Hotel de lujo se abre una mansión del siglo XVIII en San Petersburgo

La mansión de la familia Lobánov-Rostovski fue construida en 1817 y tiene el estatus de monumento cultural. Fuente: Ria Novosti

La mansión de la familia Lobánov-Rostovski fue construida en 1817 y tiene el estatus de monumento cultural. Fuente: Ria Novosti

Una de las cadenas hoteleras más caras del mundo ha abierto sus puertas en San Petersburgo. A pesar de que el precio por una noche en el hotel ruso es más bajo, de media, que en el de los Four Seasons Hotels & Resort diseminados por el mundo, su apertura, según consideran los expertos, hará que se incremente el precio en el segmento de lujo en Rusia.

El pasado domingo, 7 de julio, se empezaron a alojar huéspedes en el primer hotel que la cadena hotelera más exclusiva del mundo, Four Seasons Hotels & Resort, ha abierto en Rusia, concretamente en San Petersburgo.

El hotel de la clase deluxe se encuentra a dos manzanas del Museo del Ermitage, en la intersección con las avenidas Voznesensky y Admiralteisky, en la mansión restaurada que se construyó para el príncipe Lobánov-Rostovski en la ciudad a orillas del Nevá, conocida como la Casa de los leones.

“Hemos aplazado la inauguración solemne para otoño, a la vuelta de las vacaciones estivales. Por el momento, hemos empezado a trabajar”, explica Natalia Yermashova, representante del Four Seasons Hotel Lion Palace St. Petersburg. 

El hotel dispone de 177 habitaciones, incluidas 27 suites con una superficie que va desde los 37 m² hasta los 191 m². Cuenta con restaurantes, bares, centros de spa, una sala de baile con capacidad para 215 personas y otra para conferencias.

La mansión, perteneciente a una de las familias rusas de más solera, Lobánov-Rostovski, fue diseñada por el arquitecto Aguste de Montferrand entre 1817-1820 y es un importante monumento del patrimonio nacional. La entrada al palacio está custodiada por dos leones de mármol, descritos en el poema de Pushkin, El jinete de bronce.

Según el periódico Vedómosti, la inversión en su reconstrucción ha ascendido a más de 250 millones de dólares.

Durante las obras, que se han realizado teniendo en cuenta documentos de archivo, se restauraron los altos relieves esculpidos de la escalera principal y los leones de mármol blanco del arquitecto Paolo Triscorni. Se restituyó también la pintura en el plafón del techo de la entrada principal y se renovó la decoración de estuco.

La puesta en marcha del Four Seasons de Rusia establecerá nuevos estándares en el segmento de lujo, asegura Yana Ujánova, vicepresidenta de Jones Lang LaSalle’s Hotels & Hospitality Group. “Por norma, la apertura de Four Seasons permite a otros hoteles de la clase deluxe aumentar sus tarifas, puesto que, con su salida al mercado, Four Seasons establece un  nuevo máximo. Al menos es lo que hemos observado en el resto del mundo, ya veremos lo que pasa aquí”, dice Ujánova.

En parte, la previsión de la experta ya se ha cumplido. El hecho es que el precio mínimo por pernoctar en el Four Seasons Hotel Lion Palace S. Petersburg, según Yermashova, ascenderá a 12.000 rublos (alrededor de 380 dólares), mientras que, en 2012, según STR Global, el coste promedio de una noche en un hotel de lujo en la capital del norte era de 294,05 dólares, y, conforme a datos de TripAdvisor, reservar una habitación en el Grand Hotel Europa o en el Astoria (hoteles de lujo de San Petersburgo) para noviembre de 2013 cuesta 300 dólares.

Cabe destacar que, según datos de TripAdvisor, el precio de 380 dólares es casi el mínimo propuesto en los establecimientos de la cadena Four Seasons.

 

Dibujado por Alena Répkina

Si comparamos, por ejemplo, las tarifas por una habitación en su hotel de Praga y en el de Londres (en una época del año similar), se constata que en el último el precio es el doble de caro.

El coste de una habitación estándar en San Petersburgo se calcula teniendo en cuenta las condiciones de mercado, explica Yermolova. No obstante, pasar una noche en la suite presidencial costará unos 465.000 rublos, unos 14.200 dólares.

En el siglo XIX, la mansión del príncipe Lobánov-Rostovski se vendió al tesoro público, sus paredes albergaron el Ministerio de Guerra y, en tiempos soviéticos, fue una de las pocas escuelas que permanecieron abiertas durante el bloqueo, así como residencia e Instituto de diseño. En 2002, la Casa de los leones pasó a la Administración del Presidente de la Federación de Rusia y, dos años más tarde, se entregó a inversores para que hicieran revivir este monumento arquitectónico como hotel.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.