Renos y perros de servicio en las tropas árticas

En la región de Múrmansk, el 1 de febrero de 2016.

En la región de Múrmansk, el 1 de febrero de 2016.

Lev Fedossev / TASS
El Servicio de Inteligencia de la Flota Norte de la Armada rusa ha comenzado ejercicios con renos y perros, el transporte típico de los pueblos del norte. Los primeros ejercicios tuvieron lugar en la región de Múrmansk con la participación de militares y los animales más preparados.

Los combatientes de las Fuerzas Armadas rusas que realizan incursiones en el extremo norte del país utilizarán renos y perros para el transporte. La temperatura llega a los los 30 grados bajo cero y el personal humano y animal se calienta en los chum, viviendas tradicionales de pueblos nómadas. Según palabras de Vadim Serga, jefe del servicio de prensa de la Flota Norte, los criadores de ciervos pueden establecer tal campamento en solo 15 minutos.

“Seleccionan a los perros de tiro desde que son cachorros. Cuando el husky tiene mes y medio ya se puede decir si sirve para el tiro o no. Si tiende a ir a la calle, es activo y no está tranquilo en casa, significa que tiene un camino derecho a los entrenamientos”, -declaró a RBTH sargento Serguéi Timonin, administrador de la perrera de la Brigada 80 del Ártico.

 

A los tres meses a los cachorros les enseñan cómo “trabajan” los perros adultos. Lo sueltan cerca de los trineos. Es importante acostumbrar al perro para que no tenga miedo de los fuertes sonidos de las operaciones militares.

“Primero los cachorros se acostumbran a no temer el sonido de libros que caen. Luego, paso a paso, se acostumbran a no tener miedo al sonido de los disparos. El adiestramiento canino se termina cuando el perro cumple año y medio y lo ponen ya en un atelaje adulto”, subraya el cinólogo.

Según el entrenador, en la jauría hay una jerarquía. Primero corren dos líderes: "el mayor" y "el bravo", que son los que imponen el ritmo. En el norte los trineos tirados por perros son uno de los medios de transporte más convenientes. Durante las operaciones militares sirven para subir a los cerros, transportar heridos y munición. En el caso de que el arriero sufra, los perros lo pueden llevar hasta la próxima localidad. Si hay una imprevista, los animales están acostumbrados a rodear al arriero para protegerlo y calentarlo”, añade Timonin.

La primera brigada ártica equipada para la gestión de operaciones militares se formó en el círculo polar ártico (en la región de Múrmansk) en 2015. La segunda brigada se planea a crear en el distrito Yamalo-Nénets.

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pincha en  y recibe cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.