Cuánto cuesta el mantenimiento del T-34

Vehículos de combate blindados en la Plaza Roja de Moscú durante el ensayo general del desfile de la Victoria.

Vehículos de combate blindados en la Plaza Roja de Moscú durante el ensayo general del desfile de la Victoria.

Stanislav Krasilnikov/TASS
Los tanques modernos Abrams, Leclerk o T-90 son famosos por el coste estratosférico de su servicio técnico, pero RBTH ha encontrado un tanque cuyo mantenimiento tiene un coste análogo al de un automóvil normal y corriente.

El 9 de mayo, día de la Victoria, es una de las festividades más importantes de Rusia, y para el Ministerio de Defensa es la oportunidad perfecta para mostrar a todo el país y al extranjero su tecnología militar en todo su esplendor. Los militares rusos se preparan para este acontecimiento a conciencia y con mucha antelación. Antes de que comenzara el año 2016 el Ministerio de Defensa de Rusia anunció la contratación de servicios de reparación de tanques T-34.

Según el anuncio del Ministerio, los militares planean invertir 2,5 millones de rublos (alrededor de 360.000 dólares) en la preparación de los tanques T-34 para el desfile. A primera vista podría parecer una suma de dinero algo elevada, pero no se trata de un solo vehículo.

Los militares, como de costumbre, no han publicado el número exacto de unidades de T-34 que prepararán para la festividad, pero esto puede calcularse partiendo del importe total del contrato, del coste de una hora habitual de trabajo y de las piezas de repuesto que necesita cada vehículo. En total, se acondicionarán 12 tanques.

En 2015 por los adoquines de la Plaza Roja desfilaron siete tanques, y el número total de vehículos reparados, según el informe del fabricante ruso Uralvagonzavod, ascendió a 11 tanques. Una parte de estos vehículos se utilizarán en los desfiles de otras ciudades de Rusia.

Antes de este año, los T-34 habían participado en los desfiles de la Plaza Roja únicamente en los aniversarios de 2010 y 2015. Al parecer, a partir de ahora esta será una tradición anual.

¿Más caro que un Mercedes?

Una hora de trabajo de reparación de un T-34 cuesta 8.106 rublos (poco más de 100 dólares). En comparación, una hora de trabajo en Rusia en un distribuidor oficial de automóviles de gama media como Nissan u Opel ronda los 2000 rublos, y el servicio técnico de Mercedes cuesta la mitad del servicio técnico del T-34.

Pero en cuanto a las piezas de repuesto, el T-34 le lleva la delantera a Mercedes. El coste de estas piezas para el servicio técnico del T-34 asciende únicamente a 2.926 rublos, son prácticamente equiparables a las de un automóvil normal: fusibles, bombillas eléctricas y compactadores para el sistema de escape.

En este conjunto de piezas habituales se distinguen dos materiales especiales: el aceite de la marca Konstalin y el alambre galvanizado. Este último resultará muy familiar a los propietarios de automóviles soviéticos y rusos que, además de la cinta aislante, lo utilizan para fijar y reparar todas las piezas que vienen mal atornilladas de fábrica, sin que esto no suponga un impedimento para que el vehículo funcione.

Un anciano que requiere muchos cuidados

Un aspecto en el que el T-34 no puede competir con los automóviles modernos es el mantenimiento. Este tanque ya no es un modelo nuevo y requiere muchos cuidados por parte de los especialistas. Cada T-34 pasará dos veces por el servicio técnico durante un total de 26 horas antes del desfile. A juzgar por la fecha de fin de contrato (el 12 de mayo), es posible que los tanques pasen por el taller antes, durante y posiblemente después del desfile.

El T-34, cuyo primer prototipo se creó en 1939, formó parte del Ejército Rojo, y más tarde de Rusia, durante un tiempo récord: hasta 1993. Muchos de los 25.914 T-34 fabricados se convirtieron en símbolo de la Segunda Guerra Mundial y fueron instalados en pedestales por todo el territorio de la URSS y de los países de Europa del Este. En el momento en el que el tanque se retiró del servicio militar en 1993, en los almacenes quedaban todavía muchos T-34 listos para usar. Tras pasar a formar parte de colecciones de museos, estos vehículos siguen encendiendo sus motores cada año y desfilan orgullosamente por las plazas del país recordando un periodo difícil, pero glorioso, de la historia rusa.

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pincha en  y recibe cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.