Turquía firmará acuerdo de 2.500 millones de dólares para adquirir el S-400

26 de julio de 2017 Nikolái Litovkin
Rusia y Turquía están muy cerca de llegar a un acuerdo para que el país adquiera el sistema de defensa antiaérea ruso S-400. Hay que resolver todavía cuestiones sobre la forma de pago y es muy probable que algunos miembros de la OTAN expongan su malestar.
Anti-aircraft defense system S-400 Triumph
El sistema de defensa antimisiles S-400. Fuente: Serguéi Malgavko/RIA Novosti

Ankara y Moscú están en la última fase de las negociaciones acerca de la venta del sistema de defensa antimisiles S-400. Finalmente Turquía se ha decidido a adquirir el aparato ruso y se han firmado una serie de acuerdos para ello, aunque todavía se tienen que resolver algunas cuestiones administrativas y financieras, explica fuente a RBTH.

“Se han dado pasos y se han firmado documentos con Rusia en relación a los S-400. Si Dios quiere veremos los S-400 en nuestro país”, afirmó el presidente turco Tayyip Erdogan el pasado 25 de julio. Rusia no ha comentado el acuerdo.

¿Qué queda por hacer?

Ambas partes han acordado todas cuestiones técnicas sobre la exportación del sistema a Turquía, incluyendo la cantidad de misiles, lanzaderas y máquinas de apoyo que se enviarán.

Todavía no se ha confirmado cómo pagará Turquía estas armas, y lo más probable es que Ankara trate de hacerlo mediante un crédito. Según varios medios de comunicación el contrato asciende a 2.500 millones de dólares.

Al parecer este punto está resultando una traba. El ministro de Industria y de Comercio ruso, Denís Mantúrov, es inflexible en relación al crédito y señala que Turquía tiene la capacidad para pagar por adelantado.

¿Hay algo que pueda salir mal?

Turquía es miembro de la OTAN y lo más probable es que algunos miembros no vean con buenos ojos que el país otomano cuente con una sistema de defensa aérea ruso.

“El ejército de EE UU tiene un sistema análogo al S-400 y se llama Patriot. En estos momento se lo están suministrando a Corea del Sur para protegerla ante su vecino del norte”, explica Vadim Kozulin, profesor en la Academia de Ciencias Militares, a RBTH.

Según este experto, la élite militar de la OTAN afirma que no es posible que el S-400 opere junto con el sistema de defensa aérea de la Alianza.

“Ocurrió algo parecido en los años 90 cuando Rusia vendió a Grecia 12 lanzaderas S-300. No importa lo que digan los oficiales, todavía funciona y puede integrarse al sistema de defensa antiaérea de la Alianza”, añade.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook