¿Es una copia soviética el nuevo portaaviones chino?

El portaaviones chino Shandong.

El portaaviones chino Shandong.

AFP
Todas las piezas del portaaviones Shandong pueden fabricarse en territorio de China, pero sin las soluciones de ingeniería rusas el proyecto no existiría.

El nuevo portaaviones chino Shandong, presentado a finales de abril, podría contar con muchos componentes rusos. Se trata de algo inesperado para un buque que, según el gobierno chino, está fabricado totalmente en territorio del gigante asiático. Sin embargo, no se trata de piezas concretas, sino de ideas y soluciones de su diseño.

El prototipo del nuevo portaaviones chino es el proyecto soviético 1143.5, la serie del portaaviones pesado ruso Almirante Kuznetsov y del ucraniano Variaga, que tras venderse a China en 1998 pasó a llamarse Liao Ling.

Fue precisamente este último buque el que sirvió como modelo para los ingenieros del Shandong, según el jefe de redacción de la revista Exportación de Armamento, Andréi Frolov.

Víktor Murajovski, redactor jefe de la revista Arsenal de la Patria, comenta que China ha mantenido la concepción general y las soluciones de ingeniería del proyecto 1143.5.

Una de estas soluciones es, por ejemplo, el despegue de los aviones gracias a una elevación de la cubierta, no mediante una lanzadera con pistón de vapor o electromagnética. Otra particularidad del proyecto es la combinación en un buque de sistemas de misiles de un grupo de aviación.

“El proyecto se creó en la época soviética. Entonces pensamos que en cualquier caso sería necesario instalar la mayor cantidad posible de armamento ofensivo para obtener la superioridad tecnológica sobre los barcos de EE UU”, añadía Murajovski.

Ventajas y desventajas

Fuente: ReutersFuente: Reuters

Según el experto, entre las innovaciones chinas cabe destacar el nuevo motor y el equipo radioelectrónico del barco.

Sin embargo, uno de los defectos de los buques del proyecto 1143.5 son las limitaciones en la cantidad de aviones a bordo. La posibilidad de llevar sistemas de misiles hace que no puedan despegar aviones de clase pesada desde la cubierta de este portaaviones.

No obstante, el nuevo portaaviones chino cuenta con buenas posibilidades ofensivas gracias a su sistema de misiles antibuque y, al mismo tiempo, es capaz de llevar a bordo un grupo de aviación en el que pueden figurar helicópteros especializados en la detección y la eliminación de submarinos.

Además, el buque se ha creado en primer lugar para prestar servicio en las zonas costeras, no en espacios abiertos oceánicos.

A pesar de que el Almirante Kuznetsov fue botado en 1982 y el Variaga en 1985, este proyecto no se considera en absoluto anticuado. El antiguo comandante de la Flota del ;ar Negro, el almirante Ígor Kasatónov, ha subrayado que lo importante no es el portaaviones en sí, sino los aviones que se trasladan en él.

¿Cuántos portaaviones tendrá China?

El desplazamiento del portaaviones es de 59.500 toneladas, con una eslora de 304 metros y una manga de 75 metros. El barco puede alcanzar una velocidad de hasta 29 nudos (29 km/h), y tiene una autonomía de aproximadamente 8.000 millas.

Según informa Reuters citando a medios de comunicación chinos, el buque tendrá su base en el mar de la China Meridional, donde durante los próximos dos años los militares se dedicarán a mejorar algunos detalles del barco. En el futuro, a bordo del portaaviones se planea dar cabida a 36 cazas J-15.

El investigador sénior del centro de estudios complejos europeos e internacionales de la Escuela Superior de Economía Vasili Kashin opina que China piensa construir otro buque más según el proyecto 1143.5 y que en 2020 iniciará la producción de nuevos portaaviones nucleares de gran tamaño que solamente llevarán aviones a bordo.

“Por lo menos construirán dos unidades. Estos buques llevarán a cabo tareas no solo junto a las costas de China, sino también en los mares y océanos más alejados de las fronteras del país. De modo que la República Popular China se convertirá en propietaria de la segunda mayor flota de portaaviones del mundo, superando en potencia a las flotas francesa y británica juntas”, comenta el analista.

Pero para conseguir estos objetivos, asegura Murajovski, China tiene por delante un arduo trabajo en la preparación del personal de vuelo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.