Los mejores museos y galerías de Sochi

Descubre la dacha de Stalin, un espacio con coches retro o los iconos del centro de arte. Fuente: Lori / Legion Media

Descubre la dacha de Stalin, un espacio con coches retro o los iconos del centro de arte. Fuente: Lori / Legion Media

Una vez hayas visitado los bares de Sochi, comido shashlik y disfrutado de la vida nocturna, estarás preparado para una dosis de cultura y para empaparte de la historia de Rusia en las numerosas galerías y museos de la ciudad.

La dacha de Iósif Stalin

Si quieres visitar los tiempos de uno de los viejos políticos del siglo XX puedes hacerlo en esta casa de veraneo que se ha conservado intacta, tal y como era en tiempos del gran “padre de los pueblos”.

La dacha de Stalin fue construida en 1936, aunque el mandatario no la pisó hasta un año más tarde. Hasta nuestros días han llegado algunos de sus objetos personales, la sala de cine privada donde se proyectaban con frecuencia los filmes de Charles Chaplin.

Originalmente, en el patio de la dacha, conforme al proyecto del arquitecto, se construyó una fuente.

 

Fuente: Lori / Legion Media

Pero antes de que llegara Stalin a su dacha de Sochi, pasó a supervisarla su jefe de seguridad personal que, al ver esa estampa de agua chapoteando, exclamó: “¡Quítenla! ¡Este ruido impedirá que se oigan los pasos de los enemigos!”, y la fuente se convirtió en un parterre de flores.

Dirección: Kurortni Prospekt, 120, Sochi, en el área del recinto balneario Zelénaia Roscha. Horario: todo el día. Precio de la entrada: 300 rublos (9,3 dólares / 7,2 euros)

Museo de Nikolái Ostrovski

 

Fuente: Lori /Legion Media 

Si queréis respirar la atmósfera del Sochi soviético, no dejéis de visitar el museo de Nikolái Ostrovski, escritor soviético y combatiente en la Primera Guerra Mundial. En esta ciudad balneario escribió su novela Así se templó el acero, que leyó toda una generación de jóvenes soviéticos. En el museo encontraréis la irrepetible atmósfera de la década de 1930. Se conservan las pertenencias de Strovski: la cama, la mesa y las sillas, las cortinas blancas como la nieve en las ventanas, el samovar y las roscas de pan (búblik), una lámpara verde, el tintero y la biblioteca única del escritor. Aquí se pueden contemplar sus borradores.

En cuanto el museo abrió sus puertas, obtuvo un gran éxito. Los habitantes de Sochi donaron antiguos gramófonos, fotografías de aquellos años, tarjetas de felicitación, objetos de la vida soviética, etc.

 

Fuente: Lori / Legion Media

Dirección: Calle Pável Korchaguin, 4, Sochi. Horario: de 10:00 a 17:30. Precio de la entrada: 50 rublos (1,2 euros) para los adultos y 20 rublos (0,63 dólares / 0,5 euros) para los menores.

Museo de coches retro

A 12 kilómetros de Sochi, en el pueblo balneario de Dagomys, hay un museo privado de coches de época. El valor total de los modelos expuestos asciende a más de un millón de dólares. El fundador del museo adquirió estos coches antiguos en los Estados Unidos y luego los restauró en Sochi. El museo se actualiza constantemente.

Ahora se puede admirar el automóvil de Stalin, un Cadillac, un Chevrolet de 1938, la berlina oficial soviética GAZ-13 apodada “Gaviota”, un Dodge Dakota, un Ford Aysel, un Saxon de 1916 y otros modelos.

Dirección: calle Yegorov, 1, parque Riviera, Sochi. Horario: desde las 9:00 hasta las 22:00. Precio de la entrada: 150 rublos (4,7 dólares / 3,6 euros) para adultos y 50 rublos (1,6 dólares / 1,2 euros) para niños.

El museo de arte de Sochi

A finales de la década de 1930, en el centro de Sochi, se construyó un centro administrativo del Comité Ejecutivo Central Panruso de la URSS que supervisara la construcción de la ciudad, luego durante largos años en esa misma sede se alojó el Comité Ejecutivo del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Y en 1971, este palacio se convirtió en un museo de arte. Ahora ya no existen ni la República Socialista Federativa Soviética de Rusia ni la Unión Soviética, pero el edificio, atestado de obras de arte de relevancia internacional, es accesible a todos.

En las colecciones del museo se conserva objetos de plata antigua y armas blancas de los siglos I-II d.C., iconos rusos antiguos, cuadros, dibujos y obras de arte decorativas aplicadas de los siglos XIX, XX y XXI. Se exhiben obras de conocidos maestros de la pintura, como Ayvazovski, Polenov, Serov, Turzhanski y otros.

Durante todo el tiempo que lleva abierto el museo por sus instalaciones han pasado más de seis millones de personas. Dispone de audioguías en inglés.  

Dirección: Kurortni prospekt, 51, Sochi. Horario: desde 9:00 hasta 18:00. Precio de la entrada: 200 rublos (6,3 dólares / 4,8 euros) para adultos y 100 rublos (3,5 dólares / 2,5 euros) para niños.

Memorial de la gloria militar

Según una antigua tradición, en todos los cortejos de boda de Sochi los flamantes esposos iniciaban su primer viaje como marido y mujer con una visita al memorial de la gloria militar, donde están enterrados los soldados que combatieron en la Gran Guerra Patria. El memorial se construyó en 1985 para conmemorar el 40º aniversario de la victoria rusa. Como en el memorial de cualquier ciudad de Rusia, allí arde el fuego eterno, pero para verlo hay que subir por la escalera más larga de la ciudad.

Dirección: Región central de Sochi, microrregión Zavoklazni. Visita gratuita, acceso libre.

Guías en Sochi

Si necesita la ayuda de un guía-intérprete, puede dirigirse a una de las agencias turísticas municipales. Los servicios de un guía anglófono cuestan 800 rublos /¨hora (aproximadamente 25 dólares / 19 euros). Si uno recurre a una empresa privada, el precio subirá, pero las probabilidades de encontrar a un guía disponible también serán mayores.

“Ritsa tour” en Inglés, alemán, francés, español, italiano, chino.

Teléfono: +7-862-254-37-13, +7-918-4000-928

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.