Despedido el comandante de la flota del Báltico por corrupción

El vicealmirante Aleksánder Nosátov.

El vicealmirante Aleksánder Nosátov.

Alexey Malgavko/RIA Novosti
El nuevo comandante deberá lidiar con las consecuencias de un escándalo sin precedentes en las Fuerzas Armadas de Rusia. Los expertos militares comentan las causas de la destitución de la dirección de la flota.

Se ha anunciado el nombre del nuevo comandante en funciones de la flota del Báltico. Según desvelaba el 1 de julio el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, este cargo será ocupado por el vicealmirante Aleksánder Nosátov, que hasta ahora dirigía el estado mayor de la flota del mar Negro y recientemente ha sido nombrado director de la academia marítima militar. El 27 de junio Shoigú destituyó al comandante de la flota del Báltico, Víktor Kravchuk, y al jefe del estado mayor de la flota, Serguéi Popov, “por deficiencias en la preparación militar y distorsión en los informes sobre el estado real de la flota”.

El presidente del Movimiento Ruso de Apoyo a la Flota, el capitán Mijaíl Nenashev, ha salido en defensa de Kravchuk. Según Nenáshev, “el ministro de Defensa ha recibido información falsa”, ya que la flota del Báltico bajo la comandancia de Kravchuk ha sido una de las que más éxitos han cosechado. “Los ejercicios en los que han participado las tropas de la flota del Báltico en esta zona han mejorado cualitativa y cuantitativamente. ¿Qué tipo de fracaso sistémico puede haber en ello? Esto solamente puede deberse a alguna maquinación por motivos personales” — asegura el experto.

No obstante, los expertos militares han declarado que la purga del ministro de Defensa en la flota del Báltico desenmascaró inmediatamente los problemas de la Armada rusa.

Un robo incesante

El observador militar de TASS, el coronel retirado Víktor Litovkin, asegura que la drástica decisión se debe a varios errores hallados en los resultados de una inspección en la flota del Báltico. Algunos de ellos son verdaderamente escandalosos, como la ausencia de sábanas: en algunas unidades, los marineros dormían sobre colchones desnudos. Y en algunos comedores no se declaraba la comida y se habían recortado varias raciones.

“Era un robo incesante. Los comandantes no prestaban atención a nada de esto. Ahora la fiscalía se encarga de ello, pero la comisión de investigación ha señalado algunos aspectos importantes. El comandante responderá por todo ello, y no solo el comandante, sino también los jefes de las divisiones, subdivisiones y estados mayores” — comenta Litovkin al periódico Vzgliad.

Hubo también problemas en la creación del 11º cuerpo del ejército, para el que debían construirse campamentos militares, cuarteles y parques para técnica militar. Nada de esto se ha llevado a cabo. “No se sabe adónde ha ido el dinero, por lo que el Ministerio de Defensa se ha visto obligado a tomar medidas contundentes” — opina Litovkin. En lo que respecta a la situación en el resto de flotas, Litovkin no descarta que en ellas también pueda haber infracciones. Pero este castigo les servirá de ejemplo.

 “Todos los implicados serán sustituidos”

Por su parte, el jefe de redacción de la revista Arsenal de la Patria y miembro del consejo de expertos de la comisión Industrial Militar de la Federación Rusa, el coronel en la reserva Víktor Murajovski, asegura que “toda esta situación se ha ido formando de forma paulatina”.

“El problema no surgió de inmediato, sino que fue empeorando poco a poco. Estas señales acabaron llegando al Ministerio de Defensa. Finalmente, se ordenó una inspección de la flota del Báltico y de otras agrupaciones del distrito especial de Kaliningrado. Y el informe correspondiente del presidente de la comisión al Ministerio de Defensa y los resultados de la discusión sobre este informe llevaron a las conclusiones que sacó el ministro. De hecho, se trata de un caso “excepcional”, sin precedentes, de ahí que estas conclusiones y decisiones se hicieran públicas, sobre todo con el tono tan demoledor de las declaraciones contra la dirección de la flota del Báltico” — comenta Murajovski al periódico Vzgliad.

En lo que respecta al nuevo comandante, Víktor Litovkin asegura que para este cargo se escogerá a un militar procedente de otra flota. “En la flota del Báltico sustituirán a todos los implicados. Todos ellos serán degradados y enviados a las flotas del Norte y del Pacífico, a otros lugares” — comenta el experto, añadiendo que para el puesto de jefe del estado mayor de la flota del Báltico escogerán al comandante de un submarino de la flota del Norte.

Lea más:

Nueva infraestructura de la Armada de Rusia

Uno de los mayores problemas que sufre la Armada rusa desde la crisis de los años 90 es la degradación de la infraestructura de sus bases.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies