Rusia desarrolla armamento hipersónico para principios de la década de 2020

Los sistemas de misiles estratégicos RS-24 Yars

Los sistemas de misiles estratégicos RS-24 Yars

Vladimir Smirnov/TASS
Los misiles rusos volarán a una velocidad de más de 6000 km/hora. El desarrollo de las nuevas tecnologías incluye sistemas utilizados en las ojivas de los complejos de misiles estratégicos Yars y Rubezh.

A principios de la década de 2020 la corporación Armamento de Misiles Tácticos planea crear armas capaces de derribar objetivos a velocidad hipersónica (por encima de los 6.125 km/hora), según declara el director general de la corporación, Borís Obnósov.

En la actualidad el consorcio colabora en este proyecto con los investigadores de la Academia Rusa de Ciencias y con la Fundación de Estudios Avanzados de la Comisión Industrial Militar.

Corporación Armamento de Misiles Tácticos

La empresa fue fundada en 2002 mediante la fusión de 32 empresas especializadas en la producción de misiles guiados de aviación de alta velocidad.

La corporación también fabrica bombas aéreas del tipo KAB-500Kr, torpedos (proyecto Shkval-E), misiles guiados para sistemas de defensa antiaérea, técnica de misiles espaciales y armamento radioelectrónico. El 100 % de sus acciones pertenecen a la Agencia Federal de Administración de la Propiedad Estatal.

La corporación ha sido la única empresa rusa del sector de defensa que logró mostrar una dinámica positiva en sus ingresos durante 2015 en comparación con 2014.

Esta es una de las siete compañías rusas que figuran en la lista de los 100 mayores proveedores de armamento del mundo según DefenseNews.

En 2015 la empresa facturó 2.400 millones de dólares y ocupó la posición nº 37 en el ranking.


Algunos elementos de los sistemas de misiles rusos ya pueden alcanzar velocidades hipersónicas durante su vuelo hacia el objetivo, comenta en una entrevista para RBTH el experto militar de TASS Víktor Litovkin.

“Los sistemas de misiles estratégicos Yars y Rubezh en su última etapa del vuelo comienzan a maniobrar a velocidad hipersónica para evadir el sistema de defensa antimisiles. La ojiva del sistema táctico Iskander-M también ofrece esta posibilidad”, señala el analista.

Según el experto, en Rusia por ahora no existe ningún misil que pueda volar a velocidad hipersónica durante todas las etapas de vuelo.

Las dificultades del desarrollo de los nuevos misiles

Según una fuente de RBTH en el complejo industrial militar, los principales problemas que existen en la creación del nuevo armamento no solo están relacionados con el desarrollo de un motor que pueda funcionar durante un tiempo prolongado a velocidad hipersónica, sino también con los sistemas de guiado de este misil.

“A una velocidad de Mach 5 (más de 6125 km/hora) alrededor del objeto se crea una nube de plasma que no deja pasar haces de radio. Por esta razón, si el misil se desvía de su trayectoria o surge cualquier otro problema durante el vuelo, los operadores todavía no pueden hacer nada para corregir la situación a distancia”, señala la fuente de RBTH.

La base técnica y el progreso en el ámbito del armamento hipersónico se remontan a la época de la URSS, explica la misma fuente. Sin embargo, tras la caída de la Unión Soviética, en los años 90 se cancelaron todas las líneas de investigación, y los fondos para el desarrollo de nuevas armas comenzaron a destinarse hace relativamente poco tiempo.

Los mayores resultados en el ámbito del armamento hipersónico los han obtenido los desarrolladores estadounidenses.

“Estados Unidos creó el X-51 Waverider, un misil capaz de mantener una velocidad de 6250 km/hora durante cuatro minutos. Sin embargo, esta es la velocidad que el misil puede alcanzar sin ojiva, sistemas de navegación, etc. Por ahora no se sabe a qué velocidad volará el misil con su carga completa”, señala el analista.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies