Bashkiria: la "Suiza rusa" busca turistas

Fuente: Emmanuel Grynszpan

Fuente: Emmanuel Grynszpan

Destaca por sus recursos naturales y desarrolla poco a poco su potencial turístico, todavía lejos de las rutas más transitadas.

Lento pero seguro, el pueblo bashkirio toma conciencia de su identidad nacional dentro de Rusia. Además, el turismo se ha convertido, para un número cada vez mayor de empresarios, el medio de revalorizar el patrimonio regional y de acelerar el retorno a los orígenes.


Ver mapa más grande

"Todo empezó con mi deseo de rendir homenaje a mis ancestros", explica el enpresario Mars Youlbarissovo. "La idea se me ocurrió tras concebir un monumento a la memoria mi antepasado Kijnzya Arslánov, del que me separan más de siete generaciones: me dije que hacía falta transmitirle esa historia a mis hijos. Mientras lo llevaba a cabo, me iba dando cuenta poco a poco de que sería útil y necesario hacer que nuestra historia la conociese el mayor número de personas posible".

 

Fuente: Emmanuel Grynszpan

El pueblo bashkirio, semi nómada e islamizado en el siglo XX, se asentó principalmente al sur de los Urales. Los bashkirios presumen de haber sido el único pueblo del Imperio ruso que no fue sometido a la condición de siervo.

Bashkiria contiene una parte de los montes Urales meridionales y las llanuras adyacentes; la máxima altitud se encuentra en el monte Iamantau (1.638 m). La máxima distancia de norte a sur es de 550 km, y de este a oeste es de más de 430 km. En la república hay más de 13.000 ríos en la república.

La población total es de 4 millones y la capital es Ufá. Los bashkirios son un pueblo turco que habla mayoritariamente la lengua baskir.

En la actualidad, es de la tiranía del petróleo (un 60% de la economía local) de lo que hay que liberarse. Diversificar la economía, antes de que sea demasiado tarde.

Mars Youlbarissov hizo fortuna en la industria ferroviaria y decidió invertir todos sus ingresos en un ambicioso proyecto de construcción de varios centros turísticos: un resort para clientes adinerados, dispuestos a pagar 2.000 euros la noche y un hotel de 50 habitaciones para el gran público. "Ya he invertido 300 millones de rublos (7 millones de euros) en el proyecto del resort, en cinco etapas".

El distrito de Bourzianski donde residían sus antepasados ofrece unos paisajes espectaculares, por lo que ha sido denominado la "Suiza rusa", y una fauna y una flora capaces de atraer a los amantes de la naturaleza más exigentes.

 

Fuente: Ricardo Marquina Montañana

A orillas del río Bélaya (que significa 'blanco'), se encuentra la cueva de Kapova, que mide 3 kilómetros de largo y que alberga importantes pinturas rupestres paleolíticas (14.500 años aproximadamente) que uno no se puede perder.

Por supuesto, la Biblia no menciona el Bashkiria, pero es sin duda el Canaán de Rusia: leche y miel fluyen en abundancia.

 

Fuente: Emmanuel Grynszpan

Y también el petróleo, pero eso es otra historia. Baskotorstán, el otro nombre de esta región, es líder en producción láctea en Rusia y su miel  es, junto con la de Altái, la más famosa.

La región es rica en reservas petrolíferas. Otros recursos naturales son el gas natural, el carbón, el mineral de hierro, el oro, el yeso, etc.

Todos estos tesoros son un secreto bien guardado. Pero ¿quién sueña pasar sus vacaciones en Bashkiria?

De momento, solo los propios bashkirios. "Nuestros principales competidores son Egipto y Turquía, destinos preferidos de los rusos", explica Ural Jaliouline, pionero del turismo en esta región. "El 80% de nuestros turistas son locales, los otros proceden de las regiones vecinas y solo un 2-3% viene de Moscú o del extranjero".

Uno de los principales obstáculos para el desarrollo turístico es la falta de infraestructuras y de transporte. Las carreteras están en muy mal estado; para llegar a Bourzianski desde el aeropuerto de Ufá hacen falta tres horas de viaje en condiciones difíciles.

Cuando le preguntamos sobre la mejora de la red de carreteras, el jefe de Gobierno bashkirio, Roustem Jamitov, admitió que 500 millones de euros anuales no van a resolver el problema por el momento. "No podemos subir los impuestos, pero ahora recurrimos a constructoras más competentes que en el pasado". Sin embargo, el gobernador se muestra prudente sobre el desarrollo del turismo. "No se producirán grandes cambios, al menos en los próximos cinco años".

 

Matrioshkas decoradas con la vestimenta tradicional bashkiria. Fuente: Ricardo Marquina Montañana

Mientras las autoridades tratan de evaluar las perspectivas turísticas, un puñado de emprendedores ya ha puesto los cimientos. "Ahora confiamos en el programa federal para el desarrollo del turismo, que, en principio, debería encargarse de financiar las infraestructuras de los mejores proyectos presentados", señala Youlbarissov.

Él y sus colegas saben que eso puede llevar demasiado tiempo. Hace falta o armarse de una paciencia infinita o hacerlo todo por sí mismos.