de Perm tienen las orejas saladas. Al ser una capital industrial cercana a algunas de las mayores minas de metal y sal, se decía que los trabajadores habían llevado a Perm tantos sacos de sal a sus espaldas que se les había quedado pegada una capa salada en la piel.

Hoy en día, esta urbe de un millón de habitantes se está deshaciendo de esa imagen de ciudad obrera y se está reinventando como una capital cultural capaz de rivalizar con Moscú y San Petersburgo.

 

Fuente: Geophoto

Durante la época soviética fue una ciudad secreta, pero Perm es hoy en día un vibrante centro urbano que ha abierto sus puertas a los visitantes.

Antes de que los rusos comenzaran a explotar estas minas de sal, esta región era conocida como Gran Perm por los komi, un pueblo del grupo finougrio que comparte lazos étnicos y lingüísticos con los húngaros y los estonios. Los komi vivían en el río Kama, que corre a través de la moderna ciudad de Perm, y en los montes Urales que lo rodean, una de las cadenas montañosas más viejas del mundo que separa Europa de Asia.

 

Fuente: Geophoto

En Rusia ha sido desde hace mucho tiempo un lugar de oportunidades. En la Edad Media los Urales representaban el comienzo del 'Salvaje Este' ruso, una tierra de recursos sin explotar que atraía a exploradores y comerciantes a medida que Rusia se expandía hacia Siberia. Tras el descubrimiento en los Urales de reservas de minerales y metales preciosos, Pedro el Grande fundó Perm en 1723. Las montañas siguen produciendo un lucrativo comercio de exportación de metales y sal.

En los días de la Unión Soviética, Perm fue renombrada como Mólotov en honor al ministro de Asuntos Exteriores y mano derecha de Stalin, Viacheslav Mólotov. En la Segunda Guerra Mundial, se desplazaron las fábricas de armas en Perm para tenerlas lejos de los nazis. Perm recuperó su nombre original tras la muerte de Stalin y la ciudad se abrió para los forasteros en los últimos años de la Unión Soviética.

Hoy en día los planificadores y políticos locales han patrocinado una inversión a gran escala en la vida cultural de Perm. 

Lugares de interés en Perm

 

Fuente: Geophoto

Se puede llegar a las zonas más interesantes de Perm a pie.

Es uno de los mejores lugares de Rusia para ver ballet y es la ciudad natal del famoso promotor teatral Serguéi Diághilev. La ciudad tiene un museo dedicado a Diághilev (Calle Sibirskaya, 33) y puedes ver un espectáculo en el Teatro de ópera y ballet Chaikovski  (Calle Petropavlovskaya, 25) fundado originalmente en parte con una donación del abuelo de Diáguilev.

Fuera de la ciudad se encuentra Perm-36,  el único gulag de Rusia que está abierto de forma oficial a los visitantes. Durante los años de represión de Stalin, miles de disidentes e intelectuales fueron enviados a gulags o campos de trabajo. Rollos de alambre de espino siguen rodeando el edificio original de Perm-36, celdas de hormigón donde los prisioneros eran encerrados, y un nuevo museo.

Vídeo: "Perm-36", Fantasma del GULAG

Una visita a este lugar es un viaje emotivo a través de una de las épocas más oscuras del país. La Agencia de turismo de Perm (Calle Lenin 58, dentro del Hotel Ural) y otras empresas locales tienen visitas guiadas a Perm-36 que cuestan hasta 100 dólares. Como alternativa la página web del museo contiene valiosa información sobre cómo organizar tú mismo el trayecto y reservar una visita guiada más barata a través de su oficina de Perm (Bulevar Gagarin 10).

 

Fuente: Geophoto

Perm también es el portal para aventuras de rafting, senderismo, esquí y paseos a caballo en los Urales.

El operador turístico Krasnov puede ayudarte a hacer alguna de estas salidas. Su expedición de siete días de rafting (750-1000 dólares dependiendo del tamaño del grupo) es altamente recomendable.

La agenda de Perm está repleta de festivales. El festival de las Noches blancas ofrece todo un mes de arte y conciertos cada mes de junio cuando el sol en Rusia apenas se pone. El Festival Kamwa empieza cada julio y además de ser una celebración del arte y la música moderna, también conmemora las tradiciones artísticas de los pueblos nativos de Perm. 

Cómo llegar: Hay vuelos directos diarios entre Moscú y Perm (algo menos de 200 dólares ida y vuelta) o San Petersburgo (250 dólares). Perm se encuentra en la línea del Transiberiano. El tren de Perm  sale de la estación de Yaroslavl de Moscú casi cada hora (50-120 dólares ida, 20-26 horas).

Dónde alojarse: El Hotel Ural (Calle Lenin 58) está excelentemente situado en la plaza central de Perm. Las habitaciones son a partir de 100 dólares.