Aventureros argentinos recorren Siberia en moto

Aventureros argentinos se adentran en las zonas más inhóspitas de Rusia con sus motos.

Los aventureros son tipos fácilmente seducidos por la adversidad, atraídos por las dificultades lo exótico y desconocido, y en los tiempos que vivimos, hay cada vez mas búsqueda por el confort, los dispositivos inteligentes están presentes cada minuto de nuestras vidas y la red de redes responde todos los problemas y dudas, sin necesidad de salir de casa.

En este escenario, algunos aventureros sobreviven, y en silencio, continúan con sus proyectos. Los Piyus forman parte de este círculo de personajes que con sus aventuras en moto, nos hacen volar y nos sitúan en parajes inhóspitos, trayectos impensables, sacrificios extremos y rutas míticas, sin salir de nuestra rutina diaria.

Los Piyus no son personajes de una novela, ni protagonistas de algún videojuego; cada vez que pueden, suben a sus motos y pretenden transitar por las rutas del planeta por pura pasión y en busca de la adrenalina que los mantiene vivos. Son un grupo de veinte amigos argentinos que comparten juntos desde hace más de una década, un estilo de vida que los ha llevado hoy, a dar la vuelta al mundo en moto. Todos juntos.

En junio de este año van a desembarcar en la ciudad de Magadán, un puerto cerca de la península de Kamchatka, en Rusia, donde recibirán las 17 motos que enviaron por barco desde Alaska, luego de haber concluido con la primera parte del viaje que empezó en Buenos Aires. Allí también estará la camioneta de apoyo y todo el equipo necesario que los acompaña desde el inicio.

El siguiente objetivo es llegar a las estepas de Mongolia, luego de recorrer la Ruta de los Huesos, tristemente célebre porque su construcción se llevó la vida de alrededor de un millón de almas, la mayoría presos políticos de la era Stalin. La leyenda dice que los cadáveres de quienes cayeron durante su construcción fueron sepultados en la misma traza y es lo que le dio su nombre al camino, que atraviesa 2.000 kilómetros en Siberia, una de las regiones más inhóspitas y frías del planeta.

Serán más de 5.000 kilómetros de caminos sin asfaltar en 17 días recorriendo parte de Rusia y Mongolia.

No han sido muchos los que se atrevieron a recorrer este camino en moto, ya que los deshielos brutales han barrido con puentes y es casi intransitable durante casi todo el año. Se ha convertido en mítica por las características de su construcción, por haber unido lugares remotos y porque hoy es aún menos transitada por encontrarse abandonada, ya que se ha construido un camino alternativo, dejando un trozo de historia siberiana de lado.

Es probablemente la primera vez que un grupo tan numeroso de motociclistas recorre este camino y también la primera vez que sean un grupo de argentinos los que encaran este desafío que además estará condimentado con la presencia de lobos, osos salvajes del tamaño de un auto pequeño, incomunicación total, falta de servicios y recursos, miles de kilómetros a la redonda deshabitados y la inseguridad propia de lugares tan vastos y desamparados.

Este es el reto y las cartas están dadas, ahora es el turno de Los Piyus de jugar.

Robert Livingston es miembro de Los Piyus