Islas Kuriles: volcanes, cataratas y manantiales naturales

En el extremo más oriental de Rusia se encuentra el paisaje natural más virgen y libre de contaminación de todo el país. Fuente: Andréi Shaprán

En el extremo más oriental de Rusia se encuentra el paisaje natural más virgen y libre de contaminación de todo el país. Fuente: Andréi Shaprán

Las islas de Kunashir e Iturup, en el extremo más oriental de Rusia, ofrecen una increíble variedad de actividades recreativas.

Las islas Kuriles se encuentran tan alejadas de Moscú (a unos 7.000 kilómetros o a 7 husos horarios) que la mayoría de los habitantes de Rusia central ni siquiera habría pensado en viajar a este tesoro oculto y natural ubicado en “el fin del mundo”. 

Para el aventurero, las islas de difícil acceso de Kunashir e Iturup, ubicadas en el centro de una disputa territorial con Japón, brindan al viajero uno de los paisajes naturales más vírgenes y menos contaminados de toda Rusia. 

La maravilla natural más famosa de la isla Kunashir es el volcán Tyatya, ubicado a 1.819 metros sobre el nivel del mar, que es un clásico volcán somma con formas perfectas. Tyatya, que es la parte nororiental de la isla, está considerada apartada incluso para los residentes de este lugar tan poco poblada. 


Ver mapa más grande

El volcán Mandeleev es de más fácil acceso, ya que se ubica cerca de un asentamiento. Incluso los viajeros más entrenados precisan un entrenamiento especial para lidiar con el trajín del viaje, ya que penetrar los arbustos salvajes de la isla puede tornarse una tarea tediosa. 

La isla cuenta con un lago prístino y libre de contaminación llamado Kipyashee, ubicado en el cráter del volcán Golovnin. Los volcanes del archipiélago son parte del mundialmente famoso Cinturón de Fuego del Pacífico, que se extiende hasta Indonesia e incluye una parte del monte Merapi, en Java. 

En su niñez, Vladímir Lariónov, de 34 años, caminó hacia muchos de los volcanes de Kunashir y la isla de Iturup, si bien el habitante de Yuzhno-Sakhalinsk considera que el lugar más escenográfico del archipiélago es el cabo Stolbchati. 

Haz click para ver más fotos de las Kuriles

“Las formaciones de basalto en columnas son alucinantes, y las vistas panorámicas de las ensenadas son únicas en el mundo”, comparte Lariónov. El empleado de una empresa petrolera de Sajalín dejó los Kuriles al creer que la única forma de generar ingresos de forma decente en las islas era siendo guía turístico. “Son un increíble lugar para una vida de retiro, para estar en el medio de la naturaleza, si bien no hay mucho que hacer para la gente joven”, describe Lariónov. 

Las autoridades federales rusas también han hablado sobre la necesidad de incrementar las posibilidades económicas en las islas. El primer ministro Dimitri Medvédev incluso sugirió que se establecieran como zona económica especial a fin de aprovechar la proximidad con las superpotencias asiáticas de China, Japón y Corea del Sur. 

Las autoridades regionales en Sajalín, sin embargo, creen que las islas podrían atraer a turistas de alto poder adquisitivo a nuevos resorts sobre la costa. 

En el futuro podría haber exclusivos spas termales, si bien, por el momento, la naturaleza cruda y libre de contaminación es la mayor ventaja de Kunashir. 

La isla de Iturup generalmente es llamada la “joya del archipiélago de Kuril”. Los japoneses, que ocuparon la isla antes de la Segunda Guerra Mundial, construyeron un aeródromo para los bombarderos kamikazes de la isla, lo cual la hizo la más accesible del conjunto. 

La ubicación del aeródromo fue elegida con la intención de mantener las aeronaves enemigas en la bahía. Los vuelos a la isla generalmente se encuentran a la merced del clima, si bien existe un servicio regular de ferries desde Sajalín. 

La isla es rica en recursos naturales y se cree que posee grandes depósitos de titanio. Los japoneses acostumbraban extraer minerales de la isla e incluso existe una línea ferroviaria en desuso que se eleva a 30 grados de altura hacia el volcán Kudriavi. Hasta hubo planes de transportar los depósitos de minerales especiales cercanos al volcán hasta Japón.

Los caminos de Iturup se encuentran en pobres condiciones, pero como la isla es relativamente pequeña, resulta posible emprender largas caminatas o recorrer el lugar en bicicleta. La isla continúa siendo una de las menos exploradas de todo el archipiélago. 

A cualquiera que se aventure en este viaje le esperan sorpresas, incluido el volcán Iván el Terrible, uno de los más activos de Asia. En un día de verano, existen pocas vistas más bellas que el reflejo del volcán sobre las aguas del lago Lopatsnoye. 

 

Fuente: Andréi Shaprán

Una de las mejores razones para hacer una visita veraniega a Iturup es la calidad de sus costas vírgenes y sus cálidas aguas. Desde la segunda semana de julio hasta la tercera semana de septiembre, las profundas bahías de la isla son lo suficientemente cálidas como para zambullirse en ellas. De lejos se puede decir que son las aguas más limpias y puras de todo el archipiélago de las Kuriles. 

Información para el viajero

Cómo llegar: la mejor base para realizar una visita a las islas es la ciudad de Yuzhno-Sajalinsk, conectada por vuelos diarios a Moscú, Jabárovsk, Vladivostok, Seúl y Sapporo. Hay vuelos regulares a Iturup desde Yuzhno-Sajalinsk, pero los servicios de ferry son el medio más aconsejable. Kunnashir también está conectada con Sajalín a través de servicios regulares de ferries. 

Permisos: Se precisa obtener permisos fronterizos especiales para visitar las islas, que son emitidos gratuitamente por el Servicio de la Guardia Fronteriza de Yuzhno-Sajálinsk. Diversas agencias de viajes en Sajalín ofrecen paquetes turísticos que incluyen los permisos necesarios.